Alejo García: Rememoremos el día mundial del urbanismo

Compartir
 

 

El Urbanismo es la disciplina por medio de la cual se establecen las condiciones para promover un medio y condiciones habitables a una civilización, con el propósito de que pueda subsistir y progresar conforme con un conjunto de normas establecidas.  De acuerdo a las mismas se logrará la organización o reestructuración de los espacios y construcciones de los centros poblados.   Al referirnos a esta especialización a parte de describir sus características físicas o estructuras, también analizamos los aspectos que surgen en relación de una población establecida, como la estética, economía, tecnología, higiene, tradiciones, entre otras.  Los mismos se encuentran interrelacionados para lograr una excelente calidad de vida a los habitantes, siempre que respete el objetivo principal del urbanismo.

Esta disciplina estudia la geografía urbana y la población aproximada con la finalidad que se logre distinguir y valorar los sectores  para desarrollar sus proyectos y así calcular un estimado del número de personas que la puedan habitar.   Desde tiempos remotos el urbanismo se consideraba un conjunto de fenómenos de ordenación urbana. Con el tiempo la expansión constructiva y edificativa sobrepasó el espacio urbano, lo cual cambió dicho término por ordenación territorial y así referirse a suelos extraurbanos y acceden en consideración a intereses supralocales, precavidos, protegidos por los gobiernos de cada país, en cuanto a la defensa nacional, medio ambiente, carreteras y demás afines de infraestructura.

Entre los programas de urbanismo para lograr mejorar y consolidar condiciones de vida saludables de los habitantes, se destacan: 1. Aumentar el número de parques y zonas verdes. 2. Descongestionar comarcas superpobladas. 3. Facilitar el acceso a servicios prioritarios como los centros de salud y educativos. 4. Mejorar la red de transporte para evitar una fuente de contaminación. 5. Recoger la basura y que los desechos vayan a un destino apropiado y 6. Planificar la creación de más urbanismos en sentido estético y funcional para las personas.

Los especialistas en la materia afirman que las primeras civilizaciones urbanas aparecieron alrededor de 3.000 a.C. en determinados lugares de los continentes de Africa y Asia. Uno de los iniciales urbanistas fue el arquitecto griego Hipodomo de Mileto (510 a.C).  Sobre la evolución de la planificación urbana ha surgido a medida que los centros poblados responden a las estructuras de las sociedades.

 

Con la finalidad de velar y ejecutar una planificación global, donde se apele a la conciencia de los humanos por ende de las autoridades gubernamentales, se convino en establecer un día mundial para el urbanismo. En atención a ello, el urbanista Ing. Carlos María della Paolera, catedrático de urbanismo en Argentina en 1934, concibió el símbolo con el oro, azul y verde por el sol, el aire y la vegetación.  En 1949 por petición del emblemático urbanista, se decidió instaurar el  8 de noviembre el Día Mundial del Urbanismo, como un medio para representar y defender los intereses públicos y profesionales de la planificación urbana.

A partir de esta efeméride su celebración está a cargo de la Organización Internacional del Día Mundial de Urbanismo. En ese sentido, la Organización de la Naciones Unidas, en su objetivo 11 de la Agenda 2030, sostuvo que: “las ciudades y comunidades son uno de los objetivos a alcanzar para el año 2030. Este objetivo no sólo busca mejorar las condiciones de vida de aquellas personas que viven en zonas marginales, también garantizar un equilibrio entre la vida modernos y el medio ambiente”.

Rememoremos el Día Mundial del Urbanismo como una fecha en pro de un desarrollo sustentable de las comunidades para crear conciencia de la importancia de vivir en ambientes sanos, gratos y confortables en zonas verdes.  Asimismo, mejorar las condiciones y ejecutorias necesarias para el disfrute común en aras de esparcimiento, remodelación de superficies, conclusión de obras de desarrollo urbano, descongestión de ambientes superpoblados, así como otras medidas para mermar la contaminación del aire y del agua.  Esforcémonos para una buena planificación urbana para mejorar la calidad de vida.

 

Compartir
Traducción »