Las elecciones regionales dejaron al descubierto las debilidades del G4 y del chavismo

Compartir

 

En un artículo publicado en la revista “Forma”, el sociólogo e investigador de la UCV, Héctor Briceño, señaló que regionales evidenciaron el debilitamiento de la maquinaria chavista como del monopolio que ejercía el G-4 en la oposición

De acuerdo con el sociólogo Héctor Briceño, las elecciones regionales y municipales fueron el epicentro de una “doble rebelión”, la cual no “dejó ganadores ni perdedores absolutos”, pero que sacó a relucir “las debilidades del régimen de Nicolás Maduro como de la Plataforma Unitaria encabezada por el G4 (Primero Justicia, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular)”.

Briceño destacó que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus aliados perdieron una cantidad importante de votos, “una gran mayoría en sus tradicionales bastiones, zonas rurales, poco pobladas y económicamente deprimidas, donde los mecanismos de control político y social suelen ser mucho más poderosos y la población más dependiente del estado regional, local y de las estructuras políticas”.

A juicio del investigador de la Universidad Central de Venezuela (UCV), el retroceso del PSUV “sugiere un agotamiento de la maquinaria partidista y que la crisis ha golpeado también al gobierno, deteriorando tanto sus fidelidades como su capacidad coercitiva”.

Asimismo, sostuvo que la votación representó una clara protesta contra el gobierno, “pues en estas zonas -rurales- el colapso de la capacidad del Estado y de los servicios públicos ha impactado más profundamente la calidad de vida en la población”.

En relación a la oposición, el experto indicó que la MUD aumentó, como nunca antes, su votación en los circuitos más pequeños, donde obtuvo un desempeño por encima de su promedio, aunque perdió espacio en sus bastiones tradicionales, no solo frente al chavismo sino también frente a las nuevas coaliciones opositoras.

“A diferencia de lo ocurrido en el bloque chavista, dentro del cual el PSUV mantiene el control hegemónico, entre el voto y liderazgo opositor se consolidó una división que disolvió el monopolio que ejercía la MUD y el G4”, explicó.

En un artículo publicado en la revista Democratización del Instituto de Estudios Políticos y Sociales (Forma), Briceño señaló que los pasados comicios “dejaron la puerta abierta, de par en par, a la política”.

“Ese es quizás el mensaje más importante que nos deja la rebelión democrática del 21 de noviembre de 2021: el futuro estará en manos de aquellos liderazgos que puedan tejer la más amplia red de alianzas, basadas en confianza y en la voluntad de cooperación para enfrentar los retos de la reconstrucción democrática”, dijo.

El sociólogo destacó la pluralidad de los votantes venezolanos, quienes, a su juicio, dejaron a un lado las divisiones y diferencias políticas para apoyar los distintos liderazgos por igual. “Distribuyeron premios y castigos a líderes y partidos. Demostraron manejar y dominar información política aún en un proceso electoral sumamente complejo, y más importante aún, demostró una vez más gran madurez a la hora de elegir”, concluyó.

Héctor Briceño – TalCual

 

Compartir
Traducción »