Raúl Ochoa Cuenca: ¿Realmente?  

Compartir
 

 

Ni como hombre y tanto menos como padre tendría como norte el de utilizar el lápiz y el papel para alarmar a mis lectores,  Pero la verdad es que al inicio de la guerra Ruso Ucraniana no compartía la afirmación del papa Francisco de que ya habíamos entrado en la tercera guerra mundial. Ahora mis distinguidos amigos, tengo el temor, in crescendo, de que tanto el Santo Padre, así como otros estudiosos de las relaciones internacionales no exageraban ni se equivocaban en plantear esta probabilidad, lejana anteriormente, pero ahora como una realidad cercana.

Dos hechos ocurridos durante los últimos días me han obligado a que aumenten mis temores. El primero fue el ataque al puente Kerch que une el territorio ruso con la península de Ucrania, lo que despertó la ira y la pública declaración de venganza de la Federación Rusa por boca de su presidente Vladimir Putin. “Es imposible no responder a crímenes de este tipo” dijo Putin (olvidándose de las atrocidades que cometen diariamente sus soldados) y a la vez confirmó que había ordenado un ataque de alta precisión desde tierra, mar y aire contra instalaciones energéticas, militares y de comunicaciones de Ucrania”. Agregando en su discurso televisivo y como ya es normal una amenaza más: “Si continúan los intentos de llevar a cabo operaciones terroristas en nuestro territorio, la respuesta de Rusia será firme y su escala corresponderá con el nivel de amenaza contra la Federación Rusa”. Su cobarde respuesta, bombardeando objetivos civiles, así como centrales eléctricas y hasta hospitales y escuelas no se hizo esperar, ocasionando cientos de víctimas y como es normal en las guerras, el mayor número de víctimas fueron civiles inocentes”,

Todo dicho: “yo como potencia imperial puedo atacar, destruir, torturar, asesinar niños y ancianos, puedo deportar, puedo anexar territorios de un país que su desgracia es la de ser mi vecino. Vale la pena recordar que la República de Ucrania ha sido víctima de una primera anexión cuando desde 1921 formó parte de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas por decisión de otro monstruo, el llamado Vladímir Ilich Uliánov, alias Lenin.  Se me ocurre que también el presidente Zelensky podría aplicar la célebre frase del presidente mexicano Porfirio Díaz Mori, quien gobernó México de 1876 a 1911: “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”. Pero en el caso que hoy nos ocupa tendría que rezar: Tan cerca de Putin y tan lejos de la OTAN.

Vladimir Putin como todos sabemos, creía que la Operación militar especial, ya que este fue el nombre con el cual baptizo una vulgar invasión, era eso, una operacion rapida con pocas bajas y sobre todo pensaba que sus, ya hoy visto no tan potentes como afirmaban fuerzas armadas, al entrar en la nación fundada por Iván Stepánovich Mazepa, ese aristócrata cosaco que en el año 1708 fundó el llamado Principado de Ucrania, serían recibidos  con flores y bellas doncellas insinuantes y no con artesanales, pero igualmente destructivas bombas molotov.

¿Podríamos entonces afirmar que ese 24 de febrero se decretó el inicio de la tercera guerra mundial ?. Pudiese ser. Veamos. Creo de vital importancia detenerme por un momento y traer lo que el Santo Padre afirmaba el 31 de agosto durante una audiencia general: Era el 1º de septiembre de 1939 cuando la Alemania nazi invadió Polonia, desencadenando la Segunda Guerra Mundial que causaría casi 70 millones de víctimas, de los cuales, menester es recordar, que fueron 22 millones los muertos de la ex URSS, hoy Federacion Rusa.

El segundo aspecto que ha hecho que aumenten mis temores es la decisión de la República de Bielorrusia de entrar directamente a ser parte del conflicto, lo cual nos es una especulación periodística o de análisis de las probabilidades como tal. Es la confirmación de  la puesta en marcha de una unión militar llamada la Unión Estatal Rusia-Bielorrusia.

Creo que esta participación directa en el conflicto es, desafortunadamente, de gran aporte a la expansión de la ya hoy probable tercera guerra mundial. Minks tiene fronteras comunes no solo con Ucrania sino también con países miembros de la OTAN, como lo son Polonia, Estonia y Lituania, además de una extensa frontera con la Federación Rusa.

 

En una entrevista con la cadena estadounidense NBC, el presidente vitalicio de Bielorrusia Aleksandr Lukashenko, afirmó desde la emblemática ciudad de Astana, la nueva capital de Kazajistán, que “lo más importante es no llevar a tu interlocutor o incluso a tu oponente al rincón. Hay líneas que no debes cruzar, no las cruces” siguió diciendo. ” Las armas nucleares, como todas las armas, son creadas para algo, agregó.

Rusia ha expresado claramente su posición: Dios no permita que haya un ataque en el territorio de la Federación Rusa; en ese caso, Rusia puede usar todo tipo de armas.

Me parece que esta afirmación de este lugarteniente de Putin, pudiese ser también interpretada como la aceptación de la derrota del ejército de Rusia en Ucrania. Como igualmente pudiera ser un mensaje de Vladimir Putin, no como una amenaza, diría que como una advertencia final.

Por  otra parte la prensa trae hoy informaciones proporcionadas por fuentes de inteligencia occidentales, como la CIA americana y la DGSE francesa, quienes han dejado filtrar una noticia, la cual refuerza mi convencimiento que con el pasar de los días la inicialmente llamada por Putin Operacion Militar Especial, se esta convirtiendo en una confrontación de grandes proporciones. Así Podemos ver que la industria armamentística de la  republica islamista de Iran “está preparando un primer envío de misiles Fateh-110 y Zolfaghar, dos conocidos misiles balísticos iraníes de corto alcance capaces de alcanzar objetivos a distancias de 300 y 700 kilómetros, respectivamente. De llevarse a cabo esta operación, sería la primera entrega de tales misiles a Rusia desde el inicio de la guerra”.

Así ayer pudimos leer que los primeros trenes con soldados rusos que integrarán la Agrupación Militar Regional de la organización llamada Unión Estatal, llegaron a la República de Bielorrusia. Una decisión tomada por ambos países, según ellos, ante el incremento del potencial de la OTAN en las fronteras con Bielorrusia, el rearme de Polonia y los países bálticos. La agrupación militar regional de la Unión Estatal es un proyecto estrictamente defensivo según el presidente Aleksandr Lukashenko, siempre reelecto con los vicios normales de las dictaduras.

Concluyo este corto trabajo pensando que las posibilidades de una confrontación mundial son cada día más probables. Esa guerra, hasta ahora limitada a pocas potencias beligerantes en los campos de batallas, la tercera, se desarrollaría en tres tiempos, el primero en el cual los soldados combatirán como ejércitos convencionales por un corto periodo, como ya lo estamos viendo con la incorporación de Bielorrusia con sus batallones  y el Irán como proveedor de misiles y operando las naves sin pilotos (drones) desde territorio ucraniano ocupado por Rusia. Un segundo step, en el cual el país agresor y derrotado militarmente en la batalla convencional, Rusia, inicie un ataque con armas de las llamadas tácticas de limitado daño y el tercero, si el tercero o el último en el cual seremos nosotros, involuntarios testigos de la teoría de la destrucción mutua asegurada. Ah, me olvidaba y quién sabe si alguien sobrevive para contar la historia de unos cuantos dementes, quienes tuvieron el poder de destruir la humanidad.

Anfi del Mar el 16 de octubre del año 2022 – casablancaitalia@gmail.com

 

Compartir
Traducción »