Gabriela Garreau: 5 estrategias para dejar de comer en exceso los fines de semana

Compartir
 

 

Todos hemos tenido un fin de semana de indulgencia de esos en los que comemos lo que queremos pensando que compensaremos durante la semana mejorando nuestros hábitos. Hecho de manera esporádica este comportamiento no representa un verdadero riesgo para nuestro metabolismo. El problema se presenta cuando los fines de semana se convierten en nuestro escape y consumimos el equivalente a las calorías que debemos consumir durante la semana. En este artículo nos enfocaremos en discutir estrategias para dejar de comer en exceso durante el fin de semana.

Número 1: concéntrate en llevar la mejor dieta posible, no una dieta perfecta. Cuando nos obsesionamos con llevar una dieta “saludable” tenemos mayor posibilidad de caer en regímenes extremos que nos producen ansiedad y que con el tiempo son insostenibles. Al analizar nuestra dieta debemos ser capaces de imponernos normas, decidir lo que es bueno y que es preferible evitar. Así podremos centrarnos en aplicar la dieta que sea mejor (no perfecta) para nosotros la mayoría del tiempo y no necesitaremos la huida de los fines de semana.

Número 2: No dejes que tu alimentación se limite por reglas demasiado estrictas. Si tienes problemas controlando lo que consumes algunos días, esto podría ser producto de una alimentación demasiado rígida. Regímenes como la alimentación intuitiva, en la que escuchas las señales de hambre de tu organismo, podrían ayudarte a desarrollar un mejor balance a la hora de alimentarte. No se trata de comer lo que sea sin límites, sino de alimentarnos con respeto hacia nosotros mismos de manera que no sintamos necesidad de atiborrarnos con comida.

Número 3: Olvida los “cheat days”. El concepto de tener un día a la semana para comer todo lo que quieras puede causar más ansiedad que beneficios. Este tipo de régimen funciona mejor si eres un atleta de alto rendimiento o una persona que cultiva su cuerpo con horas de gimnasio. El concepto de premiarnos con comida solamente incentiva una relación negativa con los alimentos. La idea de “engañar” a nuestro organismo es ilusoria, dado que podrías consumir pequeñas cantidades de comidas que te gusten durante la semana sin estresarte innecesariamente.

 

Número 4: Toma responsabilidad por tus decisiones a la hora de comer. Cada vez que vayas a comer algo o sientas apetito, debes responsabilizarte por lo que estás haciendo. Es decir, si pones tu organismo en un estado de estrés, ya sea por comer demasiado o por no comer lo suficiente, es un daño en que estás incurriendo a sabiendas del resultado. Me estoy causando una incomodidad en este momento y lo acepto, lo haré mejor después, o no estoy dispuest@ a hacerlo. De esa manera generas limites contigo mism@, y   puedes decidir si en realidad quieres continuar. La  idea es comenzar a generar una consciencia sobre lo que hacemos y no torturarnos de manera que no podamos comer.

Número 5: Deja de buscar excusas para comer en exceso. Si pasamos nuestros fines de semana diciéndonos a nosotros mismos que está bien comer lo que sea porque es fin de semana y estamos de descanso. O porque estamos de viaje, con la familia y  amigos, lo único que hacemos es excusar un comportamiento negativo. En cambio, pregúntate por qué tienes hambre,  sí de hecho tienes hambre y si eso que vas a comer ahora es positivo para tus metas. Es importante comer si sentimos hambre, pero es crucial saber que hay alimentos que nos benefician mientras que hay otros que añaden a nuestro estrés, sobrepeso y enfermedades crónicas.

Estas 5 estrategias para dejar de comer en exceso los fines de semana representan un comienzo, hay muchas otras cosas que podemos hacer para manejar este comportamiento. A su vez son útiles porque las podemos aplicar en nuestro día a día para generar una mayor consciencia sobre lo que consumimos.

 

Compartir
Traducción »