Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Teódulo López Meléndez: Lo social que se asoma

Teódulo López Meléndez: Lo social que se asoma

Compartir

 

La organización social es un sistema compuesto de un complejo de relaciones entre los hombres y entre los hombres y las cosas. Estamos en un mundo de tensiones irresueltas y de disfunciones organizacionales. Deberemos tratar el conocimiento porque él genera poder, sea simbólico o utilitario. Es lo que denominamos cultura, una que genera normas, construye una memoria colectiva, edifica una organización grupal dinámica.

Hay una economía global, una cultura de la virtualidad real que ha integrado las culturas en un hipertexto electrónico, espacio y tiempo se han modificado dado que el espacio de los flujos sustituye a los lugares y el tiempo atemporal se aposenta en sustitución de los viejos marcadores. Las formas de la sociedad industrial terminada, entre las cuales las maneras políticas, las representaciones sociales y los sistemas simbólicos, dan muestras de inoperancia.

Se globaliza la ansiedad, aupada por los medios informacionales que la tecnología ha puesto a disposición.

Los nuevos movimientos sociales que se asomarán marcarán un proceso de transición muy diferente de los que podríamos llamar clásicos. En ellos encontraremos esfuerzos de creatividad y de construcción de fundamentos y una obvia y justificable indefinición. Aun así hay valores emergentes. Pueden surgir frente a problemas puntuales, como la crisis económica, algunos pueden albergar sentimientos posmaterialistas, otros no estarán divorciados totalmente de los mecanismos tradicionales de intermediación, aunque sea evidente que estos son incapaces de atender a sus viejas clientelas. Algo es evidente: no alteran, en su generalidad, el orden político pero sí introducen exigencias de valores.

Producen conocimiento social que trata de extender la autonomía humana contra tomadores de decisiones enclaustrados en parámetros tradicionales. Son actores sociales complejos, aún en los casos en el cual aparentemente hay sólo un deseo de liberación de algún régimen y de incorporación a un nuevo tiempo difuso. En cualquier caso, son una revuelta contra valores dominantes.

Son rasgos que quizás nos suministren elementos para otear lo que se asoma y donde comenzar a vislumbrar la organización social sustitutiva. Los que persistan en el ayer serán hilachas.

@tlopezmelendez

 

Compartir
Traducción »