Nicolás Maduro respaldó a los talibanes y votó en la ONU en contra de una resolución sobre los Derechos Humanos

Compartir
 

 

Así es el respeto a los Derechos Humanos en Afganistán

El régimen de Nicolás Maduro votó este viernes en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, en contra de la resolución que condena las violaciones a los derechos humanos en Afganistán, respaldando así a los talibanes que desde hace más de un año ejercen el poder de facto.

El proyecto fue aprobado con 29 votos a favor, 15 abstenciones y solo tres votos en contra: Venezuela, China y Pakistán.

Venezuela rechaza el proyecto de resolución. Vienen a este consejo a presentar esta iniciativa con la cual pretenden renovar el mandato del mecanismo de monitoreo impuesto al país y a su pueblo al cual dicen proteger, mientras bloquean el acceso a sus recursos en el Banco Central e impiden el financiamiento del Banco Mundial y del FMI, manifestó el representante del régimen chavista, en referencia a las sanciones impuestas contra Afganistán.

La resolución aprobada pide “que se ponga fin de inmediato a todos los abusos y violaciones de los derechos humanos y las vulneraciones del derecho internacional humanitario en el Afganistán, que se respeten rigurosamente todos los derechos humanos y libertades fundamentales, entre otros los derechos a la vida, la prohibición de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, el derecho a un juicio imparcial, el derecho a un recurso efectivo, los derechos a un nivel de vida adecuado”.

 

Además, condena todas las formas de discriminación y la violencia contra las mujeres y las niñas, incluida la esclavitud sexual de niños (bacha bazi) y el matrimonio infantil, precoz y forzado que constituyen abusos y violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Asimismo expresa “gran preocupación por las constantes denuncias de graves abusos y violaciones de los derechos humanos y vulneraciones del derecho internacional humanitario cometidos contra niños, incluidos asesinatos y las mutilaciones, violencia sexual y de género en todas sus formas, explotación, reclutamiento y utilización de niños por las fuerzas armadas y grupos armados en las hostilidades, ataques contra estudiantes, docentes, escuelas y universidades, uso militar ilícito de instalaciones educativas y denegación del acceso humanitario”.

Monitoreamos

 

Compartir
Traducción »