Julio Escalona: Liderazgo mundial a toda prueba

Compartir
 

 

La región latinocaribeña ha dado un claro viraje hacia lo que se viene llamando el progresismo. Existe una clara coincidencia en nuestra región acerca de quién es el enemigo principal. Sin dudas, es el imperialismo yanqui. La política criminal y abiertamente imperialista de Biden contribuye a fortalecer esa convicción.

Hoy tenemos un liderazgo colectivo, creo, mejor que el de cualquier época. Andrés López Obrador es uno de ellos. Desde México mantiene una firme y consecuente posición patriótica y antimperialista. Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, tiene un reconocido liderazgo en el Caribe, y en general, en la región. Desde Brasil viene con un sólido liderazgo regional Lula da Silva. Ralph Gonsalves es un destacado líder en el Caribe. Luis Arce nos llama la atención desde Bolivia y desde ahí nos ofrece su mano Evo Morales. Cuba nos alumbra con un excelente líder, Manuel Díaz Canel. Nicaragua nos saluda con un experimentado dirigente: Daniel Ortega. A este liderazgo continental se suma la lideresa argentina Cristina Fernández, viuda de Kirchner. Otra mujer en esta lucha es la valiente Xiomara Castro desde Honduras. Que recuerde, nunca habíamos tenido un liderazgo latinocaribeño tan curtido, tan experimentado, tan digno, como el que hoy encabeza nuestra región.

 

Hay liderazgos potentes como los de Xi Jinping, Vladimir Putin, superiores a los de cualquier grupo de potencias. Para un mundo que enfrenta la posibilidad de una guerra nuclear, parte de una guerra mundial, debemos estar muy agradecidos con la perspectiva de un liderazgo como este. A lo que puedo agregar, que no parecen existir rencillas entre ellos. Por el contrario, lo que observamos es la existencia de experiencias de trabajo colectivo y unitario, que ha venido superando diferencias.

Biden tiene un liderazgo fundado en el poder de las armas y el poder del dinero, pero ni siquiera en su país, Estados Unidos, goza de aceptación. Está a una gran distancia de Roosevelt en la II Guerra Mundial, que por supuesto, no es mi modelo de presidente: reaccionario, explotador y por supuesto, subyugador de nuestra región. A Biden le cuesta ver más allá de sus narices. Nuestra región está alerta con respecto a sus instintos criminales. Vivimos prevenidos rechazando sus agresiones y siempre listos para rechazar sus acometidas. Alertas siempre.

 

Compartir
Traducción »