¿A quién le conviene la disolución del Gobierno Interino de Venezuela?

Compartir

 

Algunos partidos de oposición en Venezuela están discutiendo un plan para desconocer al Gobierno Interino y abandonar la legitimación de Juan Guaidó como presidente encargado del país.

Se ha decidido rediseñar todo sin Guaidó como presidente interino, dijo al Financial Times una fuente. Hay una convicción abrumadora entre la mayoría (de la oposición) de que la figura de Guaidó y el gobierno interino no está reñida con la realidad, indicó.

Leopoldo López confirmó que ha habido un debate y hay cierto apoyo para (cancelar el gobierno interino), pero agregó: No estamos de acuerdo. Pensamos que sería una decisión desafortunada que implica el reconocimiento de Nicolás Maduro.

Una tercera figura importante de la oposición venezolana confirmó que hubo discusiones sobre si continuar con un mandato para el gobierno interino, y esperaba que se tomara una decisión dentro de dos semanas.

Tres de los cuatro principales partidos de la Plataforma Unitaria (Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo) respaldaron la medida y obtuvieron la mayoría de los votos para impulsarla, agregó la persona consultada.

Partidos opositores de Venezuela consideran abandonar el gobierno interino

Los partidos de oposición de Venezuela están discutiendo un plan para terminar con su “gobierno interino” y abandonar la pretensión de Juan Guaidó de ser el líder legítimo del país, un reconocimiento tardío de que el intento patrocinado por Estados Unidos de derrocar al presidente Nicolás Maduro fracasó después de casi cuatro años.

El fin del “gobierno interino” de Guaidó cerraría el capítulo de uno de los experimentos diplomáticos más extraños del mundo. Una coalición de más de 50 naciones, principalmente occidentales, estableció relaciones formales con una administración de oposición en la sombra para tratar de forzar un cambio de régimen en Caracas luego de las acusaciones de que Maduro había manipulado su reelección en 2018.

También podría allanar el camino para que EE. UU. alivie las sanciones petroleras contra el gobierno de Maduro, abriendo una fuente alternativa de suministro para las naciones occidentales que boicotean el crudo ruso debido a su guerra en Ucrania.

“Se ha decidido rediseñar todo sin Guaidó como presidente interino”, dijo al Financial Times una figura importante de uno de los partidos de la alianza opositora. “Existe una convicción abrumadora entre la mayoría [of the opposition] que la figura de Guaidó y el gobierno interino está reñida con la realidad”.

Tres de los cuatro principales partidos de la alianza opositora Plataforma Unitaria —Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo— respaldaron la medida y obtuvieron la mayoría de los votos para impulsarla, agregó la persona.

Consultado sobre las discusiones, un vocero de Guaidó dijo: “No hay una posición clara entre los grupos de la Plataforma Unitaria sobre la continuación del gobierno interino”.

Leopoldo López, líder del cuarto partido principal de la alianza, la agrupación Voluntad Popular de Guaidó, confirmó que “ha habido un debate y hay un apoyo para [scrapping the interim government]” pero agregó: “No estamos de acuerdo. Pensamos que sería una decisión desafortunada que implica el reconocimiento de Maduro”.

Una tercera figura importante de la oposición venezolana confirmó que hubo discusiones sobre si continuar con un mandato para el gobierno interino, y esperaba que se tomara una decisión dentro de dos semanas. Altos funcionarios de Primero Justicia y Acción Democrática no respondieron a las solicitudes de comentarios y un funcionario de Un Nuevo Tiempo dijo que el partido acordaría su posición en los próximos días.

Un portavoz del Departamento de Estado de EE. UU. dijo que Washington reconoce a Guaidó como presidente interino y estaba coordinando con su administración y la Plataforma Unitaria los pasos necesarios para restaurar la democracia en Venezuela.

La maniobra política entre la oposición coincide con el deseo de EE. UU. y Europa, los principales patrocinadores de Guaidó, de explorar nuevas fuentes de petróleo para reemplazar el crudo ruso, que se ha visto afectado por las sanciones implementadas por Occidente.

Venezuela tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo y solía bombear más de 3 millones de barriles por día. Sin embargo, años de mala gestión, la expulsión de la mayoría de las petroleras extranjeras y las sanciones de Estados Unidos al crudo del país han reducido la producción a muy por debajo de 1 millón de barriles por día.

La perspectiva de asegurar importantes suministros adicionales de petróleo ha dado urgencia a un proceso de reevaluación de opciones sobre Venezuela, que ya estaba en marcha en varias capitales occidentales.

El ministro socialista de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, se reunió con el jefe diplomático de Maduro, Carlos Faría, en Nueva York durante la Asamblea General de la ONU del mes pasado para discutir «temas energéticos de interés mutuo», lo que provocó protestas de los políticos de la oposición española de que estaba «blanqueando la dictadura a causa del petróleo».

A principios de este mes, los medios estadounidenses reportó que La administración de Joe Biden estaba considerando aliviar las sanciones petroleras a Venezuela a cambio de pasos hacia la democracia, en medio de una creciente comprensión de que la política de “máxima presión” de la era de Donald Trump sobre Venezuela había fracasado.

En un movimiento con pocos paralelos diplomáticos, la administración Trump anunció en enero de 2019 que reconocería a Guaidó como presidente de Venezuela, luego de una declaración en ese sentido de miembros de la Asamblea Nacional controlada por la oposición. La UE y muchas naciones latinoamericanas hicieron lo mismo, con la esperanza de que la presión diplomática ayudara a desencadenar un cambio de régimen.

EEUU cerró su embajada en Caracas y desalojó al embajador de Maduro de su residencia diplomática en Washington. Trump invitó a Guaidó como invitado especial de honor a su discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso en 2020 y lo declaró el “verdadero y legítimo presidente de Venezuela”.

Sin embargo, casi cuatro años después de que Guaidó fuera declarado “presidente interino”, Maduro sigue en el poder, con el respaldo de Rusia, China, Cuba e Irán. Más de 6 millones de personas han huido del país, lo que desencadenó la peor crisis de refugiados en la historia de las Américas y aumentó la presión sobre Biden por la inmigración ilegal antes de las elecciones de mitad de período en EE. UU. de noviembre.

Mientras tanto, se abrieron divisiones dentro de la oposición venezolana sobre si participar en las elecciones y continuar renovando el mandato de la administración de Guaidó, que no tenía poder dentro del país pero controlaba algunos activos venezolanos en el extranjero. En diciembre de 2021, el ministro de Relaciones Exteriores de Guaidó, Julio Borges, renunció y dijo que el gobierno interino debería ser desmantelado.

El apoyo a Guaidó ya ha disminuido en América Latina, ya que una nueva cosecha de líderes de izquierda llegó al poder y abandonó el reconocimiento de su gobierno interino, pidiendo en cambio negociaciones con Caracas.

López, de Voluntad Popular, quien lideró un levantamiento fallido con Guaidó en Caracas en 2019 y pasó más de un año refugiándose en la embajada española bajo protección diplomática antes de huir a España, dijo que Occidente se arriesgaba a repetir los errores en política energética que cometió con Rusia.

“Algunos gobiernos europeos están sugiriendo la necesidad de avanzar en una agenda energética con Maduro”, dijo. “Es increíble, dada la vulnerabilidad de Europa y su dependencia de la energía rusa, que la gente sugiera ahora depender de una dictadura alternativa como la de Maduro”.

Lapatilla.com – Financial Times – Teknomers

 

Traducción »
     
Sobre María Corina Machado
     
 
Nuestra Señora del Monte Carmelo