A casi dos años de la Operación Gedeón y con un juicio plagado de miedo

Compartir

 

El régimen venezolano aprovechó la confusión para montar una plataforma de desinformación y contrainformación

Sebastiana Barráez-  Infobae

Cuando ocurrió la incursión militar en Macuto, Venezuela, de un grupo de militares a quienes el capitán Antonio José Sequea Torres dirigió, en una Operación infiltrada porque él mantenía comunicación con Diosdado Cabello, hubo mucha confusión, que el régimen venezolano aprovechó para montar una plataforma de desinformación y contrainformación. A casi dos años del hecho aun el hecho tiene más preguntas que respuestas, incluso en el expediente hablan de seis muertos, pero entre ellos no mencionan al supervisor jefe Jean Carlos José Castro Gutiérrez, cuyo cadáver se reveló en la inspección técnica del CICPC.

Jordan Gudreau y el capitán Javier Nieto Quintero publicaron un video asumiendo la autoría en pleno curso de la Operación Gedeón pero no participaron en la misma

Algunos nombres no aparecen, están equivocados o incompletos como ocurre con el de José Roberto Abreu Fagúndez o Anderson Smith Araque Portilla. El principal responsable de esa Operación, el capitán Sequea Torres recluido en El Helicoide a orden del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), organismo para el que prestó servicios por varios años, goza de privilegios en la cárcel. En un uniforme con su nombre, le encontraron, cuando lo capturan, una memoria extraíble con 68 nombres que la fiscalía asume eran parte de la conspiración.

A Sequea el Sebin le permite llamar a gran cantidad de militares, incluso fuera del país. “No sé cómo supo mi número, pero me llamó como si no hubiera pasado nada y por supuesto no le respondí y lo bloqueé”, le dice a Infobae un oficial que se encuentra en el extranjero.

La justicia colombiana detuvo a los hermanos Juvenal y Juven Sequea Torres, ambos mayores de la Guardia Nacional, así como a alias Pico, Brian Rafael Pérez Astudillo y Yacsy Álvarez, supuestamente por ser espías en ese país. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en ponencia de la Magistrada Elsa Janeth Gómez Moreno, solicitó la extradición de todos ellos, como parte de la Operación Gedeón que ocurrió el 3 de mayo 2020.

Aunque se informó que el Tribunal Especial 4 º de Primera Instancia con competencia en delitos de terrorismo ordenó privativa por, coautoría terrorista, tráfico ilícito de armas de guerra y asociación, contra Francisco José Luna Martínez, Leonard Eligio Briceño Vivas, Carlos Arturo Rosario Pimentel y Eliant Felipe Cesar Caraballo, supuestos involucrados en la Operación Gedeón, no se supo qué pasó con ello ni por qué aparecían involucrados en la Operación Gedeón.

En el caso del sargento Juan Fred Jesús Acosta Ysea la Guardia Nacional Bolivariana publicó que había sido detenido “uno de los terroristas de la Operación Gedeón” en la población de Mene Mauroa, estado Falcón. Un video desmintió esa versión, porque el joven, al saber que lo estaban solicitando por ser desertor, se presentó al comando acompañado de sus padres, familiares y amigos, lo cual fue grabado por varias personas.

Es importante destacar que el general Cliver Alcalá Cordones, junto con Jordan Gudreau, venía preparando una Fuerza de Tarea, en la que estaba entrenando militares venezolanos, hasta el momento en que la DEA se lo lleva a EEUU. Antonio Sequea Torres, que era uno de esos militares, tomó el control de los campamentos y lanzó la suicida operación Gedeón. Gudreau, quien se encontraba en los EEUU salió en un video, junto con el capitán Javier Nieto Quintero, asumiendo la autoría de la misma, después que se supo de la muerte en Macuto. Nieto le dijo a Infobae que lo hizo para salvar a los que aun estaban en el mar.

La administración de justicia

Tribunal Cuarto de Primera Instancia en Funciones de Control con Competencia en casos Vinculados con delitos asociados al Terrorismo con Jurisdicción a Nivel Nacional, solicitó la extradición activa de los mayores de la Guardia Nacional, Juvenal y Juven José Sequea Torres, hermanos del capitán (GNB) Antonio José Sequea Torres, quien dirigió la Operación Gedeón, que llevó a la muerte a 8 personas y a decenas de detenidos. También entraron en la solicitud de extradición el primer teniente Rayder Alexander Russo Márquez alias Pico, quien trabaja como agente de inteligencia venezolana, Brian Rafael Pérez Astudillo alias Brayan y Yacsy Alexandra Álvarez Mirabal, relacionada sentimentalmente con el dueño de la empresa Silvercorp USA, Jordan Guy MacDonald Goudreau.

El 24 de mayo 2020 el Tribunal Cuarto de Primera Instancia en Terrorismo, emitió las órdenes de aprehensión números 029-2020, 035-2020, y en base a ello el estado venezolano solicitó la extradición de los hermanos Sequea, de Russo Pérez y Álvarez por los presuntos delitos de: terrorismo, traición a la patria, rebelión, conspiración con gobierno extranjero, tráfico ilícito de armas de guerra y asociación. Los fiscales del caso son los provisorios 73 y 74 nacionales contra legitimación de capitales, delitos financieros y económicos Jean Karin López y Elín Teodoro León Aguilar.

El 24 de septiembre 2020, la Secretaría de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, recibió la solicitud de extradición, con el número AA30-P-2020-000077, cuya ponente fue la magistrada Elsa Janeth Gómez Moreno.

El 29 de septiembre 2020, la Sala de Casación Penal del TSJ envió la comunicación Nro. 382 al director general (E) del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), Gustavo Adolfo Vizcaíno Gil, solicitando los movimientos migratorios, los datos Filiatorios, las huellas decadactilares, las trazas y registros fotográficos de los cinco solicitados.

Errores importantes

Los fiscales dijeron que el 3 de mayo (el mismo día que ocurrió la Operación Gedeón) se activó el Plan Negro Primero: implementación de dispositivos de seguridad, porque por información previa de inteligencia los cuerpos de seguridad “tuvieron conocimiento que un grupo de mercenarios pretendía ingresar al territorio nacional por vía marítima proveniente del vecino país Colombia, específicamente de la Guajira colombiana, para desplegar una operación denominada Gedeón”.

Lo dicho por la Fiscalía demuestra que al grupo lo estaban esperando, lo había dicho Diosdado Cabello Rondón días antes en su programa. Lo que no se explica es por qué no estaba ahí la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), solo funcionarios y la unidad de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) adscrito al Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) que mató a ocho personas de la embarcación que dirigía el capitán Robert Levid Colina Ibarra alias Pantera.

Los fiscales aseguraron que se pretendía atentar

contra autoridades venezolanas y que la Operación había sido financiada “por organizaciones de extrema derecha nacionales e internacionales, con la participación de miembros de grupos mercenarios entrenados por militares y ex militares norteamericanos en territorio colombiano, células que adquiriendo armas de fuego de diferentes calibres y artefactos explosivos para perpetrar su objetivo, acciones organizadas por miembros de la Administración para el Control de Drogas (DEA), ejecutadas a través de la empresa paramilitar privada Silvercorp, representada por el ciudadano de nacionalidad estadounidense Jordan Goudreau, ex miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército Norteamericano”.

También la Fiscalía indicó que el punto de llegada de la Operación era cercano a la bahía de Macuto, La Guaira, y destaca a los militares: “Mayor GNB Juvenal Sequea Torres, Teniente GNB Roberto Colina Ibarra y Capitán GNB Víctor Pimienta Torres, preparados bajo entrenamiento de elementos de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos, dirigidas por el estadounidense Luke Alexander Denman”.

Extrañamente los fiscales excluyen de la lista de los principales actuantes, al verdadero cabecilla de esa Operación, al capitán Antonio José Sequea Torres alias León, mientras mencionan a su hermano, el My (GNB) Juvenal Sequea alias Tigre quien estaba en Bogotá, Colombia. Fue el capitán Antonio José quien, según integrantes de esa Operación, mantenía contacto desde hacía unos meses con Diosdado Cabello Rondón.

Otro hecho relevante es que los fiscales dicen que “el enlace en territorio nacional para coordinar logística, transporte, armas de guerra (fusiles AFAG y AK103), en su mayoría sustraídos en días anteriores del parque de Armas del Palacio Federal Legislativo, además de garantizar el desembarco en las costas correspondientes situadas entre las poblaciones de Catia La Mar y Macuto, es José Alberto Socorro alias Pepero”.

Los fusiles, a los que hace mención el Ministerio Público no fueron extraídos días antes del Palacio Federal, forman parte de las armas de las que se apropió el capitán Antonio José Sequea Torres, cuando la Operación Libertad del 30 de abril 2019, en la que él y sus hermanos participaron para después refugiarse en la casa de alias Pepero, en Caracas.

Dónde mataron a Castro Gutiérrez

Más aun es relevante que la versión de los fiscales es que los funcionarios de FAES “se trasladaron a Macuto, donde sostuvieron un enfrentamiento con once mercenarios que se trasladaban en una embarcación, quienes al notar la presencia policial abrieron fuego por lo que fueron repelidos”.

Refleja una contradicción porque si ya tenían información previa de la incursión por Macuto, ¿cómo es que el FAES se trasladó y ocurre el enfrentamiento, en lugar de que hubiese actuado la Fuerza Armada y los estuviera esperando?

Según los fiscales cuando el FAES responde al fuego “neutraliza a seis de estos sujetos: Robert Levid Colina Ibarra, alias Pantera, quien se encontraba solicitado por varios tribunales y era el líder de ese comando; Anderson Smith (Anderson Smith Araque Portilla), Cesar Andrés Perales Sequea, Víctor Daniel Parra, José Roberto Facundo (José Roberto Abreu Fagúnez) y Fabián Rodríguez Salazar. Asimismo, tres de ellos, José Armando Alvarado Flores, Wilmer Oswaldo Salinas Sánchez y Enderson Isrrael Ríos Marín, descendieron de la embarcación y emprendieron la huida”, pero fueron detenidos por el SEBIN.

“Se avistó un cuarto sujeto, José Alberto Socorro Fernández, alias El Maracucho Caimán, quien manifestó que se encontraba en el lugar esperando a los mercenarios para alojarlos en una residencia en Macuto, a la que se trasladaron los funcionarios logrando apreciar seis vehículos, tres de ellos adaptados con armas de guerra”.

Socorro Fernández, según la Fiscalía, “era uno de los financistas”, pues aportó vehículos, dinero e inmuebles para la logística de la operación; en su residencia de El Hatillo le habrían incautado “armas de fuego, proyectiles, cartuchos, y vehículos”, además de estar “vinculado con Martín Eduardo Álvarez García, quien aportó uno de los vehículos modificado para instalar las ametralladoras”.

Gustavo Adolfo Hernández Barronco habría sido el responsable de modificar los vehículos, contratado por Álvarez García, para que “instalara las ametralladoras; fue detenido en el municipio Sucre, Miranda, incautándole un vehículo, una computadora, teléfonos celulares”.

Obsérvese que, entre los muertos de Macuto, mencionados por la Fiscalía en el caso Gedeón, no aparece el supervisor jefe Jean Carlos José Castro Gutiérrez, alrededor del cual hubo una serie de irregularidades, dudas hasta que se le ve, en las fotografías develadas por el Observatorio Venezolano para la Protección de los Derechos Humanos, en la persona de su presidente Wilmer José Azuaje Cordero.

Chuao y Marcano

“El 4 de mayo 2020, lograron avistar una embarcación en la población de Chuao, estado Aragua, en la que se trasladaban diez mercenarios, entre ellos dos de nacionalidad estadounidense, identificados como Luke Alexander Denman y Airan Berry, mercenarios de la empresa Silvercorp; Cosme Rafael Alcalá Acosta, Raúl Manzanilla Almao, Antonio José Sequea Torres, Rodolfo Jesús Rodríguez Orellana, Jefferson Fernando Díaz Vásquez, Jonder (Josnar) Adolfo Baduel Oyoque, Víctor Alejandro Pimienta Salazar y Fernando André Noya Contramaestre”.

Sin duda que, en esa embarcación, como relató a Infobae uno de los militares que se fugó de Venezuela y que estuvo involucrado en la Operación Gedeón, “iban las personas de mayor interés para Antonio Sequea, quien a estas alturas ya sabíamos que su verdadera intención era entregarnos y él regresar a Colombia con los gringos, con su cuñado Noya, con el hijo de Baduel, con su incondicional Pimienta y otros. Mandó a la muerte al capitán Pantera y a los otros muchachos”.

El 4 de mayo habitantes de Puerto Maya denunciaron la presencia de varios militares que pertenecían a la Operación Gedeón, los cuales fueron detenidos: Ederson Robertto Rumi Mogollón, Luis Manuelo Paiva Soto, Estewin Andrés Rojas Tapia y Rosmel Edecio Méndez Morales alias Tiburón.

Dos días después, el 6 de mayo, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana capturan a; Roberto Andrés Rondón Restrepo, Gilbert Orlando Barillas Fernández y Carlos Enrique Conde Márquez.

El Ministerio Público destaca que “paralelamente la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) tuvo conocimiento que el capitán Dimas Omar Murillo Rubio estaba reclutando personas para tomar los puestos de la GNB de Puerta Morocha e Inteve, y tomar el parque de armas y los VN4 a fin de trasladarse a Cenapromil (Ramo Verde) para liberar a privados de libertad aliados con la oposición, quienes participarían en la Operación Gedeón”.

Otro dato de interés es que los fiscales presentan como uno de los planificadores de la Operación Gedeón al mayor (GNB) Carlos Alberto Marcano Vásquez, el mismo que en el 2018 fue ascendido a Teniente Coronel, pero horas después su ascenso fue revocado por estar involucrado en delitos de narcotráfico al oriente de Venezuela; fue detenido y enviado a la antigua cárcel de La Planta, ahora Centro de Reclusión Simón Bolívar.

El 30 de abril 2019, durante la Operación Libertad, el My (GNB) Marcano Vásquez, extrañamente se “fugó” de La Planta y apareció uniformado en el distribuidor Altamira. El militar, quien estaría actuando como agente de los cuerpos de inteligencia, se fue unos días después para Colombia, presentándose, a funcionarios de la embajada de Venezuela, con las fotos que se tomó con Juan Guaidó y Leopoldo López el 30A. El 10 de diciembre 2019 dijo que en Venezuela le tenían secuestrados varios familiares para obligar a que se entregara, lo que fue ampliamente difundido por varios medios de comunicación, siendo falso; en agosto 2020 le allanaron un apartamento en Caracas. No aparece en la solicitud de extradición que hizo Venezuela, pero salió de Colombia hacia otro país por intermediación del GB (Ej) Rodolfo José Camacho Rincones.

La Fiscalía involucra como otros responsables de la Operación Gedeón al Cap. José Manuel Ramos López alias Chacal, capturado tiempo después de la Operación, “al GD Manuel Ricardo Cristopher Figuera y al excomisario Iván Antonio Simonovis Aranguren”, los dos últimos viviendo en los Estados Unidos.

Dice que el teniente (GNB) Richard Rafael Alemán Castellanos hizo contacto con Alister Chacón Holguín (ex escolta del diputado José Gregorio Vielma Mora), quien ubicaría tres autobuses para trasladar a los detenidos cuando los liberaran de la cárcel de Ramo Verde.

“Richard Rafael Alemán Castellano, Ángelo Moisés Rosales Santos, Gerardo José Coticche Guerra, Ronny Adelso Olivares Moreno y Víctor Alfonso Perozo Duran, ingresaron al Hotel Verde Canaima, Carretera Panamericana, municipio Coral, estado Miranda, quienes participarían en la toma del Cenapromil, donde contarían con la participación del Cap. Franklin Antonio Leal Mendoza y S1 Junior José Ojeda Alvarado”.

La fiscalía asegura que Antonio Sequea se encargaría de los ataques a unidades militares como elemento distractor para que se llevara a cabo la liberación de los generales y exministros Miguel Eduardo Rodríguez Torres y Raúl Isaías Baduel, así como el asalto a la sede principal de la DGCIM.

Y que por otra parte el mayor Juvenal Sequea, articulaba una operación con la DEA, para “el ingreso de mercenarios para llevar a cabo la extracción del Primer Mandatario Nacional Nicolás Maduro Moros y del Cap. Diosdado Cabello Rondón”.

El pendrive de Sequea

El 10 de mayo, según dijo el Ministerio Público, en el uniforme con el nombre Sequea, encontraron una memoria extraíble de 4G, en la que encontraron una lista con estos 68 nombres:

Mayor General: Cliver Antonio Alcalá Cordones.

Coronel: Félix Adonaí Mata Sanguinetti,

Teniente Coronel: Nelson Horacio Morantes González, Ilich Alberto Sánchez Farías, Rafael Pablo Soto Manzanares,

Mayor: Juvenal Sequea Torres, Juven José Sequea Torres, Carlos Alberto Marcano Vásquez,

Capitán: Betancourt Francisco Onofre, Ricardo Alfredo Rojas Machado, Henry José Rivas Pérez, Jesús Manuel Ramos López, Juan Luis Gutiérrez Aranguren.

Primer Teniente (1Tte): Jimmy José Montesinos Olivar, Jairo Rafael Bethermytt Carrillo, Rayder Alexander Russo Márquez.

Teniente (Tte): Junior De Jesús Silva, Víctor Daniel Parra, José Ángel Barrero Cordones,

Sargento Primero (S1): Jackson Leiner Taquiva Becerra, Jeremy Jesús González López, José Manuel Mendoza González, Rawuy José Rosales Farías, Alexander José Chávez Mogollón, José Ibienay Ruiz Delgado, Miguel Ángel Plaza Méndez, Anthony José Reyes, Rafael David Rosendo Rivero, Orlando Gabriel Aquino López, Omar Gardel Palumbo Flores, Joel Alexander Aranda Somoza, Leonardo Chirinos Parra y Samaira Del Valle Romero Armario, única mujer del grupo y novia de Aguillón Garcés.

Sargento Mayor de Tercera (SM3): Edgar Alexander Torres Valera, José Rafael Blanco Volcán; Jesús Alberto Colmenares Gallardo, José Antonio Moreno Peñaloza, Evans Antonio Rincón Piñeiro, Yully Andreina Díaz Martínez, Andrea Carolina Chacón Cifuentes, Rainier Alexander Álvarez Castellano, Ángel Orlando Perdomo Hurtado,

Sargento Segundo (S2): José Alexander Sanguino Escalante, Ricardo David Fonseca Mosquera, Jonathan Rafael Franco Quiñonez; Rafael Enrique Castro Sandoval, Gustavo Enrique Álvarez Granadillo, Junior Enrique Vivas Colmenares, Adonay Enrique Ocando García, Juan Fred Jesús Acosta Ysea.

Comisario: Douglas Javier Contreras Arellano, Iván Antonio Simonovis Aranguren

Oficial: Politáchira Oscar Leonardo Aguillón Garcés

Oficial Agregado: Jefferson Jesús Herrera Apolón, Jean Carlos Colmenares, Brando Nilson Paz Roches, Esteban Alfredo Miranda Cruz

Civil: Brian Rafael Pérez Astudillo, Sergio De Jesús Vergara González, Juan José Rendón Delgado, Orlando Alberto Laufer Hernández, Carla Rosaura Da Silva Moreno, Alejandro Enrique Torres Rodríguez, Cesar Junior Altamar Sarmiento, Juan José Mujica Camacho, Yorman Antonio Araujo Torrealba y Juan De Jesús Castillo Cabrera.

Detective: Sondans Leroy Cortes Cortez,

De la memoria extraíble que “por casualidad” encontraron es que el Ministerio Público dice que “del análisis realizado a la referida Experticia” “se desprende que los ciudadanos supra identificados forman parte de un grupo de delincuencia organizada que se asociaron con la finalidad de realizar actos terroristas”.

Los entrevistados por el Ministerio Público, fueron: Deiby Alexander Segovia Rojas, Luis Erasmo Corona Lamon, Yhon Harrison Contreras Gómez, Marla Edelieth Gordillo Sepúlveda, Carlos Alfonso Pinto Mujica, Rogdamir Alexander Cuenca Tovar, Mayling Alicia Bracho Moncada, José de los reyes Torrealba Carrasco; actas suscritas por funcionario inspector jefe de Dgcim Abel Angola, funcionaria A/III Keyla Figueroa (Dgcim). Además, un acta rendida a DGCIM-DEIPC-PVT- 036-20 cuyos datos no aparecen reseñados. Cinco actas de investigación penal donde no se indican ni el contenido ni los funcionarios que las suscriben del SEBIN y FAES.

 

Compartir
Traducción »