Luisa Pernalete: Qué hacer con los hijos en vacaciones

Compartir

 

Más de uno dirá que ya agosto se está acabando, pero les recuerdo que queda todo septiembre… Hay que seguir pensando. Les doy algunas ideas. Espero les sirvan.

No puede usted permitir que se pasen el día durmiendo o pegados de la tableta, juntando un video juego con el otro, eso en caso de que tenga tableta y conexión a internet.

Comencemos por reconocer los sentimientos que tenemos, nosotros, los adultos; ¿estamos cansados? ¿angustiados? Conversemos con alguien sobre cómo nos sentimos, eso nos ayudará a estar mejor lo que queda de vacaciones con los hijos en casa, sin tareas escolares pendientes. Les añado, para los más angustiados, que hay organizaciones que ofrecen consultas por teléfono, como por ejemplo la Federación de Psicólogos de Venezuela.

Recuperemos aprendizajes de este largo año de educación a distancia, de paso, me encantaría que los compartiera, ¿qué aprendió sobre sus hijos? ¿Los conoce mejor ahora? ¿Cuál es más fácil de acompañar, cuál más difícil? ¿Qué le dio resultado y que no? Pregúnteles que fue lo mejor de ese año de educación a distancia y que fue lo que menos le gustó… Cuando ya se vaya acercando el final, pregúnteles que esperan del nuevo año escolar…

Si tiene hijos que han salido del preescolar o del primer grado, ponga carteles en los diferentes objetos de la casa: mesa, silla, puerta, cocina, nevera… para que los chamos repasen los fonemas, los sonidos pues. Hay que contrarrestar el desaprendizaje.

Las vacaciones tienen otra rutina, diferente a las del año escolar, pero también debe haber alguna rutina, si es consensuada, mejor… hay que repartir algunas tareas domésticas, es posible que lo vean como diversión: “¿Quién quiere jugar a Master Chef y ser mi ayudante de cocina? “, por ejemplo. Y no se olvide de felicitar públicamente por hacer los oficios bien. Un mensaje en la nevera, “Mi aplauso para fulano por lo bien que quedó el patio, o, 20 puntos para fulana por lo ordenado que quedó la habitación” Recuerde que el estímulo positivo es muy más útil que el negativo.

Ubique Ud. momentos para conversar: recordar anécdotas de cuando eran pequeños, si son graciosas mejor, las tremenduras cuando se ven de lejos suelen dar risa y seguro que tienen muchas. Complete con jugar un rato “Cuéntame ese chiste”, la risa es contagiosa y reduce el estrés. Añada algún ejercicio de risoterapia como ese de buscar una pareja, ponerse uno en frente del otro y sonreír de manera forzada… todos terminarán riéndose, aunque n se hagan cosquillas. Recuerde que se trata de reír, no de burlarse de nadie.

Los juegos de mesa pueden ayudar. Monopolio, ayuda a reforzar las matemáticas, por ejemplo. Hay uno que conocí hace poco, que se llama Sabelotodo, son ´preguntas y respuestas, como los concursos que se ven por televisión, con contenidos de historia, geografía, arte…  ayudará a repasar contenidos sin que se den cuenta. He visto a niños y adolescentes jugar largo rato y se divierten mucho. Un poco de barajas puede resultar entretenido. Ya se sabe que no se deben hacer fiestas en la casa, pero tal vez alguna vecina, o algún primo un fin de semana, puede animar a los muchachos. Algún espacio bien ventilado seguro que encontrará usted.

Meta en su horario un poco de baile. No se espera que llegue a “gimnasia rítmica” pero un poco de baile no les caerá mal ni a chicos ni a grandes. Y si a usted le toca hacer de payaso, será muy divertido para ello: su mamá y su papá bailando rap pero con ritmo de bolero…

Cecodap ofreció un campamento on line, pero ya terminó las dos tandas. Lo si mantiene es su consulta on line, por teléfono y presencial si fuera necesario, está disponible los 365 días del año.

Los cuentos son de una gran ayuda: puede poner a los mayores a leer a los más pequeños; puede pedir que les cambien el final, o preguntar qué hubieran hecho si los protagonistas fueran ellos. También puede ponerlos a hacer teatro sobre lo leído… Unión Radio ofrece su espacio de cuentos en algunas de sus emisoras, como en las del Circuito Ondas, unos cuentos casi novelados, que son una maravilla. Los mismos fueron seleccionados por la gente experta del Banco del Libro, con voces excelentes y efectos especiales fuera de serie. Horarios variados, les coloco algunos.  De lunes a viernes a las 12.40. Los fines de semana, sábado a las 8:55 am, a la 1.55 m, a las 7.55 pm. Domingo 1.55 pm y 6.55 pm.

Fe y Alegría, mantendrá en sus emisoras en vacaciones sus programas La Escuela en la Radio, para niños de educación inicial y primaria, a las 9.00 am y Radio Tuber, una revista hecha por adolescentes y jóvenes para adolescentes y jóvenes en horario de 3 de la tarde, mezcla contenidos del bachillerato con temas propios de la edad.

Es muy probable que tengan familiares fuera del país. Preparen algunos videos y los envían, que ensayen, que los mejoren… a los familiares les encantarán, y los “artistas” se sentirán orgullosos.

Para los más grandes, con todo esto que está pasando en Afganistán, hablen de esos temas con ellos. Conversen sobre Malala, la premio nobel de la paz más joven de la historia, que fue atacada por un talibán porque ella estudiaba y defendía el derecho de las niñas a estudiar. No fue en Afganistán sino en su país, Paquistán.

No digo que todos los días haga todo esto, dependerá de su tiempo, de las edades de los hijos… Pero ponga a su cerebro creativo a funcionar. Respire profundo e invente. ¡Suerte!

Hagamos las paces. A favor de las mujeres y niñas

Sumario. La situación de Afganistán, ha puesto sobre la mesa de manera urgente el tema de la opresión de la mujer y las niñas en pleno siglo XXI. En Venezuela no tenemos a los talibanes, pero también hay desigualdad, femicidios. Hay que prevenir estas situaciones desde las edades tempranas. También hay que decir que hay organizaciones que trabajan por enfrentar y prevenir la violencia contra la mujer, Sobre esos temas escribo

En Venezuela hubo entre enero y junio del 2021, 125 femicidios, según el Observatorio Digital de Femicidios del Centro de Justicia y Paz (CEPAZ).  En julio, según la misma fuente, hubo 26 femicidios y 7 frustrados. No tenemos talibanes gobernando en el país, pero si tenemos mucha violencia contra la mujer en Venezuela.  Aparte del resto de violencia de todo tipo contra la mujer y contra niñas y adolescentes.

Estas cifras no pueden pasar desapercibidas ni para las autoridades ni para la sociedad en general, puesto que el comportamiento violento no es natural, es aprendido. Se aprende por imitación, cuando se es pequeño. Se aprende por modelaje, se repite al ser cultural y hacer aparecer como algo “normal”.

Digamos algo más sobre estos datos que aporta CEPAZ, en relación a los casos de julio: el 11,5% de esas víctimas eran menores de 12 años, 11,5% entre 16 y 18 años… Sobre los agresores: 34% no tenían que ver con las víctimas, pero el 15,4% tenían que ver con sus parejas o exparejas y el 11,5% había relación familiar entre víctima y agresor. Entonces, las relaciones familiares deben ser examinadas y ver cómo se puede prevenir ese comportamiento violento, que, si bien no siempre llega a la muerte, deja muchas huellas.

Sobre cómo la justicia venezolana enfrenta la violencia contra la mujer, la organización Acceso a la Justicia, después de analizar unas cuantas decisiones judiciales en materia de violencia de género, en su informe Mitos y realidades de la violación contra la mujer en Venezuela, dice, entre otras cosas, que no se habla de “reparación” en ningún caso y consideran que las sanciones no son suficientes.

En nuestro país existe la Ley Orgánica sobre el Derecho de la mujer a una vida libre de violencia (2008 y reformada en el 2014)  poco conocida y menos aplicada  y eso, aparte del  amedrentamiento que suele acompañar a las situaciones de violencia, sobre todo la sexual, influye en que se denuncie poco.

Pero hablemos también de las niñas y cómo ayudar a prevenir que sean violentadas. Desde pequeños, en la familia y en la escuela, hay que evitar esas afirmaciones como “los niños no lloran”, que la mujer es el sexo débil, o que a las mujeres le gustan que las celen, o ser desiguales en la asignación de tareas domésticas. Todo eso influye.

Tengo en mis manos dos libros que recomiendo para que los compartan con sus hijas, y con sus alumnas, y no está mal que lo hagan con los hijos y alumnos.

Uno es Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes. 100 historias de mujeres extraordinarias. Editado por Planeta en el 2017.  Son 100 reseñas cortas de mujeres de todo el mundo que se han destacado en diversos campos: política, derechos humanos, investigación científica, deporte, arte…  ¡Es una joya! El que las niñas tengan referentes positivos es muy importante, que no crean que, por ser mujer, son inferiores, a pesar de la desigualdad histórica y de la poca difusión que se le da a la participación femenina.

El otro, Soy Malala, (Alianza Editorial, 2013) escrito por esa chica premio nobel de la paz del 2014, la más joven en haber recibido ese premio, tenía 17 años cuando se lo dieron. Ella nació en Paquistán –  país que limita con Afganistán –  hija de un maestro que fundó varias escuelas en donde vivía.  A los 11 años tenía un blog, que publicaba con un nombre ficticio porque era peligroso en su país que una niña escribiera. Siempre defendió el derecho de las niñas a educarse en medio de una cultura que no lo veía como derecho. Resumo: desde adolescente se destacó por defender ese derecho, y cuando su región fue dominada por talibanes, esos que hoy están al frente del gobierno de Afganistán, un día, al regresar del colegio, un talibán le disparó en el bus escolar. Afortunadamente la pudieron sacar del país, le llevaron a Inglaterra, le salvaron la vida y, apoyada por su familia, siguió defendiendo el derecho de las niñas a estudiar. Es una historia extraordinaria, contemporánea, que puede ayudar a la familia a hablar de la situación de las mujeres y niñas en Afganistán.

No quiero terminar estas líneas sin recordar que en Venezuela hay diversas organizaciones que defienden los derechos humanos de las niñas, como Cecodap y toda las que conforman la Redhnna (Red Nacional de defensa de los derechos de NNA), y también están las que defienden los derechos de la mujer, como CEPAZ, Mulier o la Asociación Civil Mujeres en Línea. Eso hay que difundirlo porque puede ayudar a muchas mujeres. Ser puente también nos toca.

@luisaconpaz

 

Traducción »
     
Sobre María Corina Machado
     
 
Nuestra Señora del Monte Carmelo
   

Recuerdos de las festividades de Nuestra Señora del Monte Carmelo