Inicio > Cultura > Las revelaciones de la Dra. Astrid Stuckelberger, por Dr. Joseph Mercola

Las revelaciones de la Dra. Astrid Stuckelberger, por Dr. Joseph Mercola

Compartir

 

Esta nota ayudará a poner distintas piezas de la situación global actual en la perspectiva adecuada. Esa es la fase en la que nos encontramos ahora. Tenemos los hechos, sólo tenemos que entender lo que significan e interpretarlos correctamente.

Este es un artículo realmente importante. Me ha servido para entender qué demonios está pasando. Los hechos son obvios: toda la respuesta a la pandemia mundial fue facilitada por la Organización Mundial de la Salud. Sus recomendaciones fueron seguidas al pie de la letra por prácticamente todos los gobiernos de la Tierra.

Nadie discutirá este hecho. El siguiente dato es: ¿Quién controla la OMS? Algunos lo discutirán, pero las pruebas son bastante claras y sólidas. Es Bill Gates, que se convirtió en el mayor financiador de la OMS cuando el entonces presidente Trump eliminó el apoyo de Estados Unidos el año pasado.

¿Qué tiene Gates para beneficiarse del control de la OMS? Qué tal si decimos que la Alianza Global de Vacunas (GAVI) es la mejor inversión que ha hecho, con muchas decenas de miles de millones de dólares que corren a través de esta organización «sin fines de lucro»? La supresión maníaca y la censura de cualquier alternativa natural y barata para el tratamiento del COVID-19 tiene ahora todo el sentido.

Estas terapias naturales serían una seria competencia para las vacunas. Si todo el mundo supiera que estos remedios están fácilmente disponibles, son muy eficaces y prácticamente gratuitos, ¿quién arriesgaría su vida por una vacuna? Prácticamente nadie. Todo esto tiene mucho sentido.

Con este marco, disfrute de la información que nuestro equipo ha recopilado y que amplía este concepto general. Cada día vamos encajando las piezas del rompecabezas, y cuantas más piezas encajemos, antes se verá el panorama general.

La OMS habla sobre su propio interior

En julio de 2020, cuatro abogados alemanes fundaron la Comisión de Investigación Extraparlamentaria Alemana del virus Corona (Außerparlamentarischer Corona Untersuchungsausschuss. [1, 2, 3] En este video, los miembros fundadores, dirigidos por el Dr. Reiner Fuellmich, [4] entrevistan a la doctora Astrid Stuckelberger, una persona con información privilegiada sobre la OMS, acerca de lo que descubrió sobre Bill Gates y GAVI, la Alianza para las Vacunas.

Stuckelberger ha sido subdirectora del programa nacional suizo de envejecimiento desde la década de 1990, y es la presidenta de la Red Internacional de Ginebra sobre el Envejecimiento, financiada por la OMS.

Según su CV [5], «es una experta reconocida internacionalmente en cuestiones relacionadas con la evaluación de la investigación científica para los responsables políticos, en particular en la evaluación de la salud y la innovación, la formación para la gestión de pandemias y emergencias, y la optimización de la salud y el bienestar individual y de la población«.

También es una autora publicada, con una docena de libros en su haber, así como más de 180 artículos científicos, documentos políticos e informes gubernamentales e internacionales. Stuckelberger señala que gran parte de la investigación realizada ha estado y sigue estando muy politizada y se realiza principalmente para apoyar y justificar decisiones políticas.

Durante los últimos 20 años, desde el 2000, ha estado involucrada con la salud pública en la OMS, y formó parte de su comité de ética de investigación durante cuatro años. En 2009, se involucró en el reglamento sanitario internacional de la OMS.

Stuckelberger señala que el objetivo del reglamento sanitario internacional de la OMS es preparar a los Estados miembros para que estén prontos para una pandemia, para que puedan no sólo prevenir los brotes sino también responder rápidamente cuando se produzca un brote. Sin embargo, la OMS ha estado impidiendo y socavando activamente esta preparación para la pandemia.

El centro de la corrupción

Según Stuckelberger, Suiza está en el centro de la corrupción, en gran parte gracias a que es la sede de GAVI, la Alianza Global para las Vacunas, fundada por Bill Gates. En 2009, la Alianza GAVI fue reconocida como institución internacional y se le concedió una inmunidad total. [6]

Como explica el doctor Justus Hoffmann, uno de los miembros de la Comisión de Investigación Extraparlamentaria de Corona, GAVI goza de «inmunidad diplomática especial«, lo que resulta extraño, teniendo en cuenta que la organización no tiene ningún poder político que justifique tal inmunidad diplomática. Más extraño aún es que las cláusulas de inmunidad de GAVI van más allá incluso de la de los diplomáticos. La inmunidad de GAVI cubre todos los aspectos de la participación, incluidos los negocios criminales.

«Pueden hacer lo que quieran«, dice Stuckelberger, sin repercusiones. La policía, por ejemplo, tiene prohibido llevar a cabo una investigación y recoger pruebas si GAVI estuviera implicada en una investigación criminal. «Es chocante«, dice. GAVI también está completamente exenta de impuestos, lo que Stuckelberger señala que es «muy extraño«.

Esencialmente, GAVI es una organización no gubernamental (ONG) a la que se le permite operar sin pagar ningún impuesto, al tiempo que tiene total inmunidad ante cualquier cosa que haga mal, voluntariamente o no. Esto no tiene precedentes y plantea toda una serie de preguntas. Resulta especialmente inquietante a la luz de las pruebas que Stuckelberger afirma haber encontrado y que demuestran que GAVI «dirige, como entidad corporativa, a la OMS«.

Además, los documentos citados por Stuckelberger muestran que la OMS ha asumido lo que equivale a un poder dictatorial sobre todo el mundo. El director general tiene el poder exclusivo de tomar decisiones -incluyendo las decisiones sobre qué pruebas o medicamentos pandémicos utilizar- que todos los estados miembros deben obedecer.

El Estado-nación de Gates

Es más, Stuckelberger descubrió que, en 2017, Gates solicitó de hecho formar parte del consejo ejecutivo de la OMS -como un estado miembro-, aparentemente sobre la base de que Gates le da mucho dinero a la OMS. De hecho, su financiación supera la de muchos estados miembros individuales.

Como dice Stuckelberger, esto es realmente increíble: la idea de que un solo hombre tenga el mismo poder e influencia sobre la OMS que toda una nación. Es una toma de poder descarada, como mínimo. Aunque no hay pruebas de que a Gates se le haya concedido oficialmente el estatus de Estado miembro, uno se pregunta si no lo tiene extraoficialmente.

Algo que hace sospechar a Stuckelberger es el hecho de que Swissmedic, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Suiza, haya firmado un acuerdo contractual a tres bandas con Gates y la OMS. «Esto es anormal«, dice.

Esencialmente, en resumen, parece que cuando no consiguió que le votaran como un estado nacional único, Gates creó contratos a tres bandas con los estados miembros y la OMS, colocándose esencialmente a la par de la OMS. Como se mencionó anteriormente, lo que diga el director general de la OMS, se hace. De hecho, han convertido la seguridad sanitaria mundial en una dictadura.

La pregunta que corresponde sería: ¿es Gates el verdadero poder detrás del escenario? ¿Le dice al director general lo que tiene que hacer? Cuando se echa un vistazo a lo ocurrido el año pasado, parece que Gates ha sido a menudo el primero en anunciar lo que el mundo debe hacer para hacer frente a la pandemia, y luego la OMS sale con un mensaje idéntico, que luego es repetido por los líderes mundiales, más o menos al pie de la letra.

Como señala Fuellmich, cada vez está más claro que muchas asociaciones público-privadas han sido secuestradas por la parte privada, y son inmunes a la responsabilidad. «Esto tiene que acabar«, dice.

También es necesaria una revisión completa de las Naciones Unidas, que estableció la OMS, ya que la ONU no ha hecho nada para prevenir o frenar la actividad antidemocrática e ilegal. Como señaló Fuellmich, probablemente tengamos que reconsiderar si incluso las necesitamos.

El cambio en la definición de pandemia permitió la dictadura sanitaria

En la entrevista, también destacan el papel de la OMS en el establecimiento de una dictadura sanitaria mundial al cambiar la definición de «pandemia». La definición original de la OMS, anterior a 2009, de pandemia era: [7, 8]

«… cuando aparece un nuevo virus de la gripe contra el que la población humana no tiene inmunidad, lo que da lugar a varias epidemias simultáneas en todo el mundo con un enorme número de muertes y enfermedades«.

La parte clave de esa definición es «un enorme número de muertes y enfermedades«. Esta definición se modificó en el mes previo a la pandemia de gripe porcina de 2009.

El cambio fue sencillo pero sustancial: Simplemente se eliminaron los criterios de gravedad y alta mortalidad, dejando la definición de pandemia como «una epidemia mundial de una enfermedad«. [9] Este cambio en la definición es la razón por la que el COVID-19 fue y sigue siendo promovido como una pandemia a pesar de que, en ningún momento, ha causado un exceso de mortalidad. [10, 11, 12]

Ahora tenemos muchos datos que demuestran que la letalidad del COVID-19 está a la par con la gripe estacional. [13, 14, 15, 16, 17] Puede ser diferente en términos de síntomas y complicaciones, pero la letalidad real es casi la misma. Sin embargo, se nos dice que el precio que debemos pagar para mantenernos a nosotros mismos y a los demás a salvo de este virus es la renuncia a nuestros derechos y libertades civiles.

En resumen, al eliminar los criterios de enfermedad grave que causa una alta morbilidad, dejando la infección geográficamente extendida como único criterio para una pandemia, la OMS y los líderes tecnócratas del mundo fueron capaces de embaucar a la población mundial para que renunciara a nuestras vidas y medios de vida.

La OMS reescribe la ciencia al cambiar la definición de inmunidad colectiva

La OMS también ha modificado radicalmente la definición de «inmunidad colectiva». La inmunidad de rebaño se produce cuando un número suficiente de personas adquiere inmunidad frente a una enfermedad infecciosa de manera que ésta ya no puede propagarse ampliamente en la comunidad. Cuando el número de personas susceptibles es lo suficientemente bajo como para impedir el crecimiento de la epidemia, se dice que se ha alcanzado la inmunidad de rebaño.

Antes de la introducción de las vacunas, toda la inmunidad de rebaño se conseguía mediante la exposición a una enfermedad infecciosa y la recuperación de la misma. Con el tiempo, a medida que la vacunación se generalizó, el concepto de inmunidad de grupo evolucionó para incluir no sólo la inmunidad adquirida naturalmente que proviene de una enfermedad previa, sino también la inmunidad temporal adquirida por la vacuna que puede ocurrir después de la vacunación.

Sin embargo, en octubre de 2020, la OMS puso patas arriba la ciencia tal y como la conocemos, revisando este concepto bien establecido en un movimiento orwelliano que elimina totalmente la infección natural de la ecuación.

En junio de 2020, la definición de inmunidad de grupo de la OMS, publicada en una de sus páginas de preguntas y respuestas de COVID-19, estaba en línea con el concepto ampliamente aceptado que ha sido el estándar para las enfermedades infecciosas durante décadas. Esto es lo que decía originalmente: [18]

«La inmunidad de rebaño es la protección indirecta frente a una enfermedad infecciosa que se produce cuando una población es inmune, ya sea a través de la vacunación o de la inmunidad desarrollada a través de una infección previa«.

La definición actualizada de inmunidad de rebaño, que apareció en octubre de 2020, decía lo siguiente: [19]

«La ‘Inmunidad de rebaño’, también conocida como ‘inmunidad de la población’, es un concepto utilizado para la vacunación, en el que una población puede estar protegida de un determinado virus si se alcanza un umbral de vacunación. La inmunidad de rebaño se consigue protegiendo a las personas de un virus, no exponiéndolas a él.

Las vacunas entrenan a nuestro sistema inmunitario para que cree proteínas que combatan la enfermedad, conocidas como «anticuerpos», al igual que ocurriría cuando nos exponemos a una enfermedad, pero -de manera crucial- las vacunas funcionan sin hacernos enfermar.

Las personas vacunadas están protegidas de contraer la enfermedad en cuestión y de transmitirla, rompiendo cualquier cadena de transmisión. Con la inmunidad de grupo, la gran mayoría de la población está vacunada, lo que reduce la cantidad total de virus que puede propagarse en toda la población«.

Tras la reacción pública -y sin duda vergonzosa-, la OMS volvió a revisar su definición el 31 de diciembre de 2020, para incluir de nuevo la mención de la infección natural, sin dejar de hacer hincapié en la inmunidad adquirida por la vacuna. Ahora dice: [20]

«La ‘inmunidad de rebaño’, también conocida como ‘inmunidad de la población’, es la protección indirecta contra una enfermedad infecciosa que se produce cuando una población es inmune, ya sea a través de la vacunación o de la inmunidad desarrollada a través de una infección previa.

La OMS apoya la consecución de la «inmunidad de rebaño» a través de la vacunación, no permitiendo que una enfermedad se propague a través de cualquier segmento de la población, ya que esto daría lugar a casos y muertes innecesarias.

La inmunidad de rebaño contra COVID-19 debe lograrse protegiendo a las personas mediante la vacunación, no exponiéndolas al patógeno que causa la enfermedad«.

La recomendación de la OMS sobre la prueba PCR es «intencionadamente criminal»

Stuckelberger también escandaliza a la Comisión de Investigación Extraparlamentaria de Corona al señalar que en dos ocasiones -el 7 de diciembre de 2020, [21, 22] y el 13 de enero de 2021 [23]- la OMS emitió alertas médicas para las pruebas de PCR, advirtiendo que el uso de umbrales de ciclo (Ct) elevados producirá altas tasas de falsos positivos, que el valor del Ct debe ser comunicado al proveedor de atención médica y que los resultados de las pruebas deben considerarse en combinación con las observaciones clínicas, el historial de salud y otra información epidemiológica.

Sin embargo, desde el comienzo de la pandemia, ha impulsado las pruebas de PCR como la mejor forma de detectar y diagnosticar la infección. Esto, dice, lo convierte en un delito intencionado. La alerta de productos médicos del 13 de enero de 2021 [24, 25] fue, por cierto, publicada en línea el 20 de enero de 2021, apenas unas horas después de la toma de posesión de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos.

En esta alerta, la OMS subraya que el «Ct necesario para detectar el virus es inversamente proporcional a la carga viral del paciente«, y que «cuando los resultados de las pruebas no se correspondan con la presentación clínica, se debe tomar una nueva muestra y volver a analizarla«.

También recuerda a los usuarios que «la prevalencia de la enfermedad altera el valor predictivo de los resultados de las pruebas«, de modo que «a medida que disminuye la prevalencia de la enfermedad, aumenta el riesgo de falsos positivos«. La alerta continúa explicando: [26]

«Esto significa que la probabilidad de que una persona que tiene un resultado positivo (se detecta el SRAS-CoV-2) esté realmente infectada por el SRAS-CoV-2 disminuye a medida que la prevalencia disminuye, independientemente de la especificidad declarada.

La mayoría de los ensayos de PCR están indicados como ayuda para el diagnóstico, por lo que los proveedores de atención sanitaria deben considerar cualquier resultado en combinación con el momento de la toma de muestras, el tipo de muestra, las características específicas del ensayo, las observaciones clínicas, el historial del paciente, el estado confirmado de cualquier contacto y la información epidemiológica«.

Tener en cuenta los síntomas del paciente y utilizar un recuento de Ct científicamente defendible debería haber sido una práctica rutinaria desde el principio. Simplemente no encajaba en la narrativa geopolítica. Desde el inicio de la pandemia, la OMS ha recomendado utilizar un Ct de 45, [27, 28, 29] lo que garantiza un enorme número de falsos positivos, y por tanto de «casos». Sólo así han mantenido el alarmismo de la pandemia.

El consenso científico ha sido durante mucho tiempo que cualquier cosa por encima de 35 Ct hace que la prueba de PCR sea inútil, [30, 31, 32] ya que la precisión será de un mísero 3% – el 97% son falsos positivos. [33] Al recomendar finalmente Ct más bajos y criterios más precisos para el diagnóstico, la OMS diseñó un final asegurado de la carga de casos en el momento deseado. Casualmente, al día siguiente, el 21 de enero de 2021, el presidente Biden anunció que restablecería el apoyo financiero de Estados Unidos a la OMS. [34]

Es hora de acabar con la mafia de la salud mundial

La OMS fue creada como una agencia especializada de la ONU, establecida en 1948 para promover la cooperación internacional para mejorar las condiciones de salud pública. Su constitución le otorgó el amplio mandato de promover la consecución del «más alto nivel posible de salud» para todos los pueblos.

Hoy en día es indiscutible que la OMS está más que comprometida. Debido a su financiación -una gran parte de la cual procede del «Estado-nación unipersonal de Gates»- no cumple su mandato original. Peor aún, la OMS sirve a los amos corporativos y, a través de sus poderes dictatoriales, está esencialmente destruyendo, no mejorando, la salud del mundo.

En junio de 2010, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) emitió un informe [35] sobre la gestión de la OMS de la pandemia de la nueva gripe A (H1N1) de 2009, que incluía la recomendación de utilizar una vacuna acelerada que acabó causando discapacidad y muerte en todo el mundo.

PACE llegó a la conclusión de que «la gestión de la pandemia por parte de la OMS, las agencias sanitarias de la UE y los gobiernos nacionales condujo a un despilfarro de grandes sumas de dinero público, y a sustos y temores injustificados sobre los riesgos sanitarios a los que se enfrentaba la población europea«. [36]

En concreto, PACE encontró «pruebas abrumadoras de que la OMS había sobrevalorado enormemente la gravedad de la pandemia» y de que la industria farmacéutica había influido en la toma de decisiones de la organización, una afirmación de la que también se hicieron eco otros investigadores. [37, 38, 39, 40, 41]

La Asamblea formuló una serie de recomendaciones, como una mayor transparencia, una mejor gobernanza de la salud pública, salvaguardias contra la influencia indebida de los intereses creados, la financiación pública de la investigación independiente y, por último, pero no menos importante, que los medios de comunicación «eviten el sensacionalismo y el alarmismo en el ámbito de la salud pública«. [42]

Ninguna de esas recomendaciones se siguió y, en todo caso, la mala gestión de la salud pública por parte de la OMS, gracias a las asociaciones público-privadas con ONG como GAVI, no ha hecho más que empeorar. Otros informes, dos publicados en 2015 [43, 44] y uno en 2017, [45] también destacaron los fallos de la OMS y su falta de liderazgo adecuado durante el brote de ébola de 2013 a 2015 en África Occidental.

Si bien se reconoce que la OMS es la más adecuada para llevar a cabo las funciones clave necesarias en una pandemia mundial, los expertos de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, y el Instituto de Salud Global de Harvard, han señalado, hace años, que la OMS ha erosionado tanto la confianza que serían necesarias reformas radicales antes de que pueda asumir un papel de autoridad.

Sin embargo, aquí estamos, todavía, y nunca se llevó a cabo ninguna reforma. En lugar de ello, la corrupción se agudizó y se hizo metástasis, y la OMS se convirtió en un centro de poder para el estado profundo tecnocrático que busca asumir el poder y el control sobre todas las naciones.

Como señaló Fuellmich, probablemente tengamos que echar un vistazo a la OMS y a la ONU y decidir si merece la pena salvarlas. Como mínimo, la influencia desproporcionada de los intereses privados, disfrazados de ONG como GAVI, debe ser investigada y eliminada.

Referencias

1 Acu2020.org Außerparlamentarischer Corona Untersuchungsausschuss
2 Acu2020.org Corona Extra-Parliamentary Inquiry Committee, English
3 Algora October 4, 2020
4 Fuellmich.com, Dr. Reiner Fuellmich Bio (German)
5 AstridStuckelberger.com Bio
6 GAVI.org June 23, 2009
7 The BMJ 2010;340:c2912
8 Wayback Machine, WHO Pandemic Preparedness May 1, 2009 (PDF)
9 Wayback Machine, WHO Pandemic Preparedness September 2, 2009 (PDF)
10 Bitchute, SARS-CoV-2 and the rise of medical technocracy, Lee Merritt, MD, aprox 8 minutes in (Lie No. 1: Death Risk)
11 Technical Report June 2020 DOI: 10.13140/RG.2.24350.77125
12 Johns Hopkins Newsletter November 26, 2020 (Archived)
13 The Mercury News May 20, 2020 (Archived)
14 Annals of Internal Medicine September 2, 2020 DOI: 10.7326/M20-5352
15 Breitbart May 7, 2020
16 Scott Atlas US Senate Testimony May 6, 2020 (PDF)
17 John Ioannidis US Senate Testimony May 6, 2020 (PDF)
18 WHO, Coronavirus disease (COVID-19): Serology June 9, 2020, What Is Herd Immunity section
19 WHO, Coronavirus disease (COVID-19): Herd immunity, lockdowns and COVID-19, October 2020 (Archived)
20 WHO, Coronavirus disease (COVID-19): Herd immunity, lockdowns and COVID-19, December 31, 2020
21 WHO Information Notice December 7, 2020 (Archived)
22 Off-Guardian December 18, 2020
23, 24, 26 WHO Information Notice January 20, 2021
25 The Defender January 21, 2021
27 WHO.int Diagnostic detection of Wuhan Coronavirus 2019 by real-time RT-PCR, January 13, 2020 (PDF)
28 WHO.int Diagnostic detection of 2019-nCOV by real-time RT-PCR, January 17, 2020 (PDF)
29 Eurosurveillance 2020 Jan 23; 25(3): 2000045
30 The Vaccine Reaction September 29, 2020
31 Jon Rappoport’s Blog November 6, 2020
32 YouTube TWiV 641 July 16, 2020
33 Clinical Infectious Diseases September 28, 2020; ciaa1491
34 AP January 21, 2021
35, 36, 42 Assembly.coe.int June 24, 2010
37 Engineering Evil February 10, 2014
38 Wikileaks December 9, 2009
39 Wikileaks December 10, 2009
40 Prevent Disease December 10, 2009
41 Forbes December 23, 2019
43 WHO.int Report of the Ebola Interim Assessment Panel July 2015
44 The Lancet November 22, 2015; 386(10009): 2204-2221
45 Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. 2017 May 26; 372(1721): 20160307

Publicado originalmente en https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2021/03/19/gavi-bill-gates-world-health-organization.aspx

 

Compartir
Traducción »