Gerónimo Figueroa Figuera: EE.UU dice que Guaidó apoya levantar sanciones

Compartir
 

 

Mientras un abuelo venezolano de 83 años de edad muere tratando de cruzar la frontera entre Bolivia y Chile, huyendo de la crisis humanitaria sembrada en Venezuela, ese mismo martes 17 de mayo 2022 un funcionario de la Casa Blanca anunció que  el gobierno de Joe Biden levantó algunas sanciones que pesan sobre el régimen de Nicolás Maduro por violación de Derechos Humanos y corrupción contra el pueblo venezolano. El funcionario precisó al mismo tiempo que era una petición del gobierno interino de Juan Guaidó.  Concretamente dijo lo siguiente: “Todo esto responde a una petición del Gobierno interino”, “y es el resultado de un acuerdo de ambas partes para volver a las conversaciones, que deberían anunciar muy pronto”.

Según el funcionario estadounidense entre las sanciones que fueron “aliviadas” está la autorización para que la gigante Chevrón siga negociando con la petrolera venezolana PDVSA, lo que sin ninguna duda, busca darle oxigeno económico al régimen chavomadurista. Igualmente Carlos Erik Malpica Flores, sobrino sanguíneo de Cilia Flores fue sacado de la lista de sancionados por corrupción por el departamento del tesoro estadounidense que le impedía hacer cualquier tipo de negociación con empresas gringas o funcionarios ligados con ellas, pero ahora al ser borrado de la lista este funcionario chavomadurista no solo viajará a los EEUU sino que podrá hacer cualquier tipo de transacciones financieras utilizando el dinero proveniente de la corrupción contra el pueblo venezolano.

Después de este anuncio por parte del funcionario de la Casa Blanca, que fue reseñado por los portales noticiosos y se hizo viral en las redes sociales cuestionando lo que fue la complicidad de Juan Guaidó y los partidos que lo acompañan, el grupo llamado plataforma unitaria publicó un comunicado cuestionado lo que dicen en las redes sociales pero sin atreverse a emprenderla contra el vocero de la Casa Blanca que suministró la información. O sea, ataca al mensajero pero sin atacar al mensaje ni al remitente, como ocurre siempre en actos como este por parte de algunos políticos.

Sin embargo, y a pesar de toda la alharaca armada por la plataforma unitaria contra los mensajes en las redes sociales para tratar de taparlos, todo estaba como cronometrado y se presenta en fila india: primero desde un sorpresivo viaje a Panamá la plataforma unitaria anuncia la designación de Omar Barboza como secretario ejecutivo y al mismo tiempo pide la reanudación del dialogo en México, a los dos días aparece el funcionario de la Casa Blanca anunciando el levantamiento de las sanciones impuestas por Donald Trump al régimen chavomadurista por violación de Derechos Humanos y actos de corrupción contra el pueblo venezolano, igualmente eliminando de la lista de sancionados por corrupción a Carlos Erik Malpica Flores, sobrino sanguíneo de Cilia Flores; luego la vicepresidente madurista Delcy Rodríguez ratifica que PDVSA y Chevrón renovarán los contratos de entendimiento, y por ultimo Geraldo Blyde en representación de Juan Guaidó y de la plataforma unitaria, y el psiquiatra Jorge Rodríguez en representación de Maduro anuncian la reanudación del dialogo en México.

 

Ahora bien, y en honor a la verdad, aunque el vocero gringo diga que Chevrón no perforará ni negociará petróleo venezolano, es sabido que el negocio de esa gigante petrolera gringa es perforar y vender petróleo, por lo tanto, un nuevo contrato entre Chevrón y PDVSA es darle oxigeno económico al régimen madurista. Y todo esto es aplicado sin que Nicolás Maduro de a cambio ninguna concesión, como por ejemplo, la liberación de todos los presos políticos, hoy tan olvidados por los del G4 que ya ni los nombran en sus comunicados; o como por ejemplo, elaborar un verdadero plan humanitario para ayudar al 95% de los venezolanos que no están comiendo bien y frenar la migración.

Igualmente, eso se produce en el escenario cuando durante mucho tiempo los voceros del G4, especialmente Juan Guaidó, afirmaban que las sanciones no serían eliminadas a cambio de nada, pero la realidad en este momento es que sucedió todo lo contrario. Maduro además de no dar ninguna concesión a cambio del levantamiento de las sanciones, sigue insistiendo en la incorporación a la mesa de diálogo del corrupto “turco” Alex Saab, quien está preso en EEUU después de haber sido extraditado desde la isla de Cabo Verde. O sea, de Panamá a México lo que hubo fue una “bajadera” de pantalones gratuitamente, mientras los venezolanos siguen cargando con el peso de la crisis humanitaria y los que pueden y se atreven, huyendo del país, tal como ocurrió con el abuelo de 83 años que murió intentando cruzar la frontera entre Bolivia y Chile, el mismo dia que el gobierno de Joe Biden levantó las sanciones y ratificaba que Guaidó y su grupo lo apoyaban.

Pero bueno, ir a México significa, por encimita,   pasajes y estadía gratis con sus respectivas mesadas como viáticos por trabajos realizados.

@lodicetodo

 

Compartir
Traducción »