Inicio > Enrique Meléndez > Enrique Meléndez: Con Guaidó hasta el final

Enrique Meléndez: Con Guaidó hasta el final

Compartir

 

La ratificación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela y su continuidad como presidente de la Asamblea Nacional, de acuerdo al estatuto que rige la materia, demuestra que hay una coherencia en la política, que ha desplegado la oposición desde el 2015 a esta parte. En efecto, ha sido una lucha de largo aliento esta era chavista; llena de errores y sinsabores; en unas circunstancias se ha ido a votar con muchísima fe; como sucedió en el 2004, cuando se pensó que por la vía del referéndum revocatorio nos podíamos quitar de encima este régimen nefasto, y allí nos trajinaron, dicho a la venezolana, si nos atenemos a lo que ha revelado Hugo (El Pollo) Carvajal, que la única elección, que ganó Chávez, fue la de 1998, mientras que en las restantes, si de verdad le cuadraban los números, hubo un exceso de ventajismo de su parte; en otras circunstancias se ha adoptado la política de la abstención; por eso, precisamente, porque a raíz de los resultados de ese referéndum siempre quedó la duda; aun cuando, se consideraba que no había que subestimar el liderazgo de Chávez, por eso hablo de una duda; aparte de que ya la situación del voto cambió; ahora no es obligatorio; de modo que, dependiendo de las condiciones, en las que se presenta un evento electoral, uno decide si participa o no, como sucedió recién en el 2020, a propósito de la elección de la nueva Asamblea Nacional, y la que estuvo viciada por completo desde el punto de vista legal, y por eso yo me abstuve, como mucha gente; tanto que se habla de un número elevado de abstención que, por supuesto, llevó a que el Consejo Nacional Electoral maquillara las cifras, al respecto.

Porque, claro, el gobierno tiene todo a la mano, y es por eso que juega a la abstención, es decir, un número elevado, por este camino, no le mueve el piso; puesto que cuenta con el cinismo de proceder a maquillar las cifras, y al que chille se le ignora; cuenta, asimismo, con ese CNE que se arroga esta facultad, además de jugar con los tiempos del acto de votación de acuerdo a las vicisitudes presentes: que si se le prorroga más allá de la hora establecida, de modo que los triplecedulados, es decir, los activistas del PSUV, tengan la oportunidad de votar por muertos o por abstencionistas crónicos a favor de los candidatos del oficialismo; sacando muchas veces de la mesa electoral a la fuerza a los testigos de los partidos de oposición; que si viene dando los resultados en horas de la madrugada; de manera que no haya chance para reclamaciones o protestas, y que es lo que pone cáustica a la ciudadanía a la hora de ir a votar.

Sin ir muy lejos: obsérvese lo que está sucediendo en Barinas; empezando porque en una forma descarada Jorge Arreaza y Claudio Fermín fueron reubicados como votantes en sendos centros electorales de la región; habiendo sufragado en Caracas, que es donde están registrados sus respectivos domicilios, y como en este caso, también se habla de la reubicación a última hora de cinco mil activistas del PSUV en los distintos municipios barinenses y, luego, todo lo demás, es decir, violando aquella disposición de la legislación comicial, que establece que el candidato tiene que haber vivido, por lo menos, cuatro años en la localidad o en la región, donde se ha lanzado. Incluso, si estuviéramos en un estado de derecho, cualquier ciudadano estaría en disposición de acudir al Tribunal Supremo de Justicia a demandar la anulación de dicho proceso electoral, teniendo a la vista este conjunto de irregularidades, que se han presentado allí, y que comenzó cuando le desconocieron el triunfo a Freddy Superlano; pasando por su inhabilitación sobrevenida, así como la de su señora esposa, y después todo lo que se ha dicho al respecto de la calidad de vida, que en una forma artificial el gobierno de la noche a la mañana ha elevado en la región; cuando se habla de que todas las gandolas de gasolina y las de gas se han despachado para allá; que se ha activado el programa social de “Mi Casa Equipada”, y entonces se regalan neveras, televisores, lavadoras entre la población; bonos del Carnet de la Patria para todo el mundo, y la campaña de intriga por todos los medios, a objeto de que el pueblo barinés dé por contada la victoria de Arreaza, y no salga a votar, no deja de estar presente, incluyendo aquí la suspensión del programa radial de Sergio Garrido, el candidato de la oposición, que no es único; pues el oficialismo se ha ocupado de lanzar varios “Alacranes”.

Así que en esta oportunidad se participó de nuevo, como se observa, con motivo de lo que hemos dicho de la situación en Barinas; pero que muestra esas condiciones de ventajismo, con las que ha actuado el gobierno durante los procesos electorales; lo que se conoció como la estrategia del fraude continuado; razón por la cual se ha adoptado una y otra posición; el hecho cierto es que, como decíamos, esta ha sido la línea política que se ha llevado, al frente de Juan Guaidó, y cuya valentía en las presentes condiciones roza en lo temerario; sólo que no han podido contra él, ni de aquella orilla ni de ésta; pues el aparataje que montó Julio Borges y Henrique Capriles Radonski, para tratar de destronarlo, y colocar a uno de ellos, resultó muy extemporáneo. He allí lo que en lenguaje metafórico se conoce como tratar cambiar de jinete en medio del río. Es probable que la tesis de Borges-Capriles tenga razón; pues lo que es el tema de declarar la usurpación por parte de Nicolás Maduro, eso quedó huero; en lo que atañe a gobierno de transición, eso no ha sido sino una entelequia, y elecciones presidenciales; aunque se deberían realizar en lo más inmediato, dada la situación de emergencia humanitaria, que vive el país, cada día se ven más lejos; pero lo importante es que Guaidó cohesiona las fuerzas de la oposición, a partir de su presencia altiva en el escenario nacional, y la prueba está en que recibió el respaldo de la mayoría opositora; mientras EEUU le reconoció su investidura; cambiar de jinete es flaquear.

melendezo.enrique@gmail.com

 

Compartir
Traducción »