Fredy Contreras Rodríguez: Las señales de Petro

Compartir

 

Bolívar. La espada de Bolívar en la toma de posesión de Gustavo Petro no fue casual ni mucho menos un capricho. Veamos algo de la historia reciente de Colombia: El M-19 nació en un proceso de debate y organización, liderado por jóvenes provenientes de las guerrillas, de la Alianza Nacional Popular -ANAPO- y otros factores sociales, luego del fraude electoral cometido por los partidos de la oligarquía, Liberal y -Conservador- contra Gustavo Rojas Pinilla ganador de las elecciones del 19 de abril de 1.970.

En 1974 el M-19 irrumpe como movimiento insurgente, sustrayendo la espada de Bolívar del museo donde se exhibía. Dos iconos identificaron de inmediato al naciente movimiento guerrillero: la sigla M-19, alusiva a la fecha del fraude y Simón Bolívar, sus ideas y su gesta libertaria representados en la espada. Para el novel movimiento político guerrillero, la revolución en la Colombia del siglo XX era la continuación del proceso revolucionario de independencia que lideró Bolívar en el siglo XIX; la espada, el vínculo y símbolo de identidad.  En el ensayo “M19: De la lucha armada a la renuncia a la violencia” Vera Grabe Loewenherz, ex activista del M-19, dice que “Bolívar se convirtió en referencia permanente, y el estudio del marxismo-leninismo fue desplazado por el estudio de la historia de las luchas en Colombia: los Comuneros, la guerra de independencia, los rebeldes liberales, Gaitán.”

El 07 de agosto de 2.022 la espada de Bolívar cerró un ciclo histórico en Colombia. Es el ícono, la imagen, el símbolo central de la lucha por el poder del M-19, cuyo pensamiento político e ideológico tuvo en la doctrina de Bolívar su principal referente, bajo la consigna “Con el pueblo, con las armas, al poder”.

Paz y democracia. El periplo insurgente de 1.974 a 1.990 le sirvió a la dirigencia del M-19 para comprender que la violencia era política y praxis del Estado; que la lucha armada justificaba la violencia institucional de los órganos del Estado. Sobre esta realidad, el M-19 desarrolló su política insurgente en los conceptos de Paz y Democracia. Según la autora citada “Estos dos conceptos, paz y democracia, perfilaron sobre la década de los ochenta toda la lucha armada del M-19, y esta apuesta política de luchar por la democracia y la paz facilitó posteriormente el paso a una paz negociada”, ocurrida con el acto de dejación de las armas el 08 de marzo de 1.990, encabezado por Carlos Pizarro Leongómez.

La  toma del poder. El ciclo histórico  del M-19 cerrado por Petro el 07 de agosto, lo hizo probando a toda la insurgencia que era posible la toma del poder por la vía pacífica y democrática; que fue posible hacerlo con las reglas del juego, las trampas y guerras judiciales. La razón histórica que el 8 de marzo de 1.990 condujo al M-19 a dejar la lucha armada, fue demostrada por la voluntad del pueblo tal como lo había discutido y decidido el M-19 antes de dejar las armas. Era cuestión de tiempo para trabajar en la organización social y política, consolidar liderazgos, pactar “consensos básicos” y ofertar al pueblo un plan de gobierno cierto para las aspiraciones colectivas. El 07 de agosto de 2.022 Colombia rompió con el pasado y abrió nuevos espacios para que el Estado practique la paz y la democracia; cumpla los acuerdos de Paz y se consoliden nuevos acuerdos con los actores políticos en armas, para erradicar la violencia como su política favorita.

 

La unidad interna. Hacer gestión de gobierno para reducir los escandalosos niveles de desigualdad, pobreza, miseria e injusticias que vive el pueblo colombiano, exige liquidar la violencia que practican las instituciones públicas, impulsando una nueva política, efectiva en el logro de la paz. La guerra civil colombiana debe concluir con la unidad de todos los colombianos, rescatando el sentido de patria y estableciendo -como lo dijo Petro- “consensos básicos” que le permitan a todos los factores sociales, avanzar en los objetivos del Decálogo de gobierno siendo la unidad interna, uno de ellos. “Gobernar es algo serio” y en Colombia, muy serio. Se trata de desarrollar la suficiente  capacidad de gestión, el suficiente poder de decisión que se transforme en resultados concretos, conforme al Decálogo, sin perder el horizonte programático con responsabilidad y honestidad, direccionando la gestión sobre una planificación para el cambio y la transformación que exige Colombia.

El sujeto social. En Colombia las reformas para lograr un buen gobierno pasan por el tamiz de decidir desde el comienzo, cuál es el sujeto social protagonista de la gestión. Todos los gobiernos de la Nueva Granada privilegiaron a la clase dominante. La oligarquía ha sido la beneficiaria de los gobiernos y en la pérfida era Uribe, los privilegiados fueron los nuevos oligarcas surgidos del narcotráfico y del negocio de la guerra. El simbolismo de los invitados especiales de Petro el 07 de agosto, nombrados cada uno de la misma forma que nombró al patán rey de España, le dice al mundo entero que en Colombia llegó la hora de reivindicar a los más desasistidos, a los pobres, a los campesinos, a las clases populares, vale decir, a los “condenados de la tierra”, para que haya paz, democracia, inclusión y unidad. Parafraseando a Bolívar: 200 años de ignominia, son suficientes.

Ingeniero industrial – Agricultor urbano.

 

Con tu apoyo, seguiremos trabajando para informar...
Logotipo de Costa del Sol FM

Con tu apoyo, seguiremos trabajando para informar...

Costa del Sol FM necesita de tu solidaridad, para asegurar las noticias sin censura. Esto es vital para recuperar la libertad y la democracia.

Jornada de búsqueda y recolección de donativos para Costa del Sol 93.1 FM


 
Compartir
Traducción »