Bernardo Rotundo: La apertura de Hollywood

Compartir

 

La Academia de Hollywood emprende una gran apertura, desde el año pasado y casi nadie lo sabe. Es como un movimiento mágico, quizás impensable hace un tiempo atrás. Aprovechando que el 27 de marzo de 2022 se entregan los premios más celebrados del cine, el Oscar de la Academia, en su edición 94 ―casi un centenario― haremos nuestros comentarios sobre los cambios que se avecinan y las películas favoritas.

El poder del perro

El poder del perro, con 12 nominaciones, probablemente se convierta en la gran ganadora de la noche y Jean Campion sea la primera mujer que gane dos veces el premio Oscar. Hace años ganó la estatuilla a la Mejor Dirección con la memorable película El piano.

Que las mujeres ganaran premios era muy raro en la industria del cine y la razón se debe porque la composición de los jurados en 2016 era así: 76% hombres, 93% blancos y con una edad promedio de 63 años; es decir, muchos hombres blancos y viejos.

Belfast

La Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS por sus siglas en inglés) no solo se encarga de dar el premio de la excelencia llamado Oscar ―lo más vistoso― sino que se trata de una comunidad global que cuenta con más de 10.000 artistas, cineastas y ejecutivos. Tienen muchos otros programas: premios de ciencia y tecnología, becas y subsidios Nicholl a estudiantes, así como la apertura del gran museo del cine, archivos, bibliotecas y tienda del cine, entre otros.

Todo ello se conecta con iniciativas de equidad e inclusión en la denominada Academia Apertura 2025. Impresionante. Ya no le están “echando tanta paja” a los latinos, como ocurría antes, que siempre los ponían como los más feos y villanos; y la cultura machista era una supremacía que desvalorizaba a las mujeres. Los negros, los latinos, las mujeres siempre eran los perdedores, los descartables de la sociedad o minorías fastidiosas o incomodas.

El callejón de las almas perdidas

Todo ha sido un proceso abierto discutido democráticamente con las asociaciones del cine estadounidense y revisando precedentes legales de otros países, tales como el Reino Unido.

En conclusión, la Academia está haciendo un gran esfuerzo por reconocer a los grupos raciales tradicionalmente excluidos o étnicos subrepresentado, sean estas personas con discapacidad física, mujeres, negros, LGBTQ+, indígenas o nativos.

Ahora el panorama es otro, Hollywood deja de ser el villano de la industria y empiezan a hablar de “Capacitación sobre prejuicios inconscientes”, ideas vanguardistas. A partir del año 2021 han incrementado la membresía para que voten en el Consejo de Gobernadores más mujeres y negros talentosos de la industria.

Conduciendo mi carro

Es por ello que una mujer como Campion, directora big leaguer, tiene más opciones en los premios Oscar y pueden seguir incursionando con éxito latinos como Guillermo del Toro, que vuelve a sorprendernos con sus historias fantásticas llenas de monstruos en la obra El callejón de las almas perdidas. También historias que abordan temáticas sobre la discapacidad física como Coda o el negro Will Smith pueden terminar llevándose la estatuilla. O Belfast, en blanco y negro, de Kenneth Branagh, quien hace una historia biográfica sobre los horrores de la violencia. O el japonés Ryusuke Hamaguchi, que con la adaptación del cuento del literato Murakami puede ganar el premio por el filme Conduciendo mi carro y derrotar en el rubro Mejor Película Internacional a la desgarradora cinta danesa Flee, que puede triunfar en la categoría de Mejor Documental.

Flee

En fin, diversidad cultural en su máxima expresión. Hollywood remasterizado. Hoy día todos los estándares que impulsa la Academia, delante y detrás de las cámaras, apuntan a la inclusión y equidad, no a la mediocridad –como alegan los malos agoreros y críticos conservadores.

Nuestra vieja mirada crítica a la meca del cine ha cambiado porque celebramos todos los cambios impulsados que reivindican la humanidad. Ojalá la Academia Apertura 2025 sea un auténtico sueño de justicia.

 

Compartir
Traducción »