Inicio > Política > En el gobierno de Nicolás Maduro los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez son los que ganan más terreno, ahora se extiende al ámbito económico

En el gobierno de Nicolás Maduro los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez son los que ganan más terreno, ahora se extiende al ámbito económico

Compartir

 

Los grupos de poder del chavismo se reajustan y parte de la política económica ahora es manejada por Delcy Rodríguez. Con su hermano Jorge Rodríguez en la presidencia del Parlamento la funcionaria intentará agilizar normas que le faciliten sus nuevos lineamientos, entre los que se encuentran los acercamientos con el sector privado.

 

En el gobierno de Nicolás Maduro los grupos de poder varían sus posiciones y desde mediados de 2020 los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez son los que ganan más terreno. Por años tuvieron un peso político que ahora se extiende al ámbito económico.

A la larga lista de cargos ejercidos por Delcy Rodríguez ahora se le reconoce por andar buscando mayores aproximaciones con los empresarios para estimular el comercio y que, además, sean ellos los que hagan lobby frente al nuevo gobierno de Estados Unidos para la revisión de las sanciones. Necesita a su hermano en la Asamblea Nacional para cuadrar las gestiones.

Los ajustes en los grupos

Bajo la presidencia del fallecido Hugo Chávez se conformaron grupos con dominio político y económico, pero cuya conducción final era del ex mandatario. Con la llegada de Nicolás Maduro el reparto del poder ha sido mayor frente a la necesidad de su supervivencia, y durante su mandato el poder dentro de esos grupos ha variado e incluso varios han formado “alianzas” para controlar áreas clave.

En la administración de Maduro, y por al menos cuatro años, la distribución de los dólares, el manejo de las importaciones, así como parte de la producción y las finanzas públicas se concentraron en la alianza de los grupos de Carmen Meléndez (hoy ministra de Interior) y Diosdado Cabello (vicepresidente del partido oficialista).

Delcy Rodríguez tiene entre sus lineamientos buscar maneras de aumentar los ingresos, con propuestas como el tributo a las transacciones en divisas y el manejo de los registros y notarías | Foto: Federico Parra / AFP
Delcy Rodríguez tiene entre sus lineamientos buscar maneras de aumentar los ingresos, con propuestas como el tributo a las transacciones en divisas y el manejo de los registros y notarías | Foto: Federico Parra / AFP

Una parte del manejo de las finanzas públicas fue llevada por funcionarios afines a Maduro y a Cilia Flores, quienes a su vez le dieron poder económico a Tareck El Aissami cuando fue designado vicepresidente y posteriormente vicepresidente de Economía. Con el ascenso de El Aissami y la designación de Simón Zerpa (cercano a Flores) en el despacho de Finanzas se formó una coalición que por tres años asumió las riendas de la política financiera, productiva y cambiaria, dejando a otros grupos con mínimas cuotas.

A mediados de 2020 hubo reajustes en el poder. A El Aissami, que sigue como vicepresidente de Economía, ministro de Petróleo y titular de Producción, se le restó dominio dejándolo con la materia petrolera y parte de la política cambiaria, pero el grueso de la política financiera y productiva fue entregado a Delcy Rodríguez, que desplazó a Zerpa quien pasó a presidir el Banco Bicentenario.

El dominio de los Hermanos

Una consideración a la lealtad es lo que se comenta a lo interno del oficialismo en cuanto al creciente poder otorgado a Jorge y Delcy Rodríguez.

En 2017 Delcy Rodríguez empezó a dar pasos para ocupar cargos fuera de la política. Se desempeñó primero como Canciller y luego como presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente; en paralelo fue vicepresidenta de Asuntos Internacionales de PDVSA, cargo en el que estuvo por un año cuando Manuel Quevedo, un militar que fue ministro de Vivienda, llegó a la presidencia de la petrolera.

A mediados de 2018, fue nombrada vicepresidenta de la República y a mitad de 2019 empezó a liderar las giras a Rusia, Turquía e India, y estar a la cabeza de las reuniones con China, país con el cual el Gobierno mantiene deudas importantes. Poco a poco la funcionaria fue ganando terreno frente a la alianza El Aissami – Zerpa, que por un tiempo dirigió las negociaciones con la nación asiática, así como con Rusia y Turquía.

En medio de la cuarentena empezó la designación de funcionarios cercanos a los hermanos Rodríguez en cargos clave como Corpovex, la corporación que se encarga de parte de las importaciones públicas. Para ese puesto fue nombrado Héctor Obregón, quien venía de trabajar cerca de Jorge Rodríguez. Meses después, Obregón también fue designado presidente del Bandes, institución estatal que maneja el Fondo Chino.

Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional, una posición que le permitiría garantizar que las propuestas legales que presente su hermana en materia económica puedan acelerarse |Foto: Yuri Cortez / AFP
Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional, una posición que le permitiría garantizar que las propuestas legales que presente su hermana en materia económica puedan acelerarse |Foto: Yuri Cortez / AFP

Tras la designación de Delcy Rodríguez en el Ministerio de Finanzas, los cargos en el despacho pasaron a ocuparlos funcionarios del entorno de la funcionaria como William Castillo, viceministro Antibloqueo, Héctor Silva, viceministro de Comercio Exterior, y Guillermo Lara, presidente de Bancoex. Al grupo se suma Larry Devoe como consultor jurídico y quien ha sido secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Derechos Humanos del Gobierno.

Una de las personas fundamentales del entorno de Rodríguez es Félix Plasencia, que por un tiempo fue ministro de Turismo y Comercio Exterior hasta que hace algunos meses fue nombrado embajador en China, en sustitución de Iván Zerpa, padre de Simón Zerpa. La cartera de Turismo quedó manejada por personal cercano a Plasencia.

Aunque Delcy Rodríguez ha realizado ajustes en el despacho de Finanzas, también le ha tocado hacer pactos y dejar que otros grupos tengan algunas cuotas. Uno de los viceministros de Finanzas es ocupado por un familiar de Carmen Meléndez, y aún personas cercanas a la primera dama y el vicepresidente de Economía tienen control en la Tesorería Nacional y el Banco Central de Venezuela, lo que se refleja en los vaivenes con la política cambiaria.

La merma de los ingresos petroleros y el aumento de las sanciones de Estados Unidos que han impactado en la comercialización del crudo, llevaron al gobierno de Maduro a fines de 2018 a flexibilizar las regulaciones de casi dos décadas, lo que generó un incremento de las transacciones en dólares, un proceso que arrancó con El Aissami y que sigue con Rodríguez.

La funcionaria tiene entre sus lineamientos buscar maneras de aumentar los ingresos, con propuestas como el tributo a las transacciones en divisas y el manejo de los registros y notarías. Y adicionalmente, intenta impulsar a los empresarios a comerciar con países de Asia y del Medio Oriente, e instarlos a que importen los productos para los programas oficiales, reseñó Reuters en noviembre de 2020.

Rodríguez va más allá y hasta busca convencer a los privados que hagan lobby ante el nuevo gobierno de Estados Unidos para la revisión de las sanciones. Como parte de su jugada hace cuatro meses se mostró “negociadora” ante los tenedores de bonos, luego de que el Gobierno y PDVSA les dejara de pagar en 2017. Una estrategia que ha contado con asesoría de bufetes en Europa.

La vicepresidenta y ministra a finales del pasado año presentó una “Ley Antibloqueo” ante la Constituyente como una forma de evadir sanciones. Mediante ese marco legal se intentaría cambiar secretamente la estructura de las empresas mixtas, lo que abarca al negocio petrolero que hace 13 años tuvo cambios cuando el Gobierno decidió tener el control mayoritario en ese sector.

El marco legal contempla además que las empresas públicas, muchas de ellas producto de la ola de nacionalizaciones, formen alianzas con privados. En la propuesta de Rodríguez se planteaba hasta revertir algunas expropiaciones, pero la Constituyente, que estuvo encabezada por Diosdado Cabello, modificó la disposición para solo permitir las asociaciones. Dentro del oficialismo no hubo consenso de entregar las empresas totalmente a manos privadas.

La familia Rodríguez avanza. Con el inicio del Parlamento de mayoría oficialista, Jorge Rodríguez se convirtió en presidente de la Asamblea Nacional, una posición que le permitiría garantizar que las propuestas legales que presente su hermana en materia económica puedan acelerarse, y evitar lo ocurrido con el texto final de la “Ley Antibloqueo”.

La funcionaria en las últimas semanas ha señalado que ya hay convenios en varios sectores, entre ellos el petrolero, sin dar detalles. Ya PDVSA está en conversaciones con sus socios para que sean ellos los que operen los campos petroleros, divulgó Reuters. El Aissami sigue a cargo de la materia petrolera con la vista de Rodríguez.

Pero en el Gobierno hay grupos que aspiran a mantener sus posiciones para que otros no ganen tantos espacios, y así lo asoman. Hace algunas semanas Cabello dijo en su programa de televisión sobre el trabajo en el Parlamento que “cuidado con el amiguismo, con los grupitos. Nos concentraremos en hacer el trabajo para el que estamos allí”, en alusión al trabajo en la Asamblea Nacional.

Redacción LGA

 

Compartir
Traducción »