Inicio > El pizarrón de Fran noticias > Víctor Álvarez: Empresas expropiadas por el chavismo, terminaron quebradas por el burocratismo y la corrupción

Víctor Álvarez: Empresas expropiadas por el chavismo, terminaron quebradas por el burocratismo y la corrupción

Compartir

 

Álvarez: Sanciones obligan a Maduro a cambiar el modelo económico y buscar aliados privados

El economista y exministro de Chávez, Víctor Álvarez, explicó este miércoles que debido al agotamiento de la renta petrolera y las sanciones, Maduro ha tenido que buscar apoyo en el sector privado y por eso está cambiando el modelo económico venezolano.

En entrevista concedida a Vladimir Villegas, Álvarez enfatizó que el modelo nacionalista y estatista prosperó debido a la renta petrolera que recibió el país durante años y eso hoy «no existe». «Los precios del petróleo son muy bajos, anteriormente en el país se producían 3 millones 300 mil barriles diarios, los cuales se redujeron a menos de 400 000, por lo que el gobierno no genera suficientes ingresos fiscales para cubrir el gasto público. Así que financia a las empresas públicas a través de emisiones de dinero sin respaldo que realiza el BCV. El gobierno se ha visto obligado a dejar los controles y flexibilizar cada vez más las regulaciones».

«El cambio del modelo económico está generado también por el endurecimiento de las sanciones. Las empresas del Estado no pueden cobrar, no pueden vender, no pueden mover el dinero y esto se ha extendido a terceros y a todo al que desafíe a la administración estadounidense. Ante este cerco las operaciones pierden margen de maniobra y por eso el Gobierno busca aliados en el sector privado y ha iniciado un proceso de apertura a la inversión privada que se plantea en la ley antibloqueo», recalcó.

Refirió a las empresas que han sido expropiadas durante los años del chavismo y aseveró que la Administración de Maduro busca salir de ellas porque se han convertido en un «dolor de cabeza». «El gobierno no tiene recursos para transferirle a estas empresas, son un foco de conflictos, la mayoría de empresas expropiadas no facturan y terminaron quebradas por el burocratismo y la corrupción».

«Si bien es cierto que el gobierno las venía financiando a través de transferencias de dinero que tenían su origen en la emisión de billetes por parte del BCV, el Gobierno ha visto que esto ha tenido un altísimo costo político. El Estado quiere salir de estas empresas. Quiere que puedan pagar impuestos, recaudar IVA y mejorar los ingresos fiscales».

Disminuir las sanciones a cambio de garantías electorales

En este sentido, Álvarez estimó que es necesario construir una solución política negociada porque la Venezuela de enero de 2021, está mucho peor que la Venezuela de 1989, cuando Carlos Andrés Pérez decretó «El Paquetazo» (Plan Económico Global). Aseguró que Maduro busca que sean flexibilizadas las sanciones a cambio de garantías electorales para ir a las regionales.

«Lo planteado es iniciar un consenso de reforma del marco legal, que sea muy atractivo para corporaciones de EEUU, y para corporaciones europeas que se inhiben de tener negocios por las sanciones; estas empresas viendo que dejan estos espacios vacíos, harán su respectivo lobby ante la administración Biden, la OFAC y otras instancias para que se prorroguen las licencias.

Lo que está planteado es que se terminen de levantar las sanciones, pero eso no será gratis. Está planteado la flexibilización de las sanciones a cambio de mejores condiciones electorales. Y que las operaciones puedan hacerse de manera limpia y transparente, sin tener que burlar las sanciones, que hasta ahora, han sido burladas.

Asimismo, acotó que ahora que el chavismo es mayoría en la AN/6D, Maduro buscará reformar un conjunto de leyes para ir a una negociación donde los tenedores de bonos de la deuda externa se sumen a la campaña de lobby internacional para que puedan flexibilizarse las sanciones.

Estimó que esta estrategia le conviene a Maduro pero también a la oposición, porque podrá obtener las condiciones electorales que necesita para ir a las regionales. A su juicio, esta es la única solución viable ante el escenario que vive el país «esto ha llegado a una situación extrema».

«Es necesario comenzar a construir una solución política negociada y pactada al conflicto. Uno hace análisis de contenido del discurso de ambos actores (oposición y madurismo) y está el consenso en torno a retomar las negociaciones. Reconocer que la vía insurreccional no dio resultado; que la presión y el cerco no dieron resultados, que el despliegue que se hizo para presionar no dio resultados. Todas las insinuaciones de intervención militar fracasaron y solo queda ir a la negociación que permita un oxígeno para que puedan reactivar las empresas y generar empleo productivo».

Noticiero Digital

 

Compartir
Traducción »