Beatriz de Rittigstein: Desafíos en Estados Unidos

Compartir
 

 

La semana pasada, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU y líder del Partido Demócrata, encabezó una delegación del Congreso en una visita a Israel. Durante la misma, participaron en una ceremonia en la Knesset, en la cual expresaron su apoyo a Israel y fustigaron a Irán; Pelosi dijo: “La proximidad de Israel a Irán es una preocupación y una responsabilidad. Estamos juntos en la lucha contra el terrorismo que plantea Irán. La amenaza nuclear de Irán es global. Es un compromiso bipartidista con un vínculo inquebrantable entre Israel y EEUU basado en la seguridad mutua, nuestros intereses económicos y nuestros valores democráticos comunes”. Pelosi también abogó por una solución perene de dos estados para el conflicto con los palestinos.

Luego, la delegación demócrata se reunió con el primer ministro Naftali Bennett en su oficina en Jerusalén. Según un comunicado oficial, se abordaron “los principales desafíos estratégicos que enfrenta Israel, en especial el tema nuclear iraní”. Bennet le agradeció a Pelosi por su apoyo en el avance de los fondos estadounidenses para la Cúpula de Hierro y enfatizó la importancia de completar el proceso. Además, elogió a Pelosi por “defender a Israel. Te agradecemos, pues tu padre defendió a los judíos en nuestra hora más oscura de la historia”.

Sin embargo, debemos recordar que, en 2019, Nancy Pelosi escudó a Ilhan Omar con el propósito de que no fuera sancionada por la cámara debido a sus frecuentes exabruptos antisemitas. En esa ocasión, Omar echó mano a la estigmatización antijudía sobre la doble lealtad; Pelosi la avaló al señalar que la nueva representante no midió el peso de sus palabras. Además, evitó que se vote una categórica resolución contra el antisemitismo, respaldando otro texto muy general que torció el sentido en una época decisiva.

 

Esperamos que, en las elecciones de medio término que a fines de este año se realizarán en EEUU, Ilhan Omar y el resto del grupo conocido como “el escuadrón” no sean beneficiados con la reelección. Pero, más aún, esperamos que el Partido Demócrata sepa deslastrarse de tan dañina membrecía, la cual, en todo momento, muestra que no le interesa el bienestar de su país ni el vigor del sistema democrático, y emerja depurado de nefastas ideologías.

bea.rwz@gmail.com

 

Compartir
Traducción »