Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Arturo Molina: El desafío

Arturo Molina: El desafío

Compartir

 

La constancia y disciplina son acciones que determinan con satisfacción el logro de lo planteado. La voluntad inquebrantable de no rendirse ante las vicisitudes surgidas contrarresta la negación al evento. Así un padre de familia sale al trabajo con la convicción de alcanzar el éxito en su desempeño. Desaparece la tranca y surge la respuesta proactiva. Es la actitud la que le permite derrotar la desesperanza y frustración que ello genera.

La lucha por el poder en suelo venezolano se plantea nuevamente en un ambiente polémico. Algunas corrientes políticas del llamado G4, activan con arrogancia, a través de conductas desleales, direccionadas a dañar a quienes se negaron a continuar con los errores patentados en lo absurdo, al mantener su entreguismo al oficialismo durante más de 22 años. Autogol que sostiene a los revolucionarios del siglo XXI al frente del Ejecutivo Nacional, y vuelven a hacerse con control de la Asamblea Nacional. Esa “pequeña” diferencia, le ha permitido además al oficialismo hacerse de los demás poderes, entre ellos el electoral.

Los resultados devenidos de los llamados a la abstención han demostrado que esa estrategia es equivocada, pero aún así, una minoría insiste en ello. Son vanidosos, y copian el estilo autoritario del oficialismo. Las desavenencias comienzan a aparecer, y la separación hace su entrada al escenario. Ahora, unos son dueños de tarjetas electorales, aprobadas por el Consejo Nacional Electoral de la “usurpación”, y en modo agazapado, sueñan con ser gobernadores o alcaldes. Se muestran dolidos, pero ansiosos, no arrepentidos. Sin tapujos dejan ver que van al ruedo electoral, y no aceptan primarias, para favorecer al régimen. Pensar que hace siete meses atrás gritaban alacranes a otros. Convocan ruedas de prensa ofreciendo apoyos a diversos aspirantes. Eso no es malo, la incoherencia es la que asombra.

La costumbre de subestimar al contrario va dejando solos en el camino a los dirigentes abstencionistas. Hacen lecturas sustentadas en sus caprichos y apetencias personales. No precisan en reconocer que sus desviaciones están siendo abiertamente rechazadas por los ciudadanos. Les invade el morbo de la envidia, y apuntan al quiebre de todos. Los electores deben hacer esfuerzo para contrarrestar los laboratorios de guerra sucia que surgen para distraer y sembrar desesperanza.

La hora del reconocimiento y reivindicación del sistema de libertades está a la vuelta de la esquina. La participación electoral como alternativa cívica y pacífica para alcanzar los cambios deseados, comienzan a reflejarse en la actitud de los electores. Rescatar la confianza y credibilidad en la política como herramienta para canalizar las diferencias, y convertirla en generador de esperanza y oportunidades para el crecimiento y desarrollo de los pueblos, es el desafío para los demócratas que luchan en contra de la hegemonía del autoritarismo.

jarturomolina@gmail.com – @jarturomolina1 – www.jarturomolina.blogspot.com

 

Compartir
Traducción »