Efraín Valenzuela: Al maestro con cariño

Compartir

 

Se ha dicho que el maestro que enseña, no sólo aprende un montón de cosas nuevas, sino que deja una huella, para la eternidad, en los espíritus que moldea. Una pisada cabalga sobre lo colectivo del tiempo. Una huella de hábitos, de saberes; de confianzas y sueños, también de pálpitos y algunas dudas. Una herencia de saberes, prácticas, conocimientos y teorías se hacen parte del ser humano y de la sociedad en la construcción de la vida cotidiana de quienes siguen siendo aprendices permanentes, estudiantes eternos y discípulos de todos los tiempos.

Los aprendizajes se tornan en herencia habitual. La clase toma por asalto la existencia. Evocar a un maestro o a una maestra es un volver sobre lo soñado; es un estar con lo siempre amado. Es recordar el futuro. Las hojas del libro que una vez transitamos deambulan por la memoria de viejos saberes y liberadores aprendizajes. Algo de la maestra o del maestro traza el rostro cambiante de los años.

Volver sobre lo soñado; transformar lo etéreo es un estar con lo siempre amado. Es recordar el futuro. Las hojas del libro que una vez transitamos deambulan por la memoria de viejos saberes y liberadores aprendizajes. Algo de la maestra o del maestro traza el rostro cambiante de los años. Un solo aprendizaje parece toda una memoria.

La reminiscencia sobre aquellos maestros y maestras de la escuela cotidiana son siempre un futuro expectante, una espiritualidad atenta y un colectivo creador, que diseña el alma cambiante de lo que siempre han sido: amantes del saber.

Los logros toman la palabra. Un tiempo entre el 2020 al 2030 comprometen la gestión pública educativa orientándola hacia la liberación, la paz y la justicia. Venezuela en tanto Estado democrático social y de Derecho y justicia ha garantizado durante más de dos décadas años, consecutivas. una educación.

El alma social de un pueblo y el ser cotidiano de venezolanas y venezolanos, se dignificaron cuando del presupuesto total de la nación del año 2018 se destinó un porcentaje histórico de ineludible opción preferencial por los pobres: más del 72 por ciento del presupuesto total de la República fue destinado a la inversión social.

Ello se expresa en una de 26,1 billones de bolívares. El capital ha cobrado un sentido distinto. El pueblo siente menos soledad y abandono.

Los estudiantes se hacen el alma del maestro o de la maestra. Educar siempre tiene que ser un acto subversivo. Por ello las educadoras y los educadores son los seres más hermosamente peligrosos contra las injusticias y los malos hábitos. Las maestras son el alma misma de la tarde y los maestros son los poetas más pequeños de la tierra. En el corazón de los y las docentes los alumnos son conucos de la sabiduría; tierra fértil para cultivar justicias y perspectivas; cosecha de virtudes, frutos de realizaciones. Un reguero de sueños se teje en las aulas de clases y el timbre parece el corazón de mi maestra. Maestro, guía espiritual de la alegría; pequeña caja de amor. Maestra, maestro, sabios del tiempo; filósofos de las cosas eternas. Hoy 15 de enero de 2019, queremos decirte algo sencillo: Al Maestro con cariño.

Dr. en Letras, Guionista y Poeta

 

 

Compartir
Traducción »