Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Carlos Ñáñez: El bolívar una moneda repudiable

Carlos Ñáñez: El bolívar una moneda repudiable

Compartir

 

‘Una constante de la historia del dinero es que cada remedio puede dar origen a nuevos abusos.” J.K. Galbraih.

Venezuela inicia este 2021 con una continuidad en el desajuste monetario, que es la consecuencia de más de 36 meses de hiperinflación, aunada a las dos reformas monetarias y en mayor grado al efecto de laúltima reconversión ocurrida en 2018. Es necesario recordar que el gobierno promueve esto desde el descontrol fiscal y una política insostenible basada en la expansión de bonos y transferencias desde la plataforma patria, los cuales al parecer intentan sustituir los mecanismos oficiales e institucionales para el pago de un sector público que se encuentra postrado y escindido de salario.

El valor de los salarios más la batería de bonos, ascienden a cinco mil millones de dólares y se estima que para 2021 a causa del abandono de los funcionarios públicos de sus puestos de trabajo, debido a lo irrelevante de los montos devengados como consecuencia de la pérdida de poder de compra de la moneda local se ubicará en tres mil millones de dólares. Llama la atención el anuncio de Maduro con relación a la creación de medios de pago digitales de las cuentas de custodia que maneja la banca nacional, estos depósitos mantenidos en cuenta se han incrementado en 21,8%, representando el empleo de la divisa como medio de pago, con la subyacente iniquidad que esto le imprime a la sociedad venezolana.

Nicolás Maduro, reiteró en una entrevista concedida a Ignacio Ramonet, que en el país este año no se emplearían más billetes y monedas en físico, esta es la confirmación de una práctica derivada desde 2015, año del inicio del vórtice de la hiperinflación. Desde el año 2015, el Banco Central ha incurrido en la práctica de emitir liquidez sin ningún orden y de manera virtual, justo después del anuncio de la reconversión monetaria. A los fines de aclarar a los lectores la cifra esgrimida por Maduro, sobre el 3% de empleo de efectivo para pagos, se presenta la tabla de distribución de billetes por piezas, los cuales en términos de piezas al billete de 50.000 Bs, se ubican en 0,42% de proporción, esto demuestra que el bolívar soberano, resultó ser un soberano fracaso.

Para demostrar tal destrucción del bolívar, basta con presentar que el billete cúspide del cono monetario, representa 3 milésimas de dólar, al cambio paralelo del 8 de enero de 2021, en los escasos ocho días de este primer mes del año, la moneda se ha depreciado en relación al dólar en una proporción de 44,46%, asumiendo que el aparato productivo vive una atroz contracción al cierre de 2020, solamente se ha desplomado en 30% y en 2021, se estabilizará en el foso entre un 1% y 2% de caída, sencillamente no se puede caer más.

En el septenio de Maduro se ha generado la destrucción de la moneda, eso que los escolásticos de la mano de Nicolás Oresme, definieron como repudiabilidad monetaria, la cual debía evitarse manteniendo el manejo soberano y oportuno del dinero por parte del monarca, una observación valida desatendida por este gobierno siete siglos después, tenía que generar las consecuencias que ahora sufrimos y frente a los cuales debemos de entender que la repudiabilidad hacia la moneda local y su desplazamiento, por parte del dólar, se resume en una consecuencia ostensible de la eclosión inobservada por parte del régimen de Maduro.

Las cifras presentadas por Nicolás Maduro son falsas, los montos en paridad de cambio en dólares, efectuados en bolívares, presentan ya limitaciones nominales en cuanto al registro contable y la posible solución basada en la eliminación de ceros, solo contribuiría al aumento de la repudiabilidad monetaria. Las monedas se sustentan en confianza y en el país no hay confianza, solo basta observar que en ocho días el tipo de cambio se ha devaluado en 44,7%, la práctica de emitir bonos y de procuras al adscribirse a la plataforma patria, son el principal acelerador de la inflación, esta práctica de emitir liquidez sin soporte físico y en confianza, son la causa tanto de la hiperinflación como de la destrucción del bolívar y su asimétrica sustitución por parte del dólar, que embrida desigualdad.

Saldo en Bolívares: Liquidez monetaria en poder del público

Expansión al 01/12/2021 vs Expansión 11/12/2020: ∆ % Liquidez.     71,89%

Fuente BCV.

Finalmente, se mantienen los mismos vicios, el único responsable de este desastre económico es el régimen de Maduro y su equipo económico, se aferran al poder y recalifican las consecuencias de sus actos con eufemismos crueles, que no son suficientes para ocultar el grado de miseria y necesidad de la población.

 

Compartir
Traducción »