Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Nelson Morán: Se ha ido a otro plano el amigo Alexis “El Flaco Alexis”

Nelson Morán: Se ha ido a otro plano el amigo Alexis “El Flaco Alexis”

Compartir

 

Compartimos una vida, más que estudiantil, de militancia política; visitábamos a su familia en Maurica, Barcelona; éramos asiduos del Bar “El Zurdo” cerca de la casa de los Romero, por la calle Castellón de Cumaná; este lugar fue centro de muchas tertulias de todo tipo, al son de medias jarras de cervezas Zulia, preferiblemente, o Polar, el “lúpulos” de la Zulia era excelente y su espuma sabrosa; y así vivimos en varios sitios de Cumaná, aceptables y otros no tanto, pero vivimos; hasta que el futuro de la vida nos llevó por rumbos distintos, pero nos encontrábamos en tiempos diversos, y ahí evocábamos, públicamente gratos momentos; como cuando vivían en La Cruz de la Paloma en Maturín, donde me dormí parado, recostado de la pared de su casa (él, Elsie-La Flaca, y los hijos), y otros eventos más.

Lo recuerdo en la casa de la playa, en Tunantal, Sucre, ahí compartimos, ya era casi el mismo Flaco de siempre. En su vida, comenzándola nuevamente.

Perdimos contacto, pero no era tan cierto, por diversas vías sabíamos cosas. Fue militante del MIR y luego de la OR-Liga Socialista, crítico a toda forma de opresión, siempre al lado de las causas justas y por el bienestar del pueblo, no podía ser de otra manera, con opinión libre a toda costa y riesgo, supo comprender el contexto y actuar en consecuencia, en la playa, sin profundizar lo sentí crítico a la realidad imperante. Muchas veces, los amigos, debemos pausar lo que puede distanciarnos, aún desconociéndolo y sin seguridad de ello.

Recordarlo así, en los mejores momentos, es mantenerlo vivo en nuestras memorias y pensamientos.

Alexis, siempre estará presente, más allá que en nuestros recuerdos.

Te fuiste en tiempos de lucha por la libertad.

Hermano *Alexis Bellorin*, descansa en paz.

@neamog

Ayer 23 de enero del 2021 falleció en Cumaná Alexis Bellorin

Alexis José Bellorin Sandoval, entrañable revolucionario de los años sesenta y setenta. Hijo de una familia de trabajadores, comenzó su militancia en la Juventud del MIR en Barcelona –estado Anzoátegui- cuando era estudiante del llamado bachillerato comercial; desde esa época se comprometió con las causas más nobles. Luego pasó a la Universidad de Oriente en Cumaná con el fin de estudiar en la escuela de Administración  y seguir su labor en el partido, que realizó en las aulas y otras instancias donde fue requerido. Participó activamente en la lucha por la democratización y renovación académica de la UDO, a la cual respondieron violentamente las autoridades en conjunto con el aparato represivo policial-militar (Disip y SIFA, Comando de Exterminio). En 1970 expulsan al primer centenar de estudiantes y muchos compañeros fueron detenidos y torturados por largo tiempo en el Campamento antiguerrillero TO3 de Cocollar.

“El Flaco”, como lo llamábamos, expulsado y perseguido, tuvo que marchar a Caracas, donde lo incorporaron a la militancia clandestina en el partido en el cual se había transformado la J-MIR, la Organización de Revolucionarios. En esa condición realizó tareas de consolidación de bases sociales en áreas suburbanas, en la zona de Petare; hasta que el grupo fue detectado y casi todos sus integrantes detenidos, torturados y trasladados como prisioneros al Cuartel San Carlos. Por eso, a partir de allí y hasta 1975, El Flaco formó parte de la Comisión Nacional de Propaganda de la OR; en muchos documentos internos se reconocen los tipos de la máquina de escribir que sabíamos que manejaba magistralmente. Después vino la época de la Liga Socialista y allí estuvo en primera línea en el Comité de Maturín y luego en Cumaná. Forjado en las peores condiciones de persecución y hostigamiento, vivió hasta el último suspiro leal a sus ideales y en la austeridad que caracteriza a los revolucionarios, en el afecto y la solidaridad, en el compañerismo; levantando a una hermosa familia, que está orgullosa de él. Una vida de sacrificios, de privaciones, de desprendimiento, de muchísimo amor, como parte de una generación de gente noble.

Alexis Romero. “Carlitos”.

 

Compartir
Traducción »