Inicio > Enrique Meléndez > Enrique Meléndez: El Pollo frito, frito

Enrique Meléndez: El Pollo frito, frito

Compartir

 

La pianista Gabriela Montero acaba de componer una canción, con motivo de la caída del famoso Hugo (Pollo) Carvajal, el ex jefe de la contrainteligencia militar de Hugo Chávez; una pieza compuesta en tono jocoso, “El Pollo frito, frito … se desplumó de un trancazo”; un tanto en la antesala del país que nos espera; en vísperas de la recuperación de nuestra democracia, pues su caída le embarriala más el piso a los pies de Nicolás Maduro, tomando en cuenta que va hacia los EEUU en condición de extraditado, y ya él mismo lo ha dicho: yo no caigo solo, conmigo van a rodar varias cabezas. He allí un hombre que conoce como se bate el cobre en la delincuencia organizada, sobre todo, en el mundo del narcotráfico, y en el que cayó de acuerdo a lo que se ha venido señalando.

Por lo demás, en estos días se ha escrito mucho sobre el susodicho; un sujeto de origen muy humilde, y quien se enfila en la carrera militar; cuando en este país las instituciones servían para eso que se conoce como la permeabilidad social, gracias a la buena voluntad de los gobiernos de la República civil, que se preocuparon por el fomento de la educación en nuestra población; así que se convirtió en un oficial, y el que forma parte de ese grupo conspirativo, que se va a alzar con Chávez el 4 de febrero de 1992. De manera que, al llegar Chávez al poder, va a ocupar ese cargo de contrainteligencia de su gobierno, sobre todo, con la finalidad de seguirle el rastro a los ministros de su tren ejecutivo; tomando en cuenta que han llegado al poder como zamuros, a los que ponen a cuidar carne.

He allí un caso parecido al de Danilo Anderson, a propósito de ese papel que ambos están llamados a desempeñar en esto que se ha venido conociendo como “robolución”, pues se trata de un sujeto que comienza a manejar información bastante comprometedora para esta gente, y que le sirve a Chávez para intimidar a dicho entorno; como se presta para el chantaje y la extorsión; lo que le permite amasar una inmensa fortuna, y es por aquí por donde este sujeto empieza a pisar en falso, con respecto a lo que su figura representa en este tremedal, de modo que llega un momento, en que se tiene que salir de él; ya que viene a ser el hombre terror en esas circunstancias, y, a diferencia de Anderson que lo vuelan en su camioneta, precisamente, por el tipo de información que ambos manejan, se repite, demasiado comprometedora, éste se retira a tiempo, y es cuando lo vemos metido en aquel famoso episodio de Aruba, cuando fue detenido por las autoridades de ese país, a solicitud de la DEA, y entonces el gobierno movió cielo y tierra, a los fines de rescatarlo de aquellas garras, y aquí sí funcionó la política del soborno; cosa que no pudieron en el caso de Alex Saab, a punto también de ser extraditado hacia los EEUU, como el susodicho, y así que lo vimos de vuelta de nuevo al país, y a continuación se le lleva en las planchas de candidatos a diputados, a propósito de la elección de la nueva Asamblea Nacional en el 2015; donde se mantuvo por un par de años, hasta aparecer en España y manifestándose a través de unos videos; donde se pronunciaba en contra de Maduro y se declaraba partidario de Juan Guaidó, y en España lo ubica la DEA, por supuesto, lo detienen, y cuando está a punto de ser extraditado, el sujeto logra fugarse, luego de que la justicia española le diera casa por cárcel; un hecho, incluso, del que llegó a sospecharse una cierta complicidad del gobierno de Pedro Sánchez, y que fue lo que privó en esta oportunidad, cuando ha solicitado de nuevo este beneficio, para que no se le concediera.

Decía Betancourt que en la clandestinidad había que cambiar de “concha” todos los días. He allí la falta que Carvajal comete, y como él mismo lo confesó: mi error fue permanecer por más de tres meses en un sitio. Un apartamento en una zona de clase media alta de Madrid, y como en el caso ahora de Bin Laden; en cuya casa en Afganistán entraba y salía una sola persona; donde no se botaba la basura y no tenía ni línea telefónica ni línea de Internet, a ese apartamento entraba y salía una sola persona, era el único en cuyo balcón había unos arbustos y todo llegaba por reparto a domicilio; es decir, una rareza que no dejó de llamar la atención de los vecinos del sector, como se observa en el caso de una joven, que habita en la zona; abordada por un periodista, y quien señala que ya en el vecindario se sabía que en ese edificio se escondía un alto narcotraficante; precisado, casualmente, por un par de chamos venezolanos, que se ocupan de ese oficio en uno de los establecimientos, del que Carvajal era cliente en esas condiciones, y quienes, seguramente, le dan el pitazo a la DEA, y la que induce a la policía española a que proceda con la detención.

Eran diez millones de dólares, los que estaban en juego por esa cabeza; razón por la cual se ve a los dos chamos soplones abrazarse, radiantes de felicidad, al fondo del pasillo, según la fotografía que llega por las redes sociales, mientras El Pollo, esposado frente al ascensor, es conducido por un grupo de agentes policiales, y que lo más probable es que a esos chamos les corresponda parte de esos millones; bajo el temor de que no es extraño que de un día a otro los “auto-suiciden”.

“Ahora va a cantar como un ave, después de haber sido un narco-Chávez”, culmina la canción, y que es también la gran noticia que rueda por las redes sociales: “El Pollo ha comenzado a cantar”, y en ese sentido, ha salido a relucir el nombre del juez Baltazar Garzón, el ex jefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero; aun cuando se ha llamado la atención del hecho de que, al parecer, mucho de lo que ha dicho hasta ahora lo ha venido señalando desde hace tiempo, y que lo que se presume detrás de estas confesiones, es que se trata de un recurso, llamado a dilatar su proceso de extradición, y que lo que vale es lo que va a decir en los EEUU, desde lo que fue su condición de narco-Chávez.

melendezo.enrique@gmail.com

 

 

Compartir
Traducción »