Agustín Blanco Muñoz: ¿Estamos en otra hora revolucionaria de América Latina?

Compartir
 

 

En la década de los 60`, llena de violencia, señalada como ‘revolucionaria’ por las organizaciones encargadas de llevarla a sus respectivos espacios, se entendió que esta era la vía para alcanzar los cambios que América Latina reclamaba. Se  consideró que el ejemplo estaba en la revolución que se inició en enero de 1959 en Cuba, cuando huye el dictador Batista y toman el poder las fuerzas que se consideraban nuevas e innovadoras.

El movimiento anti-batista ¿surge  a espaldas del imperio?

Sin embargo, procede preguntar por la formación política e ideológica de estas fuerzas, por las organizaciones que actúan en el movimiento anti Batista y por las fuentes de financiamiento del mismo. ¿Surge a espaldas del imperio o está permitido por el mismo? ¿David Rockefeller y su grupo tienen alguna relación con el ‘Movimiento 26 de Julio’ que comanda Fidel Castro y que aprovecha la huida de Batista y el desmantelamiento de las fuerzas gubernamentales para tomar sin derramamiento de sangre el mando el 1º de Enero de 1959?

¿Por qué no se aplastó como en el caso de Jacobo Arbenz en Guatemala?

¿Por qué no se  aplastó esta acción como en el caso del movimiento contra el gobierno de Jacobo Arbenz en la Guatemala 1954? ¿Los intentos de invasión promovidos por la administración Kennedy tenían como objetivo el derrocamiento inmediato del ‘régimen comunista’ de Fidel Castro? ¿Cómo explicar que el “imperio Rockefeller” abogara permanentemente por la suspensión de las medidas económicas coercitivas (‘bloqueo’) contra Cuba? ¿Cómo se explica  que a 60 años de bloqueo, el presidente Obama aterrice en Cuba el 20/03/16 y lleve la Embajada-EEUU para unas nuevas relaciones, pero no para la suspensión del cerco económico’

¿Y qué dirigente u organizaciones de la llamada izquierda se detuvo a analizar el proceso de formación y desarrollo de lo que se comienza a ver como el triunfo de un movimiento guerrillero, adelantado por una vanguardia que materialmente se tiende a glorificar como la ‘Hazaña de los Héroes’? ¿Es acaso la misma historia de los ‘héroes-caudillos-libertadores’ para las obligadas y supuestas epopeyas salvadoras de los pueblos-colectivos-pobreza? ¿Cuándo llegará la hora de la reflexión y acción colectiva dirigida a plantear-escribir y hacer una historia por y para todos?

José martí señaló que la lucha por la independencia “Es la hora de los hornos y no se ha de ver más que luz”

El pensador, combatiente y respetable José Martí hizo un señalamiento al momento de la lucha por la llamada independencia de su país, que ahora se retoma. Entonces dijo: ‘Es la hora de los hornos y no se ha de ver más que la luz’. Se entiende así, que  la luz del horno volvió a Cuba en 1959 y que la misma puede extenderse mucho más allá en esta hora.

De allí que en los 60, lo que se considera como militancia de izquierda, marxista-leninista y revolucionaria se siente obligada a incursionar en la luz violenta. Surge entonces una especie de ‘fiebre guerrillera’ colindante en la mayoría de los casos con la improvisación, el desespero, la aventura-fanatismo y la correspondiente tragedia expresada en una guerra a muerte. Las dirigencias políticas en general lanzaban románticos jóvenes hasta sin preparación a un combate desigual y criminal.

Para los 60 ya  se señala que américa latina es un continente en guerra

Y mientras andaba esta tragedia, avanzados los 60 se levanta voces para señalar que a esta hora  ‘América Latina es un continente en guerra’. El equipo de cineastas que encabeza Miguel Litín, produce el film ‘La hora de los hornos’ para impulsar una supuesta “violencia revolucionaria”, que nadie determina su real contenido, su procedencia invasora de 500 años y definición, en este ‘continente en muerte’.

En la década de los 50 la AL estaba poblada de dictaduras militares. La administración Eisenhower, seguida por la Kennedy, parece preocuparles los posibles levantamientos de los pueblos y se plantean la posibilidad de darle espacio a la ficción democracia y libertad a lo largo del subcontinente. Pero los reflectores de la “hazaña cubana” ya alumbraban a todos. Por ello de inmediato se plantean dos posiciones para concebir y ejercer la política.

El reformismo-pacifismo-tradicional-electoral y la violencia revolucionaria

Por una parte, la corriente considerada como reformista-pacifista-tradicional y electoral y por la otra la tendencia revolucionaria ‘innovadora’ que asume la violencia como el camino obligado para la toma del poder ‘por parte del pueblo’. Y ésta se convirtió rápidamente en la tendencia mayoritaria. Por todas partes hace presencia la violencia revolucionaria expresada en las respectivas guerrillas.

 

Los resultados de esta forma de lucha fueron los mismos: estrepitosas derrotas, frustraciones, muertes y en el empeño de algunas partes de reinstalar experiencias que ya tienen el signo del agotamiento y el fracaso. A fines de los 60 se propone retomar la vía pacífico-electoral como punto de partida para alcanzar cambios con algún signo radical.

Allende fue un primer intento considerado triunfante en Chile

Este es el intento en un comienzo considerado como triunfante en Chile. La Unidad Popular, la izquierda unida gana en septiembre de 1970 las elecciones con Salvador Allende a la cabeza. De este modo tomaba el mando una supuesta aparición de otras posibilidades de llegar al cambio radical, profundo, revolucionario. A una nueva hora de América Latina.

Pero apenas se intentó algunas reformas que lucían como radicales, se intensificó la conspiración. En esta experiencia hizo acto de presencia el componente cubano que le veía como una legión de apoyo a la naciente experiencia. Sin embargo, el 11 de Septiembre de 1973, hace 47 años, vimos la inmolación en el ‘Palacio de la Moneda’ de un Presidente Solitario. Y como en la Guatemala del 54, se implantó una dictadura militar encabezada por Augusto Pinochet.

A la hora de la muerte de Allende Cuba dejaba atrás la exportación de la revolución

A esta hora Cuba dejaba atrás la exportación de la revolución en medio de una significativa lista de fracasos acompañados de una inmensa cantidad de muertos, heridos, sobrevivientes y un descomunal sentimiento de decepción, dolor y tristeza-frustración. Desde entonces el saludo cubano “a la hora de los hornos electorales” que se acogen a las respectivas constituciones y leyes de cada república “soberana y autónoma”. Hoy hace presencia en el escenario latinoamericano varios presidentes de la llamada izquierda. Y ninguno, que se sepa menciona siquiera la palabra revolución.

Y el horno pacífico-electoral-voto crece

El horno pacífico-electoral-voto crece. A un lado quedó el uso y pontificación de la llamada ‘violencia revolucionaria’. Apenas lo que se denomina como Revolución Bolivariana, dice ser pacífica-electoral-democrática…Pero violenta-armada.

Es decir, que en este ex país  el horno violento está listo para enfrentar cualquier ataque al proceso transformador socialista-marxista-leninista-chavista en marcha. ¿Es esta la única esperanza de punto de partida para reestablecer la lucha por esos principios?

¿Hoy la violencia del capital-explotación es el único poder de decisión?

¿Se revivirá el acuerdo de darle ‘todo el poder a los sóviet? ¿Se restablecerá la URSS y el Muro de Berlín? Y en lo que respecta a este subcontinente: ¿Surgirá alguna vez un horno constituido a partir de la convicción de que mientras exista la gran violencia del capital-ganancia-explotación no tiene cabida ninguna otra expresión de ese género?

Sancho, ¡Sólo una concepción y un actuar decidido, firme y consciente del colectivo-social pueblo puede garantizar la hora y composición del horno de lucha necesaria para expulsar el poder imperial de esta pisoteada América!

@ABlancoMunoz

 

Compartir
Traducción »