Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Pedro Morales: Fernando

Pedro Morales: Fernando

Compartir

 

“Tú eres mi hermano del alma, realmente el amigo. Que en todo camino y jornada está siempre conmigo. Aunque eres un hombre aún tienes alma de niño. Aquel que me da su amistad su respeto y cariño. Recuerdo que juntos pasamos muy duros momentos. Y tú no cambiaste por fuertes que fueran los vientos. Es tu corazón una casa de puertas abiertas
Tú eres realmente el más cierto en horas inciertas. En ciertos momentos difíciles que hay en la vida. Buscamos a quien nos ayude a encontrar la salida. Y aquella palabra de fuerza y de fe que me has dado. Me da la certeza que siempre estuviste a mi lado. Tú eres el amigo del alma que en toda jornada. Sonrisa y abrazo festivo a cada llegada. Me dices verdades tan grandes con frases abiertas. Tú eres realmente el más cierto en horas inciertas…” (Roberto Carlos: Amigo https://bit.ly/36JkCFY ) (a)

Cada vez que reviso el chat, tengo sobresaltos de lo que pueda conseguir en estos  tiempos de pandemia, y hoy me encuentro con la nefasta noticia de la muerte de nuestro apreciado y querido profesor Fernando González Trejo. No encuentro palabras adecuadas para expresar mi gran tristeza.

Recuerdo que tuve el honor de compartir con Fernando algunos meses como miembro de la junta directiva de APUNET,  y él como vice-presidente de la Asociación desempeñó  un papel importante, siendo la ponderación y el equilibrio de la misma, siempre presto cuando se le requería, a quien Dios le adorno con un sin fin de virtudes. Enumerarlas me quedaría corta, sin embargo, destacaba siempre su don de caballerosidad, inigualable compañero de trabajo, luchador gremialista, conciliador, excelente docente  comprometido con la Universidad y con la comunidad, con mucha sensibilidad humana y social, “un héroe anónimo…, un servidor de primera” sin esperar reconocimientos ni galardones. Persona noble y  valiosa que nos arrebató esta pandemia.

La partida de Fernando, representa otra gran pérdida para la comunidad unetense y para todos los que tuvimos la fortuna de conocerle. Todos lo lloramos. No obstante, los designios de Dios, hay que acatarlos y admitirlos por difícil que nos resulte entenderlos, prevalecen sobre nosotros y sobre las circunstancias aun cuando no logramos atinar a comprender, pues no somos infalibles ante los avatares de la vida, dura y cruel algunas veces.

Solo el tiempo y la oración nos ayudaran a superar y aceptar la pérdida, recobrar la tranquilidad y mitigar el dolor poco a poco y aprender a vivir con él.

Mis más sentidas condolencias a su esposa, hijos, padres y familiares. Pido a Dios y la Virgen les consuelen y les otorguen la fortaleza, y el dolor que sienten en sus corazón se deslíe con el amor  que Fernando les profesó, los gratos recuerdos y las vivencias que aportaron muchas alegrías. Ahora, Él descansa en paz en el Reino de Los cielos y desde ahí velará los bendecirá a todos ustedes, sus seres amados. Abrazos entrañables con todo mi afecto. (Luz Estela Carrero. Docente-APUNET)

Despedir a un amigo, colega, compañero de trabajo académico y gremial, no es asunto fácil…y aun peor cuando se trata de alguien con las virtudes y dones que poseía nuestro amigo Fernando González Trejo. QEPD. Su vocación de servicio demostrada en Funpisunet  donde tuvimos la oportunidad de estar juntos me permitió conocerle un poco más, sus valores de responsabilidad, entrega y compromiso institucional fueron evidentes y apreciados. Elevo al cielo mi oración por su eterno descanso en la seguridad de que nuestro Señor le conceda un especial lugar al lado de sus elegidos. (Freddy Díaz. Docente-APUNET)

¡Te fuiste, maestro! ¡Y  yo, que te había imaginado invencible! Quizá de tanto hablarme de Guerras de Galaxias y Jedi te confundí con uno de ellos. Creí que tenías el poder de curar con la fuerza. Estaba segura que tenías el poder del escudo de fuerza. Pero, aun así te fuiste, “maestro”, y has dejado una gran tristeza en nuestros corazones, porque echaste raíces en ellos, “maestro”.

¡Te fuiste pronto, maestro! Pero, también te quedaste en nosotros. ¡Tenías esa fuerza “maestro”, y yo no lo sabía! ¡Calaste hondo, “maestro”! Veinte años conociéndote y cuatro años trabajando codo a codo por el gremio descubrieron al Jedi. Vi la fuerza, pero también la paciencia, la tolerancia, la persuasión, la bondad, el amor, la entrega, el amigo, el hermano. ¡Ah, cuánto te extrañamos, “maestro”! (Blanca Guillen. Docente-APUNET)

Hoy escribo estas palabras con un nudo en mi garganta y con un gran pesar en mi corazón, decirle adiós o solo un hasta luego a quien en vida fue y será por siempre mi amigo, Fernando Gonzales Trejos, mejor conocido como “el maestro”. Su personalidad tan particular agradaba rápidamente a todas las personas que lo rodeaban o estaban en contacto con él. Fue una persona muy humana y dada con quién lo necesitara. Como docente universitario no solo se ganó el respeto de sus colegas y amigos sino también de sus estudiantes en todos los niveles. No me queda más que decirte, en tus propios términos: “maestro que la fuerza te acompañe”. (Eduardo Gil. Docente-APUNET)

Fernando, fue tu decisión de ser indispensable o ser inolvidable, escogiste la más noble, que permitirá recordarte por siempre, la de ser inolvidable. En mi paso por actividades gremiales, luego de más de 20 años de jubilado, tuve la fortuna de compartir contigo, te percibí callado, observador, de bajo perfil, reflexivo a la hora de dar tu opinión, siempre presto a cumplir la labor que tú mismo te habías encomendado, de ser útil a la comunidad universitaria, vi en varias ocasiones atendiendo a tus alumnos, desde las oficinas del gremio, con tus excelentes modales, en varias ocasiones conversamos vía a tu casa, dejando siempre esa imprecisión de caballero agradable y gentil.

Hoy, ante tu inesperada partida, estoy convencido que fuiste de los que dejan huellas, es decir, de ser inolvidable, has dejado un vacío profundo y serás recordado por siempre. Ahora en el espacio donde te encuentras tendrás un lugar especial y serás acogido, por los ángeles del cielo, quienes con tus excelente pergaminos el creador, te tendrá un lugar especial,  para que desde allí, nos ilumine en el camino tortuoso en el cual nos encontramos, paz a tu alma, deseando desde mi corazón y en el de mi familia, que tus viejos, tus hijos, tu familia, amigos y la comunidad a la cual te entregaste, reciban la gracia del dios de la vida, para encontrar resignación, para seguir batallando como tú lo hiciste. Fernando QEPD. (Hernán Montoya. Docente-APUNET)

Fernandito, te queríamos aquí compartiendo con tu familia,  tus colegas y amigos, pero el misterio de la vida y Dios ha decido que dances en un Jardín hermoso en la eternidad junto a nuestros seres amados que ya están allá y que nunca olvidaremos y extrañamos tanto… Nos queda un gran vacío… Te extrañaremos y Te recordaremos por siempre… (Luz Ángela Cañas. Docente-APUNET)

Adiós mi profe. No es fácil escribir un mensaje para nuestro querido profesor Fernando González compañero y amigo. Muy especialmente en un momento tan emotivo y doloroso donde solo brotan lágrimas y lamentos por tan irreparable pérdida. El profesor Fernando era un ser maravilloso con una calidad humana excepcional, destacando además el hombre apacible, cordial, inteligente con quien compartimos momentos muy especiales. Como miembro de la junta directiva de la APUNET mantuvo un trato respetuoso con el personal de apoyo mostrando cada día su humildad y sencillez, colocando al personal a su cargo, en un lugar muy especial y en lo personal nunca lo olvidaremos.

Tener que despedirlo es un duro golpe para la UNET, sus estudiantes, y para Inesita y su familia, sus hijos tuvieron el privilegio de recibir sus enseñanzas. Damos gracias a Dios por haber tenido la oportunidad de compartir con él momentos de crisis y también de alegría y celebraciones. Nuestros respetos a su familia y cuenten siempre con unas amigas. (Inés Moreno de Porras. Margarita de Bernal. Doris Boada. Personal de Apoyo-APUNET)

Compartí con el profesor Fernando en varias ocasiones  desde estudiantes de ingeniería mecánica en la UNET. La costumbre era conocerse de vista  más que  ni de nombre, sólo nos unía o nos une el sentimiento de pertenecer a la Unet y estudiar la carrera de los más atrevidos por ser “la más difícil”. Luego graduados nos encontramos optando por la misma asignatura en un concurso. Entramos en diferentes asignaturas,  a ser parte del grupo de profesores de relevo en el año 2001. Luego cada quién en su área y volvemos a encontrarnos, siendo llamados a formar parte de una plancha para la Apunet en el año 2015.  Era una persona muy seria y no les gustaban las controversias, tenía su sentido de buen humor, compartía con los niños Scout,  se le notaba siempre sereno y dispuesto a ayudar. Excelente persona nos ha dejado y pidamos a Dios ya lo tenga en su reino, y que desde allí nos cuide. (Jenny Pérez. Docente-APUNET)

Fernando, grande en todos los sentidos, persona inteligente, calmado, ideal para escuchar y dialogar sin perder su compostura, como los grandes sabios, aparte un amigo donde muchos confiaron y consiguieron un gran apoyo, un excelente padre que a pesar de todos los obstáculos que le tocó vivir siempre lucho por sus hijos. No sé dio mala vida siempre buscaba una solución para todo. Ya lo conocía como docente y en la familia que formamos en la APUNET lo llegamos a conocer como persona. Podemos decir que tuvimos esa gran dicha de compartir con personas como él. De las cuales ya no quedan muchas. Descansa en paz. Fernando, siempre grande Fernando. (Edwin  Hernández. Docente-APUNET)

Fernando, un buen amigo, un  ser humano increíble, un  excelente persona…. Se puede decir mucho sobre una persona, solo con verla  de lejos, o interactuar por muy poco tiempo, minutos y hasta segundos con ella. Pero, conocer es más que decir,  para conocer  a una persona, hay que compartir y vivir ciertas experiencias con ella. Recuerdo a mi amigo Fernando, cuando algunas veces nos encontrábamos por los pasillos de la UNET, era muy difícil no notarlo, pues era un hombre de gran tamaño,  y el saludo acostumbrado, con la frase que usaba, “Buenos días, o un “hola, maestro” para quien conocía.

Recuerdo  muy bien a mi amigo Fernando, cuando compartimos, entre análisis y discusiones sobre cuestiones gremiales y académicas. En lo gremial, le conocí esa faceta, cuando una vez junto  a otro amigo dijo,  que se iba a involucrar con la parte gremial, y así fue, junto con otros colegas formamos un equipo de Trabajo, y por casi tres años y un poco más, trabajamos e hicimos varias propuestas, que con su dedicación, defendió en distintos escenarios, dentro y fuera de la UNET.

Fernando era un persona que parecía no cansarse, siempre tenía tiempo; para estar con sus hijos, para atender estudiantes de pre y postgrado, no  solo en una  disciplina, sino en varias, creo que ese nombre de “maestro” le iba bien.  Nunca pensé que se fuera a ir tan pronto, aun pienso que Fernando está en otro lugar de este planeta, con su frase “qué vamos hacer, Maestro”, en que lo puedo ayudar, “maestro”,  porque una persona que lo poco que vivió, solo hizo  cosas buenas, no puede Morir.  Fernando solo cambio de estado,  paso a un plano que no podemos ver, como lo es el espiritual, pero él está allá, y saben que,…….. Él está bien.  (Gilberto Paredes. Docente-APUNET)

“Cuando un amigo se va, queda un espacio vacío, que no lo puede llenar la llegada de otro amigo. Cuando un amigo se va queda un tizón encendido, que no puede apagar ni con las aguas del rio. Cuando un amigo se va, una estrella se ha perdido, la  que ilumina el lugar donde hay un niño dormido…” (Alberto Cortez: Cuando un amigo se va https://bit.ly/2YITsL7 )

¡Adiós hermano del alma. Adiós amigo, siempre hermano, siempre amigo…!

Notas finales:

I) Con honda pena se informa, que en el momento de finalizar este texto (04-02-2021, horas del noche), nos enteramos del fallecimiento de don Eudoro González Esquivel (también convaleciente del covid-19), padre del profesor Fernando González. Nuestra solidaridad y apoyo moral a su familia. Dios los reciba en su Santa Gloria.

II) El lunes 08-02-2021 a las 9pm, en tiempo real, hora de Venezuela, se inician las misas y novenarios, por el descanso eterno de las benditas almas del profesor Fernando González y su señor padre don Eudoro González. En: https://youtu.be/o0pAVpRHTJI

(a) UNET: 6R (III) https://bit.ly/3oyOn2d

Fuente: “Perspectiva Económica y Académica Contemporánea”. UNET. Años: 2018 al 2021. Pedro Morales. pedromoralesrodriguez@gmail.com  @tipsaldia. WhatsApp: +584168735028

 

Compartir
Traducción »