Inicio > Regional > Comercios de los municipios foráneos de Lara están a punto de migrar a lo informal

Comercios de los municipios foráneos de Lara están a punto de migrar a lo informal

Compartir

 

Abren sus santamarías con todo el empeño de seguir adelante ante el desafío diario que afrontan los comerciantes foráneos a riesgo de pasar a la informalidad, levantarse ante la escasez de combustible que limita la distribución y hasta aumentan los costos de producción. Además de las fallas en servicios públicos, sin agua y electricidad fija. Todo ante el 60% de afectados que han cerrado o terminan en la informalidad hasta mayo de 2021, según Eldi Montero, presidente de la Cámara de Comercio de Lara.

Eldi Montero / Cámara de Comercio: Las fallas en servicios, como agua y electricidad, además de combustible terminan de complicar.

La situación se va agravando por el camino cuando se tiene la dificultad para conseguir el combustible necesario para plantas de producción, maquinaria y llegar al Mercado Mayorista de Barquisimeto o seguir hacia la región central. Un viacrucis que estuvo intenso hasta finales de septiembre de 2021 y que limita la compra de mercancía. Antes de la pandemia por covid-19 podían realizar uno mínimo semanal y ahora apenas pueden cada 15 días o conformarse a comprar revendido.

Sacrifican mercancía, la cual sólo se repunta en víveres ante la prioridad de alimentarse. Las fallas de agua y de electricidad, condicionando la operatividad y hasta ameritando de la colaboración para alguna reparación. Sufren los problemas de comunicaciones y claman por antenas telefónicas que permitan mantener la plataforma para los pagos oportunos.

Todo lo confirma Eldi Montero, titular de la Cámara de Comercio de Lara, con el 60% de cierre o pase a la informalidad, especialmente desde bodegas de los 24 mil comerciantes en la región. “Es tan delicado, que hasta migran a estados vecinos en busca de bajos impuestos”, resalta de quienes prefieren ir hacia Portuguesa y Trujillo, facturan allá y hasta pueden vender en Lara.

Fernando Alejo, presidente de la Asociación de Comerciantes de Torres, señala que se levantan de ese 85% que se contrajo por la pandemia, con el sector de repuesto como el más golpeado. Estima que el 45% del municipio se sostenía desde el sector azucarero, pero cayó apenas al contar con una gandola de gasoil interdiaria, cuando se necesitaban 3 diarias. La leche bajó de precio y los costos de producción seguían en alza.

Fernando Alejo / Asociación de Torres: Seguimos en pleno esfuerzo por recuperarnos. Nos mantenemos en pie, pese a las dificultades a diario.

Mientras en Jiménez se conoce que 40% de los 2400 comerciantes estuvo muy afectado y alrededor del 50% se dedica a los alimentos. También empiezan a ver el interés de un grupo de árabes dispuestos a ofrecer mercancía a domicilio. Según Amílcar Marcano, titular de los comerciantes, hasta les han colaborado en agosto de 2021 con $5.900 para la reparación del motor y contar con el servicio de agua, además de colaborar en la plataforma de comunicaciones por la conexión a internet.

Cuando se aborda hacia Morán, se conoce de 500 comerciantes, según Jorgelina Yépez, vicepresidenta de la asociación, reiterando que se vieron afectados por el combustible y mientras algunos cerraron, abrieron centros de belleza, se repusieron los restaurantes, los locales nocturnos pasaron a ambientes familiares para tener un alivio en las semanas 7 + 7. Han solicitado una estación de servicio premium y otra antena Digitel.

Desde Urdaneta, Nancy Torín, reitera que muchos han abandonado locales porque las ventas son tan bajas que ni les alcanza para cancelar los $40 de alquiler.

Guiomar López – La Prensa de Lara

 

Compartir
Traducción »