Inicio > Enrique Meléndez > Técnicamente Venezuela no está en hiperinflación; dijo José Noguera Santaella

Técnicamente Venezuela no está en hiperinflación; dijo José Noguera Santaella

Compartir

Pero en la práctica habría que esperar a ver qué pasa

 

El economista José Noguera Santaella considera que el proceso de dolarización, que vive la economía venezolana, le está tirando un salvavidas a un sector; que ha podido llevar a cabo transacciones de manera segura, de manera regular y de poder reactivar sus operaciones comerciales usuales.

Noguera Santaella es matemático, egresado de la Universidad Central de Venezuela, con postgrado en los EEUU. Ha sido profesor en universidades, tanto de Europa, como de EEUU. Actualmente es profesor titular de la Universidad de Santiago de Chile. Viene de publicar un libro con el nombre de Venezuela en el Nudo Gordiano.

¿Cómo ve usted el proceso de dolarización de la economía venezolana?

-La dolarización, que es de facto y no de juris, es algo que se trata de una realidad forzada por las circunstancias, y no por una política deliberada del gobierno; que ni siquiera tiene un piso legal, sino que existe de hecho; simplemente le está tirando un salvavidas a un sector de la economía venezolana. Entonces a ese sector le ha permitido llevar a cabo transacciones de manera segura; de manera regular y de poder reactivar sus operaciones comerciales usuales.

-Indudablemente, hay un sector que se está beneficiando mucho. Hay un sector de trabajadores que están cobrando en dólares. Los precios están dolarizados, por supuesto, y, sin embargo, eso no es algo que por sí solo va a levantar la economía venezolana; pues ésta sigue teniendo los mismos problemas estructurales de antes; sólo que el flagelo de la hiperinflación, que está asociado al hecho, de que se ha visto forzada la economía de facto adoptar el dólar, le ha permitido tener un desahogo.

-Pero el problema de la hiperinflación sigue estando allí. Porque la inflación no es en dólares, sino en bolívares; de manera que si tú calculas esos precios al valor del bolívar; esos precios han seguido subiendo. La hiperinflación ha venido cediendo; pero no por la dolarización, sino también porque el gobierno poco a poco ha venido restringiendo la impresión de dinero, para financiar sus gastos.

No obstante, se percibe que todavía estamos en una situación hiperinflacionaria. ¿No le parece?

-Digamos que técnicamente no; pero en la práctica habría que esperar a ver qué pasa; a ver cómo va a reaccionar el gobierno; pues al gobierno le ha favorecido el hecho, de que han subido los precios del petróleo, y eso los ayuda a ellos también.

¿A cuánto asciende el ingreso de Venezuela por concepto de exportaciones hoy en día?

-Eso es algo que a ciencia cierta nadie sabe. Hay unas exportaciones petroleras, que el gobierno dice que son 800 mil barriles; la OPEP registra sólo medio millón o por ahí cerca. Los precios del petróleo han subido algo; por lo menos el West Texas, el Brest andan por los 80 dólares. El crudo venezolano está un poco más bajo, pero aún así debe haber subido también.

-Entonces, claro; eso hace que las exportaciones aumenten también; pero al no tener cifras ciertas sobre el nivel de exportaciones, es muy difícil poder decirte algo, responsablemente, de cuánto se está exportando. Aunque yo no creo que eso sean más de 20 mil millones de dólares. Me sorprendería si fuese más de eso. Por otra parte, también hay unas exportaciones de oro, que nadie sabe cuántas son; más un tráfico de las sustancias ilegales, que todo el mundo sabe que existen; pero que nadie sabe cuánta es esa cantidad.

-Entonces, salir a decirte a ti, que las exportaciones son tanto, cualquier cosa que yo te diga, sería irresponsable. En todo caso, es evidente que aquí se observa en Venezuela un comercio importante; que es facilitado por una cantidad de dólares, que no es poca; que están en circulación. Muchas clínicas, hoteles, comercios y una buena parte de los salarios se pagan en dólares y la pregunta es: ¿de dónde salen esos dólares? Hay mucho tráfico de efectivo y, por supuesto, hay una parte que está en las cuentas en Miami de venezolanos, que viajan con esos dólares, y los depositan allá.

-Pero, la pregunta es: ¿de dónde salen esos dólares? No creo que sea del gobierno. Pero da la impresión, de que indudablemente hay un tráfico mercancía, que no se sabe de dónde sale, que constituye la fuente de esos dólares.

Algo que está planteado en las presentes circunstancias: o bien nos quedamos dolarizados o bien asumimos otra moneda, dada la decadencia del bolívar. ¿Qué piensa usted?

-El problema de dolarizarse; eso lo he dicho yo muchas veces, es que tu quedas sujeto a las vicisitudes de los shock asimétricos, y es que como el dólar no es tu moneda, y tú eres un país pequeño… supón tú que los precios del petróleo sean muy bajos, como para que se produzca en EEUU un boom económico; pero en Venezuela eso causa una recesión económica, y en vista de que en EEUU hay ese boom, entonces allá se va a producir una inflación, por lo que van a subir las tasas de interés, para bajar el fenómeno inflacionario.

-De modo que allá también se va a producir una recesión; por consiguiente la recesión en Venezuela será mucho más grave aún. Eso es lo que está sucediendo hoy en día en Ecuador, y eso fue lo que sucedió en España, que tuvo una recesión grandísima, como de diez años, y todavía le está costando; porque Alemania, que es la potencia ahí en esa zona, mantuvo la oferta monetaria controlada; subió las tasas de interés; de modo que en España la situación se puso más dura aún.

-La solución en España era devaluar. Pero España no tenía esa opción. Si tú dolarizas la economía, tampoco tienes esa opción, que es lo que le está pasando a Ecuador. En cambio, si tú adoptas una moneda aparte, como en el caso de Brasil, puedes devaluar, y ahí tienes la solución. Eso pasó en Argentina con la Caja de Conversión y el poder de la economía es tal que, al final, tuvieron que devaluar, pero de manera caótica, cuando se produjo el “corralito”.

-Eso fue un desastre. De manera que tú no quieres un corralito. Tú no quieres terminar en una situación de ese tipo, es decir, en una recesión de diez años, si no que tu quieres salir rápido de eso de una manera más rápida. Pero, para poder hacerlo, tú tienes una de dos: o que los EEUU permitan que cualquier venezolano, que se quiere ir a vivir allá, lo haga, como ocurre con Puerto Rico, por ejemplo, lo cual es algo que es muy poco factible que ocurra o, simplemente, contar con una moneda propia, que le dé flexibilidad a la economía.

-Eso implica, en consecuencia, tener una moneda propia; sólo que respaldada por una política monetaria responsable; lo que implica, además, la creación de instituciones monetarias, que garanticen en forma legal y de facto esa responsabilidad. En la economía moderna eso lo han logrado de una manera muy inteligente economías tan pequeñas, como las de Nueva Zelanda.

 

Compartir
Traducción »