Inicio > El pizarrón de Fran noticias > Se destapó una olla podrida en Cabo Verde allanaron las oficinas de 2 exfuncionarios “amigos” del caso Alex Saab

Se destapó una olla podrida en Cabo Verde allanaron las oficinas de 2 exfuncionarios “amigos” del caso Alex Saab

 

Les incautaron computadores, celulares y correos. Buscan conexión con el régimen de Nicolás Maduro.

Álex Saab pasó de ser un contratista del montón a embajador plenipotenciario del régimen de Maduro.

El supuesto viaje clandestino a Venezuela, el 19 de agosto pasado, de dos empresarios de Cabo Verde para buscar la libertad de Álex  Saab acaba de tener una nueva consecuencia judicial.

La Policía Judicial de Cabo Verde allanó las oficinas y casas del millonario empresario farmacéutico Fernando Gil Évora y de Carlos Anjos, investigados por supuestamente viajar hasta Caracas en un avión privado para hablar directamente con Nicolás Maduro sobre el caso Saab.

La medida se conoce poco después de que El Tiempo de Bogotá reveló que Saab fue nombrado embajador permanente y plenipotenciario de Venezuela en África, con supuesta inmunidad absoluta.

Fernando Gil Évora es el empresario de Cabo Verde que sostuvo reuniones con gente cercana a Alex Saab.

Los allanamientos fueron ejecutados por inspectores de la Policía Judicial (PJ), liderados por Vital Moeda y -según medios locales-, se llevaron sus  computadoras personales y los respectivos teléfonos celulares en un operativo simultáneo ejecutado en los últimos días.

Este, incluso, podría ser una medida previa a la definición de situación jurídica de Gil Évora y Carlos Anjos, quienes aún no han sido acusados.

¿Qué buscaban?

Según el Ministerio Público, la reunión de los dos ejecutivos con el régimen, podrían configurar el delito de usurpación de la autoridad, previsto en el artículo 312 del Código Penal y sancionado con la pena de prisión de 1 a 5 años.

“Este es el paso previo a decidir su los acusan o no. Se espera encontrar en sus computadores y teléfonos mensajes sobre el verdadero trasfondo de los contactos con Venezuela”, dijo una persona enterada de tema.

El gobierno de cabo Verde ya había tomado la medida de destituir a Gil Évora del cargo de presidente del consejo de administración de la Empresa Pública de Importación y Distribución de Productos Farmacéuticos (Emprofac).

Y también había tomado distancia de Anjos, exdirector general de turismo. En su momento,  Gil Évorade emitió  un comunicado en el que negaba haberse desplazado a Venezuela y pernoctado en el Palacio de Miraflores, tras una reunión con Maduro.

(En contexto: ¿Quiénes son los ‘emisarios’ de Cabo Verde que aterrizaron en Caracas?) Sin embargo, admitió un viaje para encontrarse con miembros de la defensa de Saab, pedido en extradición por Estados Unidos que lo procesó por lavado de activos superior a los 350 millones de dólares, vinculados a contratos corruptos con el régimen para construir casas de interés social.

Este es el oficio con el que el canciller Jorge Arreaza pide que Saab asuma funciones inmediatas en Etiopía.

“No estuvimos en ningún palacio presidencial, por lo que no contactamos con ningún presidente y mucho menos con entidades gubernamentales de otro país. En este sentido, es globalmente falso hablar de mítines políticos, etc., y queremos desmentirlos por completo porque solo sirven para alimentar el deleite de algunos que quieren que nos involucremos a la fuerza en alguna trama de la que no somos y no queremos formar parte”, explica Gil Évora, en su comunicado.

Sin embargo, admitió que viajó a España, por invitación de una consultora caboverdiana en el ámbito de la aviación civil, que presta servicios al grupo jurídico de Alex Saab desde junio.

La consultoría, dice el comunicado, buscaba únicamente conocer y establecer los procedimientos para la obtención de las autorizaciones para vuelos y la obtención de las visas de entrada en Cabo Verde, “así como otros aspectos logísticos ante la imperiosa necesidad de que el grupo viaje a nuestro país”.

Los allanamientos se conocen en momentos en que la defensa de Saab y Venezuela exigen que este sea dejado en libertad, ahora en calidad de embajador del régimen.

El 10 de enero está prevista una nueva audiencia ante el Tribunal de Justicia de África Occidental (Cedeao), en el cual insistirán en que se le otorgue prisión domiciliaria por vencimiento de términos y / o libertad, en calidad de alto funcionario diplomático.

En el entre tanto, después de la vacancia judicial, el caso saldrá de la Corte de Apelaciones a la Suprema de Justicia para la decisión final sobre la suerte de Saab.

Unidad Investigativa – u.investigativa@eltiempo.com – @UinvestigativaET

 

Traducción »