Alejo García: El fallecimiento de Luisa Cáceres de Arismendi

Compartir
 

 

La preclara compatriota Luisa Cáceres de Arismendi ha sido catalogada una más de las heroínas de la Independencia de Venezuela por las penurias que padeció y además por su rol destacado en pro de la causa patriota. Nació en Caracas, el 25 de septiembre de 1799. Tuvo una educación escasa, Contrajo matrimonio cuando tenía quince años con el joven coronel Juan Bautista Arismendi. Desde 1814 su familia y ella sufrieron los rigores de la guerra de la emancipación de Venezuela. El 6 de marzo  de ese año les tropas realistas comandadas por Francisco Rosette asaltan la guarnición de Ocumare donde acecinan a su padre José Domingo Cáceres, su hermano Félix Cáceres integrante de la expedición dirigida por Juan Bautista Arismendi desde Caracas para auxiliar a los patriotas sitiados en Ocumare, es hecho prisionero y luego ejecutado el 16 de marzo de 1814.

En la emigración a Oriente del país conducida por Simón Bolívar, el 17 de julio de 1814 la familia Cáceres formaba parte de la misma. Durante esa penosa travesía mueren cuatro tías de ella. Sobrevivieron solo su madre, Luisa y un hermano menor.  En 1815, su esposo era gobernador provincial de la Isla de Margarita. Al arribar a ese territorio el general español Pablo Morillo con un enorme ejército jamás conocido en las colonias, decidió apresar al gobernante local. Para evitar su detención huye y se oculta en las montañas con su familia. Su esposa embarazada es apresada, trasladada al Castillo de Santo Rosa en La Asunción y sometida a muchos vejámenes con el propósito de quebrantar su fogoso espíritu revolucionario por su patria. Luego de soportar un largo martirio, el 26 de enero de 1816 da a luz una niña, la cual fallece al nacer en vista de las condiciones infrahumanas vividas por su madre en prisión.

Es trasladada por motivos de seguridad al fortín de Pampatar y de allí es llevada a La Guaira. Al tiempo la conducen al convento de la Inmaculada Concepción en Caracas. Al ocurrir las victorias republicanas de Juan Bautista Arismendi en Margarita y del general José Antonio Páez en Los Llanos, los jefes españoles la envían a Cadiz en España, el 3 de diciembre de 1816. En vista del maltrato dispensado por las autoridades de ultramar a sus enemigos, les cambian el calificativo de presa por el de confinada.  En todo momento la presionaban para que firmara un documento de lealtad al Rey de España y renegara la filiación patriota de su esposo. Sus respuestas fue negación a esa petición. En su lugar expresó: “que el deber de su esposo era servir a la patria y luchar por la libertad”.

 

En 1818 con la colaboración y complicidad del teniente Francisco Carabaño, así como del inglés Mr. Totten se fugó de la prisión y se trasladó a Filadelfia en los Estados Unidos, el 3 de mayo del año en curso. En Norteamérica conoce a la familia del general patriota Lino clemente y a varios emigrados de su país. Su esposo comisionó al coronel Luis Rieux para que la visitara y la invitara a regresar a Margarita. El 26 de julio de 1818 está en su tierra y al lado de su cónyuge. Tuvo la suerte al pasar los años que el Consejo de Indias dictara una resolución a su favor donde le concedió la libertad plena y la facultó para vivir donde decidiera. Se radicó en Caracas por mucho tiempo y falleció el 2 de Junio de 1866. En los últimos años de vida disfrutó al ver a su querida Venezuela libre del yugo español y enarbolando la bandera de la libertad junto a varias repúblicas hermanas que habían logrado su independencia.

En un nuevo aniversario del fallecimiento de Luisa Cáceres de Arismendi, rindamos tributo a la heroína sin par de nuestra emancipación y aspiramos que su ejemplo nacionalista guie a los venezolanos para consolidar y defender los principios democráticos obtenidos por nuestros libertadores en la independencia de Venezuela.

 

Compartir
Traducción »