Enrique Meléndez: Los indultos de Maduro no valen

Compartir

 

He aquí una de las aberraciones que saltan a la vista; cuando se está bajo un régimen totalitario, a propósito del tema de las inhabilitaciones, que se acaban de presenciar en Barinas, producto de las elecciones del pasado 21 de noviembre, y las que les fueron aplicadas a Freddy Superlano; así como a su señora esposa en una forma sobrevenida y descarada; sobre todo, porque esta pena rigió para el ex candidato de la unidad opositora a la gobernación de dicho estado hasta el 2020; como se puede comprobar a través de un video, con motivo del anuncio que hizo Jorge Rodríguez en su momento, sobre el indulto que le fue concedido por Nicolás Maduro, y que le levantaba dicha inhabilitación; aun cuando el descaro mayor en este caso vendría a ser lo que sucede con la esposa de este señor, y a quien arrastra la medida, partiendo del hecho de que, en tanto que pareja forman uno solo, es decir, una manera de vincular la justicia por la vía metafísica, si se parte del hecho de que se trata de una vinculación de tipo espiritual, estando el sentimiento del amor de por medio (aquí sí podría caber el calificativo de costilla para ella, esto es, Aurora “la costilla” de Freddy); de modo que queda inhabilitada también, una vez que la Mesa de la Unidad Democrática decide ocupar con ella, a defecto de su esposo, la nominación representativa; todo esto debido a que no se quiere admitir una derrota electoral por parte del oficialismo, y así que se viene a poner de manifiesto nuevamente una discusión, que se suscitó en su momento, cuando se aprobó la nueva Ley de la Contraloría General de la República, y la cual contenía un artículo referente a este tipo de medida, y la que entonces venía a concederle a la figura del Contralor General el privilegio de convertirse en un momento determinado en el gran elector; que es lo que hemos visto en esta oportunidad, y que es lo que le da carácter de aberración, como decíamos, al régimen totalitario que tiraniza hoy en día a Venezuela, si se parte del principio, como se dijo entonces, que se produce un desequilibrio entre los ciudadanos, vía institucional, para el ejercicio del terror.

Obsérvese: la jugada de un alto funcionario, cumpliendo órdenes de una cúpula mafiosa, vale más que la voluntad de la mayoría de la ciudadanía barinesa; ¿que estaba inhabilitado el candidato en cuestión? Eso no se trajo a colación en el momento, en que se postula ante el Consejo Nacional Electoral, y el que termina pecando de omisión en este caso. Porque, por supuesto, toda persona que comete una irregularidad administrativa debe quedar inhabilitada, para ejercer cualquier cargo público, y que fue lo que privó en su instante, para llevar a cabo el proceso que condujo a la deposición del cargo de presidente de la República a Carlos Andrés Pérez, a partir de la famosa “partida secreta”, esto es, una partida presupuestaria, que le pertenecía al entonces ministerio de Relaciones Interiores por un monto de 250 millones de bolívares, se le transfiere al entonces ministerio de la Secretaría de la Presidencia; equivalentes a 17 millones de dólares al cambio de la época, y los que se destinarían al pago de gastos de una misión presidencial, que se envía a Nicaragua, en momentos en que la señora Violeta Chamorro asume la presidencia de dicho país; gran aliada de Pérez en esos tiempos, y en apoyo a los procesos de democratización de Centroamérica, a los fines de asistirla, tanto en lo que se refiere a su custodia, como en lo que se refiere a los gastos personales; que fue lo que dio lugar a la acusación de malversación de fondos; que prosperó una vez consignada la denuncia ante la entonces Fiscalía General de la República; toda vez que se consideró, además, que este tipo de transferencias de partidas secretas de un ministerio a otro no estaba contemplado en la ley.

Que fue lo que privó también en el caso de Leopoldo López, siendo entonces burgomaestre de Chacao, y quien utilizó una partida presupuestaria de la alcaldía, que estaba destinada para financiar otros fines, a objeto de cancelar los aguinaldos al cuerpo de policías del municipio; de acuerdo a lo que se manejó en la época, y que no dejó de tener fundamento; razón por la que este señor quedó inhabilitado, y no pudo aspirar al cargo de alcalde metropolitano, por el cual entonces se había lanzado: he allí las trampas en las que suele caer un gobernante; tratando de ser humanitario, me hizo ver el abogado académico Alberto Baumeinster, especialista en la materia, en entrevista que le hice en una oportunidad para el periódico La Razón; estando de por medio, precisamente, este caso de López, y como éste entonces el gobierno ha venido impartiendo justicia a toche y moche en otros casos; de acuerdo a la conveniencia coyuntural del momento, sobre todo, cuando comenzó a desmantelar la Asamblea Nacional electa en el 2015, junto a la llamada Operación Alacrán, y así que por aquí vino a caer en la lista negra el señor Freddy Superlano, a propósito del famoso episodio, protagonizado por él en Cúcuta durante los días de la frustrada llegada de la ayuda humanitaria al país; cuyos resultados ya se conocen, junto con un primo suyo; que, por cierto, falleció y a él lo tuvieron que hospitalizar, debido a una intoxicación, producida por una burundanga, que les suministraron unos delincuentes en un bar de esa ciudad, en el marco de la movilización de parlamentarios que implicó la llegada de dicha ayuda humanitaria en febrero de 2019, a la cabeza de Juan Guaidó; delincuentes que les robaron 20 mil dólares; de modo que el gobierno, que no tiene paz con la miseria, movió a Tarek William Saab ante la Contraloría General y por aquí le vino la inhabilitación, que se la habían levantado, repito, mediante un indulto presidencial; pero que, ahora convertido en una especie de “Llanero Solitario”, es decir, vuelto un terror para la dinastía chavera de Barinas, desde el punto de vista electoral, se la vuelven a sobrevenir.

melendezo.enrique@gmail.com

 

Compartir
Traducción »