Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Alejo García: Congreso Admirable de Colombia

Alejo García: Congreso Admirable de Colombia

Compartir

 

Después de un período largo de ardua, brillante y excelente carrera política, militar, gobernante, estadista y liberadora de cinco Colonias Españolas y convertidas en nuevas repúblicas Independientes Hispanoamericanas, el Libertador Simón Bolívar vio cómo empezó a desmembrarse su gran proyecto y sueño de la república de la Gran Colombia creada a instancias suyas el 17 de diciembre de 1819 y aprobada por el Congreso de Angostura mediante la Ley Fundamental de la Constitución por el Congreso de Cúcuta.

Uno de los anhelos del genio de América consistió en establecer una república grande y lo suficientemente fuerte y respetable, para competir en igualdad de condicio0nes económicas con las potencias de ultramar y además mantener sine qua non su adquirida Independencia.

Esa aspiración del padre de la patria se desvaneció poco a poco por una serie de condiciones adversas a su ansiado proyecto entre las cuales sobresalían: diferencias territoriales, políticas, jurídicas, sociales y liderazgos caudillescos existentes en los territorios integrantes de esa ansiada y gran nación constituida por Venezuela, Nueva Granada y Ecuador. Aunado a esas circunstancias, las grandes distancias de sus superficies, costumbres y tipos de población menguó su enorme proyecto e ideal de constituir la consolidación y vigencia de la Gran Colombia.

A esas modalidades desfavorables existentes en las Tres Repúblicas aparecieron en 1826 los primeros resquemores de la clase política en ese vasto territorio por pertenecer al Gobierno Central de Bogotá. Como iniciador, promotor, ejecutor de la desintegración de la Gran Colombia fue el Jefe Patriota Venezolano general José Antonio Páez y unos cuantos secuaces, en la Nueva Granada el sempiterno contrariado y mal intencionado con el Libertador, general Francisco de Paula Santander y un numeroso grupo de la clase política neogranadina, quienes incluso atentaron un magnicidio el 27 de septiembre de 1828 e, en Bogotá contra Simón Bolívar, en el Ecuador no era la excepción donde el General José Obando pregonaba la discordia en desmedro de El Libertador, quien fue señalado y responsabilizado de ser autor intelectual del vil asesinato del El Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre, el 4 de junio de 1830 en la montaña de Marruecos, Ecuador y en el Perú había un conjunto de jefes militares y connotados civiles desleales y conspicuos de la causa patriota de la Gran Colombia, de su desempeño sobresaliente en la independencia y del mandato que ejercía el líder caraqueño. Entre los personales de mayor pasión traidora, estaban: Tarre Tagle, en su condición de Presidente del Perú se alistó en el Bando Español, Riva Agüero y unos cuantos más de los políticos de entonces.

A medida que avanzada el tiempo, arreciaban muchas evidencias, traiciones, dificultades y unas cuantas amenazas, lo cual alentaron la destrucción de la Gran Colombia, entonces Simón Bolívar luego de culminar la tormentosa convención de Ocaña en 1828 hace múltiples esfuerzos para las facciones creadas en el seno del gobierno neogranadino. Para tratar de apaciguar los ánimos y contrarrestar, la insubordinación múltiple acaecida en los respectivos gobiernos, convocó el de Congreso Admirable Constituyente de Colombia. El mismo se invitó para el 24 de diciembre de 1828. Se instaló el 20 de enero de 1830 y concluyó sus deliberaciones el 11 de mayo del año en curso. Al inaugurarse el cuerpo deliberante, el Libertador Simón Bolívar renunció irrevocablemente al cargo de Presidente de la Gran Colombia. Sin embargo, el Congreso no aceptó esa decisión en vista de que entre sus facultades, no contemplaba decidir sobre un asunto de enorme trascendencia para la marcha y suerte de la república.

Entre sus deliberaciones el Congreso constituyente de Colombia, el 27 de abril de ese año promulga la constitución de la Gran Colombia, donde estableció que era una nación con Sistema Político Republicano de Gobierno alternativo y estructura centralista. Ante la situación presentada por la acefalia del cargo, es nombrado Presidente de la República Joaquín Mosquera y Vicepresidente a Domingo Caicedo. Mientras sucedían muchos acontecimientos y deliberaciones parlamentarias, avanzaba la desmembración de la Gran Colombia. El Libertador al observar que sus aspiraciones no tenían éxito con la realización de la Magna Asamblea Parlamentaria, decidió definitivamente abandonar la función de Jefe del Poder Ejecutivo de ese gran territorio.

Ante trascendental desilusión, como gobernante, el Libertador Simón Bolívar atravesó las peores condiciones de su vida. Su bienestar era caótico pues carecía de recursos económicos, fatalmente enfermo, vilipendiado por numerosos Jefes Patriotas y decepcionado al máximo por los últimos acontecimientos sucedidos en los tres territorios de la Gran Colombia, trató de emprender viaje al exterior. Pero su estado caótico de salud, no le permitió esa aspiración de alejarse de una gran situación insoportable para su personalidad de tanta gloria obtenida al libertar y gobernar varias repúblicas que habían sido colonias del yugo español. En su lugar, viajó hacia el pueblo de Santa Marta, Colombia donde el alfarero de Repúblicas, el genio de américa y el más preclaro hombre público que ha tenido Venezuela. Vivió un poco tiempo en esa tierra hospitalaria fallece en las más deplorables condiciones humanas el 17 de diciembre de 1830.

Al conmemorarse el 20 de enero la efeméride del Congreso Admirable de Colombia, rindamos tributo a nuestro Libertador Simón Bolívar, quien hizo un macro intento de evitarla disolución de uno de los más grandes deseos para consolidar su proyecto y sueño de la existencia de la República de la Gran Colombia. Evoquemos su legado en estos momentos difíciles por los que padecemos los venezolanos y así volver a disfrutar su otrora patria que nos dejó con su proyecto emancipador y recuperar su institucionalidad en todos sus sentidos.

 

Compartir
Traducción »