Beatriz de Rittigstein: Estereotipos antisemitas renovados

Compartir
 

 

A pocos días de haber conmemorado el Día Internacional en Recuerdo de las Víctimas del Holocausto, acaecieron varios sucesos que, tras 77 años de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, muestran que el ambiente generado para concretarlo, no desapareció.

Se destaca que la junta escolar de un distrito de Tennessee decidió retirar de las aulas el libro Maus de Art Spiegelman, que a través de comics narra la historia de la Shoá. La excusa es trivial, referida a algunos insultos; ya se había acordado cambiar esas palabras, pero se vetó el uso de dicha novela, pese a la necesidad de educar al respecto.

En la ciudad de Orlando, Florida, hubo una manifestación violenta de nazis, que gritaban agravios antisemitas y amenazas. Menos mal que 3 de sus líderes fueron arrestados y enfrentan cargos por agresión.

Durante una discusión en su programa de televisión, Whoopi Goldberg aseguró: “el Holocausto se trató de dos grupos de personas blancas. No fue una cuestión de raza”. Goldberg ignoró que los nazis definieron a los judíos como una raza inferior y emitieron las leyes de Nuremberg a fin de precisar supuestas características raciales; y se dejó llevar por una tendencia actual, antisemita, que distorsiona la realidad, niega la identidad judía y acusa a los judíos de ser “privilegiados blancos”.

 

Amnistía Internacional publicó un informe en contra de Israel, con el calumnioso título: “El apartheid de Israel contra los palestinos”, en el que juntan mentiras, asuntos inexistentes, omisiones sensibles y lo más grave es que con la suma de difamaciones va implícita la idea de que Israel no tiene derecho a existir. Resulta obvio que este libelo de AI forma parte de una secuencia de acusaciones sin asidero real, la cual se hace eco de la campaña del movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones, cercano a grupos terroristas como Hamas, Fatah, FPLP, etc., cuyas cartas fundacionales afirman su intención de destruir al Estado judío.

Hubo otros incidentes más como golpizas a ortodoxos en las calles de Londres y Nueva York; vandalización de sinagogas y escuelas judías en Chicago; circulación de panfletos con lemas antijudíos en Los Ángeles y Miami. Tengamos presente que el Holocausto no ocurrió de pronto, fue una situación propiciada por siglos de gestación.

bea.rwz@gmail.com

 

Compartir
Traducción »