Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Jaime Ramírez: Aristóbulo Isturiz para cambiar

Jaime Ramírez: Aristóbulo Isturiz para cambiar

Compartir

 

Nacimos con el espíritu del Cambio,

con la esperanza en la mano,

y las marchas renaciente.

 

La Patria que no olvida

a su pueblo reprimido.

 

Al indio que no han vencido

al negro que fue traído

de tierras muy lejanas

y con su sonrisa sana

deja huellas bien marcadas

 

para luchar por siempre

en los campos de ‘Batallas’

diciendo que ya está bueno

y no se le siga engañando  a él y muchas gentes.

 

Y aplaudiendo a unisos,

coros para ¡Cambiar!

para ¡Cambiar!

para ¡Cambiar!

 

27 de Febrero de 1989 el Caracazo como fue señalado, motivos de la inspiración de él ¡para cambiar¡ !el pueblo salió a la calle a oponerse a las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI) a rompen las cadenas del pacto de punto fijo.

Ese valiente discurso de Aristóbulo Isturiz en el antiguo Congreso de la República de Venezuela después del 4F  fractura esas dos fases de lo viejo a lo nuevo, de la cuarta a la quinta.

“Mantuano” Rafael Caldera, el Ave Fénix se le llegó a decir y Gana la Presidencia del país y el negro Aristóbulo en el discurso representando al pueblo llano, el de a pies, logra como 40 diputados a su organización,  para ese momento cuando apenas tenía uno o dos diputados, cuándo mucho, organizaciones, el Chiripero la de Caldera y Causa R la de Aristóbulo, hoy sin asideros Popular en las masas.

Hecho histórico que muy poco se dice, quizás el temor de esos sucesos pudieran perturbar la paz de los que duermen tranquilos,en el olvido y disfrutan del bloqueo por una parte y por la otra disfrutando de aquellos que engañan al pueblo y se visten de rojo rojito guiñando el ojo cuando se encuentran de frente y gente a su alrededor.

La historia son como los ríos reclaman su lecho y vienen con mayor fuerza a poner piedras sobre piedras en sus cauces, no  hay “dudas”  es como una ley que se da en ciclos.

Paz a sus restos Aristóbulo Isturiz y  vuele muy alto Compatriota, insigne trabajador.

Al negro que fue traído de tierras muy lejanas y  con su sonrisa sana dejas huellas bien marcadas. En  su poema  decía Andrés Eloy Blanco píntame angelitos negros.

 

Compartir
Traducción »