Ángel Oropeza: La predecible estrategia de Maduro

Compartir
 

 

No hay hoy en Venezuela nada más democrático y despolarizado que la crisis económica y social. Salvo el conocido grupito de oligarcas que se ha enriquecido obscenamente con la actual situación -algunos dentro del aparato del Estado y otros contando con la complicidad de este-, todos los demás venezolanos son a diario víctimas de ese cocktail miserable de inseguridad, alto costo de la vida, ausencia de servicios básicos, escasez e indefensión que caracteriza la cotidianidad de nuestro maltratado país, muy especialmente los sectores más pobres y los grupos sociales más vulnerables, tales como mujeres, niños y adultos mayores.

Frente a esta crisis que no establece mayores diferencias ni discrimina, los venezolanos han salido a la calle desde hace rato. Solo en los primeros 4 meses de este 2022, según las cifras del Observatorio Venezolano de la Conflictividad Social, se registraron 2.677 protestas –un promedio de 22 protestas diarias en todo el país– lo que representa un incremento de 30% en comparación con el mismo lapso del año pasado. Venezuela hierve todos los días en expresiones de descontento y reclamo social, a pesar de la represión gobiernera y de la estrategia de invisibilidad aplicada desde muchos medios de comunicación, lo que hace que posiblemente usted no las vea –por tanto, crea que no existen- y también se coma el cuento del país adormecido. Pero el gobierno sí sabe que existen.

Para evitar entonces que la acumulación de estos focos de conflictividad se conecte entre sí y alcance una fortaleza de presión política necesaria para lograr los cambios que la sociedad reclama, el gobierno de Maduro vuelve a rescatar la vieja receta fascista de la polarización. La estrategia consiste en dividir intencionalmente a un país donde todos sufren, en 2 bloques políticamente enfrentados: culpables contra inocentes, traidores contra patriotas, buenos contra malos, oposición contra chavismo. Así, el objetivo de la polarización es lograr que la frustración popular generalizada se dirija hacia un enemigo artificial –los otros venezolanos– y no hacia el gobierno, responsable principal de los sufrimientos del pueblo.

Esta conocida estrategia de los manuales del militarismo fascista, a pesar de predecible y gastada, resulta todavía eficaz para los objetivos de dominación. Por eso preocupa la insistencia de algunos sectores opositores, seguramente bienintencionados, en caer inocentemente en la trampa del gobierno y prestarse a su viejo juego de polarización y división política.

Hay que insistir que quienes sufren este gobierno son casi todos los venezolanos, exceptuando de nuevo a los ricos y oligarcas que todos conocemos. Quienes muestran angustia por la marcha del país y desean vivir en una realidad distinta son una inmensa mayoría, según los más confiables estudios de opinión pública. Sin embargo, no todos se inscriben en la acera opositora ni perciben todavía en ella una opción creíble, seductora, de clara inspiración y vocación popular como para asumir sus orientaciones, sugerencias de acción y mucho menos sus luchas. En otras palabras, una cosa es estar inconforme con el gobierno y otra distinta identificarse con la oposición, sobre todo si ella deja que la reduzcan a consignas y mensajes polarizantes, que solo refuerzan la previa ubicación política de quien los escucha u observa. Por eso, el reto de la alternativa democrática es justamente transformar ese enorme descontento social en fuerza política. Pero ello pasa por enfrentar la estrategia de  polarización artificial de los laboratorios oficialistas para reforzar el encuentro y la aproximación de todos los sectores que padecen esta tragedia llamada gobierno.

 

Frente a la estrategia gobiernera de la polarización política para restarle fuerza a la frustración social, lo inteligente es dirigir los esfuerzos a que progresivamente la población perciba que la única polarización real hoy en Venezuela es la de los opresores contra los oprimidos, la de los explotadores contra los explotados, la de quienes ríen contra los que lloran, no importa con cuál partido o facción política se identifiquen.

¿Qué significa esto desde el punto de vista práctico? Sin menoscabo de otras sugerencias, se trata de fortalecer la conexión entre y con las organizaciones populares, estimular que éstas se fortalezcan en su autonomía y capacidad, acompañar y hacer conectar entre sí las múltiples manifestaciones de protesta social y de lucha por los vulnerados derechos de la gente, acompañar cada expresión de protesta y convertirse en los abogados defensores de quienes reclaman, sin importar su afiliación política; utilizar la excelente plataforma de más de un centenar de poderes locales obtenidos el pasado 21 de noviembre para convertirlos en plataformas de defensa de los derechos populares amenazados, y de encuentro de las propuestas y demandas de los distintos sectores locales en situación de conflictividad; solidarizarse con las penurias de trabajadores y sectores vulnerables todavía identificados con el gobierno, y buscar formas de comunicación con la población socialmente molesta pero políticamente indecisa o incluso aún simpatizante del oficialismo.

La mejor forma de acelerar y hacer viable los cambios que nuestro país requiere, es acompañando la organización y las luchas de la gente –sobre todo la que todavía no es nuestra– por los problemas que hoy sufren. El objetivo debe ser que la gente sufra menos, y que sepa que hay quienes los defiendan, no importa sus creencias políticas. Y apostar por crear, frente a la estrategia de polarización política del régimen, una inteligente repolarización social, pero entre afectados por la crisis y quienes la generan en beneficio de sus propios intereses.

@angeloropeza182

 

Compartir
Traducción »