José Gerardo Mendoza: Migrantes

Compartir

 

Mas nunca seremos débiles para que no  nos atropellen; ese es un decir de todo el que ha sido golpeado, esto se parece a nuestro país; pero como después del ojo fuera no vale Santa Lucia, adonde estaban nuestros líderes defensores de la humanidad que viven de eso y para eso, que han permitido llevarnos a tal extremo de pobreza e involución, hasta el  destino, como una de las penas o castigo más grande, el decidir deambular en tierras ajenas, sin ni siquiera saber que nos espera, mucho menos futuro; ¿pero cómo será la angustia, la necesidad de quien se marcha ¿ que no mide consecuencias,  sufrimientos y dolor que le pueda causar  esa aventura  y sin medir el daño causado a los familiares que se quedan, eso hay que vivirlo en carne propia;  lo que es doloroso la desintegración  de la familia, hijos y nietos fuera del hogar, su ciudad natal, adaptándose a otras costumbres e idiosincrasia; por eso mis repetidas peticiones que haya pronto una corrección de no más migraciones, pare la diáspora  y funcione una alianza que frene este desafortunado momento, porque parece que se está haciendo realidad un viejo dicho “ Que cuando la gente abandona su país es porque el gobierno es malo”; por ellos urge una pronta rectificación, por el bien de todos y para todos.

Es de alta preocupación que no  haya o se vea voluntad de frenar esta crisis,  por no llamarla desgracia, que otra forma podríamos llamarla, cuando una alta porción de conciudadanos abandonan a cualquier costo el calor de su hogar  en busca de lo que no se le ha perdido, muchas veces a la deriva  que no saben lo que les espera, pero también hay que reconocer  su valentía y  el venezolano  o  venezolana son cuatriboleaos o de colcha y cobija del tamaño del compromiso que se les presente, familia en el país  ese es un don que Dios le dio y que no se le muere el muchacho en la barriga, además la mayor parte están acostumbrados al trabajo duro y como dicen  que el que  trabaja no come tierra, tiene es su aporte muy valioso donde ingrese  y un superávit  para  el empleador ; así que  migrantes Venezolanos pórtense bien y que su trabajo honesto sea orgullo para nuestra patria y su aporte  sea la ética y la decencia premiada por Dios y que las lágrimas derramadas por su ausencia no dejen secuelas y sean convertidas en bendiciones  que sus esfuerzos reporten una bendición para su nación Venezuela y a una sola voz es  decir al mundo que su país es el más lindo  y el más rico del planeta, pero con el rumbo perdido temporalmente.

Migrantes que Dios los bendiga, ustedes por allá recen por nosotros  que nosotros ya lo hacemos por aquí; estoy seguro y me imagino sus rostro de contento, no dudo y tengo fe de que están comiendo completo, barriguita llena corazón contento, zapatos y medias nuevas, ropita a estrenar y platica en el bolsillo, su hogar feliz, por ellos le pedimos que recen por los que estamos aquí hasta el momento en una incertidumbre que no sabemos qué va a pasar, pero ya ustedes mal o bien o mejor que bien sabemos que están de mejor  pa ´arriba  amen, pro no se olviden de su nación, repito la más linda y rica del planeta, que los ama y los espera con los brazos abiertos algún día de la esperanza y más temprano que tarde.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la Convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país.

Volcancito@2gmail.com

 

Compartir
Traducción »