Beatriz De Rittigstein: La tragedia del Líbano

Compartir
 

 

Hace una semana, 3 cohetes fueron lanzados desde el Líbano contra el norte de Israel; 2 proyectiles impactaron en áreas abiertas y el tercero no traspasó la frontera. Se informó que los atacantes pertenecen a una de las facciones militantes palestinas, lo que resulta extraño, pues Hezbolá, brazo armado de Irán en el Líbano, tiene control de lo que ocurre en el país. Un par de días después, terroristas de Hezbolá, que asumió la autoría del ataque, dispararon unos 19 cohetes, de los cuales, 10 fueron interceptados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro, 6 cayeron en zonas descampadas y los 3 restantes en territorio libanés. En esta última ocasión se comprobó lo que siempre se señaló: Hezbolá dispara desde áreas civiles, arriesgando a la población; así, Hezbolá fue acusada por los pobladores de la aldea Chouya y lo pudimos ver a través de videos en las redes que mostraron a los drusos libaneses, muy enojados, rodeando a los terroristas que conducían una camioneta con lanzacohetes.

Se considera que Hezbolá está probando al nuevo gobierno de Naftali Bennett y, ahora, apoyados con mayor fuerza por Ebrahim Raisi, el presidente radical de Irán. A pesar de la tremenda crisis económica, política, social y humanitaria que vive el Líbano, Hezbolá, causante fundamental de tal situación, prosigue con los planes iraníes, que aumentan la conmoción en el ya inestable país, otrora conocido como “la Suiza del Medio Oriente”. Con malicia vemos que esta andanada de cohetes que Hezbolá lanzó contra Israel, se produce al cumplirse el primer año de la gigantesca explosión en el puerto de Beirut, la cual agudizó aún más la crisis generalizada libanesa y pese a las prometidas investigaciones, éstas no han avanzado; no obstante, es extendida la percepción sobre la responsabilidad de Hezbolá en el casi colapso de su país.

 

Recordamos la histórica relación del Líbano con Francia, de la cual obtuvo su independencia; por ello, ante la tragedia del año pasado en el puerto de Beirut, estuvo presente el presidente francés Emmanuel Macron, solidarizándose con las víctimas; ahora, cuando la institucionalidad libanesa no funciona, resulta trascendental que Francia asuma un rol más activo en busca de una solución que contrarreste al terrorismo que secuestra al Líbano.

bea.rwz@gmail.com

 

Compartir
Traducción »