Inicio > El pizarrón de Fran noticias > Los venezolanos no tienen capacidad financiera para consumir carne y leche

Los venezolanos no tienen capacidad financiera para consumir carne y leche

Compartir

 

El presidente del Instituto Venezolano de la Leche y la Carne (Invelecar), Carlos Odoardo Albornoz, afirmó que el sector productor no mantiene precios a niveles de otros países por el bajo consumo de leche y carne que tiene el venezolano.

“El tema de bajo consumo es lo que golpea. El bajísimo consumo que tiene el venezolano no permite que el precio de la leche se sostenga a niveles referenciales en cualquier parte de la región, llámese Colombia, Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia o Ecuador. Precios que oscilan, en los valores internacionales, cerca de 0,30 centavos de dólar, muy distintos a los que recibe un productor agropecuario”, dijo en entrevista para Radio Fe y Alegría Noticias.

El presidente de Invelecar detalló que los productores venezolanos solo ganan 0,10 centavos en la moneda extranjera por cada litro de leche que despachen.

“Apenas 0,10 centavos de dólar, la tercera parte de lo que recibe un productor de Costa Rica o de México o de Honduras por su litro de leche”, agregó.

En cuanto a la carne, señaló que el kilo equivale a un dólar, valor lejano a la realidad en comparación a los mercados internacionales.

“Es la mitad de lo que vale en cualquier parte. En Venezuela se consumen solo tres kilos de carne por habitante al año. Si nos comparamos con Uruguay, Argentina que consumen, al menos, 40 kilogramos cada habitante”

Como consecuencia, este bajo costo en el que comercian los productores ha crecido la brecha de contrabando de extracción. La carne es llevada a Colombia porque el animal puede costearse entre los 250 y 300 dólares americanos.

“Hay un contrabando de extracción muy importante hacia Colombia. El precio del ganado en Colombia previamente dobla el de Venezuela. Llevarse ganado hacia Colombia vale la pena”, reveló.

Producir queso es más rentable

Albornoz, quien también fue presidente de Fedenaga,explicó que además del bajo consumo de leche y carne que se tiene en Venezuela, la situación del combustible afecta mayormente a los productores de este lácteo, ya que el líquido puede descomponerse rápidamente y el riesgo lo asumen ellos.

Con la pandemia se cerraron establecimientos, se perdieron mercados y la leche se dejó de producir como antes, pero se incrementó la confección del queso duro, un producto protagonista en los hogares venezolanos, afirmó Albornoz.

“Aunque es muy bajo, es la forma en que se consume la leche en Venezuela. La FAO recomienda unos 120 litros por habitante al año en consumo de leche líquida y los venezolanos estamos consumiendo menos que Cuba, que consume 60 litros por habitante al año. Los venezolanos estamos consumiendo menos de 55 a 58 litros aproximadamente. Desde el 2015 no tenemos cifras oficiales, tenemos que basarnos en las estimaciones que hemos logrado hacer en el Invelecar”, sostuvo.

 

Compartir
Traducción »