Salvador Garmendia un libro inédito, Tan desnudas como casuales

Compartir

 

Con palabras de sus editores, Dan Pinto-Guerra, María Beatriz Camarasa y del escritor Gustavo Valle, se presentó el pasado 13 de mayo en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (FILBA), Tan desnudas como casuales, un libro de aforismos, hasta hoy inédito, de Salvador Garmendia. Constituye el cuarto título de Los Cuadernos del Destierro, primera editorial venezolana en Buenos Aires.

Si estuviera en Venezuela sería un jonrón, pero como reside en Argentina desde hace ocho años, Dan Pinto-Guerra habla de “golazo” para referirse a lo que significa publicar el cuarto título de su editorial Los Cuadernos del destierro: Tan desnudas como casuales. Anotaciones al margen de otras historias, de Salvador Garmendia (Barquisimeto, 11 de junio de 1928- Caracas, 13 de mayo de 2001).

Justo el 13 de mayo, a 21 años de la partida del escritor larense, se presentaron en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (FILBA), estos aforismos compilados, corregidos y preservados por Elisa Maggi, su viuda, y organizados, editados y publicados por Pinto-Guerra junto a María Beatriz Camarasa, jóvenes artífices de la primera editorial venezolana de ficción breve y no ficción, nacida en el país sureño.

En 2018, con el propósito de coadyuvar en la preservación de la memoria del país que “lamentablemente se ha ido desgastando”, comenzó a gestar la idea de publicar el trabajo literario de venezolanos insignes, cuenta Dan. En aquel entonces su intención era editar el libro que acaba de presentarse oficialmente; sin embargo, fue otra la firma con la que Los Cuadernos del Destierro incursionó en el mercado: Susana Rotker (Caracas 1954-Estados Unidos, 2000) con la reedición de Cautivas. Olvidos y memoria en la Argentina, con un tiraje de 500 ejemplares. Superando las rémoras impuestas por la pandemia, en marzo de 2020 el volumen comenzó a ocupar los estantes y vitrinas de las librerías porteñas, que permanecieron abiertas por considerarse comercios esenciales.

Luego le tocaría a Garmendia, no con los aforismos pensados inicialmente, sino con Difuntos, extraños y volátiles (cuentos), con prólogo de Luis Chitarroni, editor de La Bestia Equilátera. Cuenta Dan que como estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA), se apuntó en las clases de Escritura Creativa dictadas por Elsa Drucaroff, escritora, crítica y docente argentina. En una de esas sesiones estuvo como invitado Chitarroni, quien es conocedor de la obra de Garmendia y se interesó por el trabajo de Los Cuadernos. Dan también participaba en Por el camino de Puan, la revista literaria de la carrera de Letras, en la que escriben y producen los estudiantes. Esto le permitió darse a conocer en ese ámbito y crear vínculos con gente del sector, como la diseñadora e ilustradora Florencia Gutman, quien ha trabajado con la editorial. Por otra parte, cursó materias de edición que le permitieron aprender fundamentos para diseño gráfico. “Esto fue un faro, me llenó la cabeza de ideas y me permitió relacionarme con diseñadores, tipógrafos, gente del área”.

La propuesta editorial de Los Cuadernos del Destierro trasciende los contenidos de calidad o sólidas firmas, el concepto visual tiene un rol protagónico. El diseño de cada edición es único, irreverente, distinto. Técnicas como el collage, composiciones fotográficas digitales, colores que, sin ser estridentes, cautivan e invitan al lector a descubrir cada tesoro escondido en sus páginas, imágenes y tipografías seleccionadas como parte de una narración paralela, revelan la intención lúdica e ingenio de los editores.

“Pienso que yo nací durante las vanguardias latinoamericanas, en ese momento de El Techo de la Ballena (grupo artístico-literario al que perteneció, entre otros, Salvador Garmendia). Algo por ahí me quedó, algo de irreverencia, una propuesta diferente, para romper el molde”. Fue lo que se propusieron, por ejemplo, al ilustrar el trabajo de Rotker para desacralizar el ensayo académico y “jugar un poco, buscar nuevos lectores, nuevos modos de leer”.

Esas nuevas formas de leer apuntan a las narrativas transmedias, multimediales, sin subestimar las tradicionales como clubes de lectura. Fue así como aunó esfuerzos con la Fundación La Balandra para que obsequiara a sus suscriptores ejemplares de Difuntos, extraños y volátiles.

Aforismos de antes, tuits de ahora

Cuando se creía que la tercera sería la vencida y que, ahora sí, se publicarían las anotaciones de Salvador, surge la posibilidad de reeditar Crónicas ginecológicas, de Elisa Lerner.

Durante todo 2021, dispuesto a no postergar más su objetivo, Dan se dedica a organizar, diseñar y maquetar lo que hoy es Tan desnudas como casuales. Con precisión de cirujano, cuidó cada detalle, incluida la selección de retratos de Garmendia, entre los que destacan fotos tomadas por Lisbeth Salas, Vasco Szinetar, Nelson Garrido y Ramón Grandal.

Lo que más disfrutó, lo más placentero del proceso, fue la lectura de cada aforismo. Y subraya que a Garmendia no le gustaba llamarlos así porque “(Emil) Cioran dejó la cota muy alta”. Por eso prefería denominarlos anotaciones, fragmentación de textos, de ideas. Música, filosofía, la vida, la muerte, son temas que abordó el autor. Para Dan es fascinante ver “cómo algo tan breve, que hoy en día sería un tuit, te hace reflexionar. El germen del ensayo puede estar en los aforismos, como lo dice José Balza”.

Hágase la feria

Una convocatoria del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que exigía al menos tres títulos publicados, abrió la puerta para que Los Cuadernos del Destierro estuviera presente durante toda la FILBA 2022 en uno de los stands más grandes, visitados y atractivos del festín literario. Además, los libros también pueden adquirirse en el stand de la distribuidora Waldhuter, una de las más importantes en Argentina. “Es una gran responsabilidad”, confiesa Dan. Compromiso que ha sabido honrar con trabajo, constancia y disciplina.

En el entretanto, Los Cuadernos del Destierro prepara su próxima cruzada: La invención de la crónica, de Susana Rotker, en una edición ampliada con anexos, que rendirá homenaje a la periodista venezolana que fue esposa de Tomás Eloy Martínez. Aparte de reeditar un título más de Elisa Lerner (novela, puede ser) otro proyecto en ciernes dispone ampliar la presencia de los autores nacionales en la página web (https://loscuadernosd.com/), con archivos textuales, fotográficos, sonoros y audiovisuales. Aprovechar los recursos digitales y las bondades de la tecnología es primordial.

En 2023 será una obra de Adriano González León la que ampliará el catálogo de esta editorial que ya tiene presencia en tres destacadas ferias argentinas: la FILBA, la Feria de Editores (ambas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) y la Feria Edita (La Plata).

1- Algunos de los aforismos publicados en Tan desnudas como casuales:

2- Siempre hay que correr delante de la belleza, de esa manera creemos que le damos la espalda.

3 -El sastre que nos toma las medidas es un sepulturero. El traje será el ataúd. Porque, en verdad, la primera vez que nos visten nos matan.

4- Desnudos, recuperamos la lealtad al servicio; la altivez necesaria para emprender la vida.

5- El aforismo, en su vaguedad hipnotizante y su inclinación a las contradicciones, tal vez sea la forma literaria más adecuada para revelar la intimidad de un pensador.

6- Una novela puede durar una vida entera, pero un cuento es un susto detrás de una puerta, un tropezón en una esquina, el asombro ante una palabra que hemos recordado de repente.

“Cójeme ese trompo en l’auña / a ver si tataratea. / Las gallinas beben agua, / yo no sé por qué no mean”. Eso es decir mucho con tan poco idioma. Pero la respuesta se abre en la oscuridad como la linterna del cocuyo. Simplemente, la gallina no moja el planeta… porque ama demasiado la tierra que pica.

Prodavinci

 

Compartir
Traducción »