Inicio > Opinión > José Machillanda: La ciudadanía opera como motor democrático

José Machillanda: La ciudadanía opera como motor democrático

Compartir

 

La ciudadanía democrática otra vez el 10 de octubre con su desenvolvimiento ejemplar haciendo política, dejó claro que el sistema político venezolano de requerir una modificación será en la construcción de una nueva clase política. Ciudadanía le sobra. Será una nueva clase política que interpreta el necesario cambio político frente al revolucionarismo militarista, obcecado y perverso, pero además que termine por desplazar el partidismo, léase el código de colores, las imposiciones y los arreglos partidistas. El cambio político necesario a partir del 10 de octubre no tolera más el partidismo, por ello lo ejemplar a continuación sugiera la necesidad de líderes responsables, éticos y moderados, no acciones de interés partidista pero sí lucha por la democracia y la masa política contingente.

La sociedad decente y democrática no quiere más conflictos, menos bocas de fuego, por ello el 21N se vislumbra como una oportunidad para hacer política y reafirmar el gen democrático del venezolano, como se entenderá esto no es un problema del partido, NO, atañe antes que nada a la sociedad decente venezolana. La sociedad y el ambiente político real violento no permite la presencia de intermediarios, desde ya es una responsabilidad plena para las mujeres y hombres que tienen como color la república. República que sostiene que el poder reside en el pueblo, en el venezolano demócrata.

La sociedad está convencida que el poder reside en el pueblo, en su ciudadanía, desde allí crecerá el vector de participación creador de la máxima energía por el voto para elegir Gobernadores y Alcaldes demócratas. En consecuencia, la sociedad está hablando y está enviado un mensaje diáfano, inteligible, sensato, para instaurar un orden entendido dentro del ambiente político real violento, que es coincidir en que el poder de Gobernadores y Alcaldes será un importante acción para la tiranía.

El votar el 21N como participación política contendiente es un deber cívico del demócrata, es un signo de salud política, pero más importante aún muestra la madurez y la capacidad del demócrata, quien desde el 6D ha interpretado el crecimiento del gen democrático y la ruina de quienes creen en las bocas de fuego. Votar el 21N muestra a la clara la decisión de la venezolanidad por restaurar la democracia, que permitirá la instrumentación del referéndum revocatorio.

La sociedad democrática lo tiene claro, votando masivamente los ciudadanos sabrá Venezuela el mundo del gen democrático, es decir, la importancia que sienten el hombre y mujer venezolano por la ecuación donde el individuo está por encima de la comunidad y el Estado: la democracia. Democracia que es virtud ciudadana, que es participación política real, que lo autoriza para llamar al revocatorio. La sociedad trata desde ya de instaurar un orden político según la Constitución, el apoyo y decisión de la masa política cuantificable. El revocatorio será junto al voto democrático del 21N, dos contundentes hechos políticos favorables al equilibrio político de la república.

La sociedad democrática venezolana está clara y decidida a hacer política, mostrándose como una masa política cuantificable que cumplirá histórica y políticamente con reponer y reconstruir la democracia de Venezuela, vía el hecho electoral según el cuerpo de leyes. La sociedad democrática está enrumbada y decidida a instaurar vía el voto un orden político sano, decente y reivindicador después de más 20 de años de regresión, violencia y primitivismos político. Quien tenga duda observe el dolor, tristeza y vergüenza que el régimen ha generado con a diáspora vergonzosa del venezolano. La sociedad presente ha decidido hacer política para reinstalar la democracia.

Vota el 21N es la consecuencia, la más clara evidencia de responsabilidad del ciudadano democrático. Sufragar es definir nuestro porvenir, al igual que el futuro de muchos ciudadanos que ahora lo ahoga la miseria como secuencia del militarismo ladrón e inhumano. Sufragar significa mostrar el futuro, que promoverá con sus acciones una ejemplar calidad de vida del venezolano… ¡Basta violencia y arbitrariedades! Más vergüenza al constatar que con el voto no será imponer el plan de machete y el fusil.

Director de CEPPRO-CSB – @JMachillandaP

 

Compartir
Traducción »