Marisa Iturriza: Y llegó septiembre

Compartir

 

Habiéndose despedido agosto, tradicionalmente en septiembre se inicia la actividad educativa y por segunda vez ya, ésta se verá bastante limitada debido al covid-19 (ahora el “malo” de la película) como si fueran pocos los otros altibajos experimentados.

Administraciones anteriores impusieron la educación primaria obligatoria y –con recursos menores que el cuantioso dineral ingresado (y dispersado) durante el proceso actual– edificaron liceos y hermosas escuelas primarias públicas que aún funcionan a pesar del tiempo y del descuido general, desaprovechándose lo que, con la afición que se tiene por el cemento, se ganaría ahora ¡Ya! Construyendo locales educacionales adecuados para todo el pueblo en todo el país, con transporte, instalaciones, aulas espaciosas, gimnasia, recreación, biblioteca, primeros auxilios, salas para hacer la tarea ahí y no en casa recargando a las madres (o los padres si acaso).

Claro que eso sería muy caro, eso sin contar con la paga justa al personal docente y administrativo mezquinamente remunerado, aunque no hacerlo es muchísimo más caro al final, pero es que probablemente proyectándose al futuro y tomando en cuenta que Abraham Lincoln afirmó que “La filosofía del aula en una generación será la filosofía del gobierno siguiente” se anuncia que en vez de las escuelas primarias que podrían albergar también la aspiración de Paulo Freirie por Una educación que nos enseñe a pensar y no una que nos obligue a obedecer”, lo que la prensa accesible anuncia es  ¡La instalación de 30 nuevos Casinos!…

Y ya que probablemente a los casinos no se les impongan las mismas restricciones que a otras empresas, podría esperarse que algún porcentaje de los ingresos que obtengan se invierta en salud o en educación a pesar del riesgo que para el proceso eso signifique, pues si Educación es Libertad y Libertad es Progreso, hubo quien advirtió que sin pobres no-hay-socialismo y otro que si los pobres progresan querrán ser clase media y después escuálidos; y ante el reclamo por las prestaciones debidas a trabajadores en Guayana, otro, a quien Dios tenga en donde Él quiera porque nadie es quien para darle órdenes a Dios, dijo “que lo que quieren es tener casa de dos pisos y carro en la puerta”

A pesar de todo, septiembre es una etapa de alegría y optimismo.

Ja… Ja… Ja… seguro que es tu escéptica respuesta,

Pero no todas las Fake News tienen por qué ser negativas.

izaturri@gmail.com

 

Compartir
Traducción »