Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Gerónimo Figueroa Figuera: Izquierdistas y calderistas quisieron “linchar” a CAP

Gerónimo Figueroa Figuera: Izquierdistas y calderistas quisieron “linchar” a CAP

 

El dia que periodistas izquierdistas y calderistas quisieron “linchar políticamente” a ese titán de la democracia y la libertad en Venezuela y el mundo, el presidente Carlos Andrés Pérez. A diez años de su desaparición física este 25 de diciembre 2020, nuestro humilde homenaje.

El día que periodistas calderistas, masistas, mepistas, miristas, comunistas y todos los que se identificaban como izquierdistas y antisistema, quisieron “linchar políticamente” en la Convención de Periodistas celebrada en julio de 1992 en el auditorio del hotel Cristina Suites en Puerto La cruz, estado Anzoátegui. Quisieron aprovechar un momento de debilidad transitorio por ausencia de varios delegados de la fracción de periodistas adecos y armaron toda la conspiración contra CAP para endosarle en un documento todas las muertes ocurridas durante el golpe del 4 de febrero de 1992 y días posteriores, pero no pudieron porque los de Acción Democrática reaccionaron e hicieron valer la mayoría que representaban en esa histórica convención gremial de 1992.

Todo comenzó el ultimo día de la Convención de Periodistas celebrada en julio de 1992 en el hotel Cristina Suites de Puerto La Cruz, cuando estaban leyendo la ponencia donde culpaban al presidente Carlos Andrés Pérez de todos los muertos ocurridos en el intento de golpe de estado el 4 de febrero de 1992 y días posteriores por protestas en diferentes ciudades, pero previamente a eso, habíamos presenciado la aprobación de cinco ponencias y resoluciones con votaciones a favor de calderistas-izquierdistas, de 102 a 98, entonces pensé en voz alta, ¡carajo! en esta vaina no hay quorum y me acerque al compañero  Héctor Mata, quien era el jefe de la fracción de periodistas del partido AD y le dije, “mire compañero, somos mayoría en esta convención y estamos perdiendo las votaciones, y me respondió, “que podemos hacer si los adecos están en la tasca borrachos o pasando la pea en las habitaciones del hotel.

“Compañero Mata, algo tenemos que hacer” le dije, y me dijo nuevamente “que podemos hacer”, entonces le refuté, “si usted me autoriza yo solicito a nombre de nuestra fracción una verificación de quorum porque según el registro somos 507 delegados y la votación 102 – 98 no suman la mitad mas uno, mientras tanto usted organiza brigadas para buscar a los borrachos en la tasca y a los dormilones en las habitaciones”. El gordo Mata me dijo, “échele bolas compañero, pida la verificación de quorum que tiene mi apoyo”. En ese momento calculamos que nombrar, verificar y anotar el nombre de cada delegado se llevaría mas o menos treinta segundos, lo cual significaban que serían aproximadamente 250 minutos, algo mas de cuatro horas, tiempo suficientes para buscar a los adecos que estaban fuera del auditorio.

Cuando la comisión nombrada para la verificación de quorum iba por el delegado número cien y había transcurrido mas o menos una hora, izquierdistas y calderitas se me acercaron para pedirme que retirara la moción y les dije que no, porque “no iba a permitir que siguieran jodiendo al presidente Pérez”. Mientras pasaba el tiempo los periodistas delegados adecos seguían llegando al auditorio, unos por su propia cuenta y otros medios dormidos, incluyendo un viceministro de información. En eso se me acercó el periodista calderista Guillermo Alvarez Bajarez, quien era el presidente de la Convención por ser secretario general sede y quien tenía como invitado al ya candidato Rafael Caldera para que diera un mensaje a la Convención y me preguntó, “Gerónimo que buscas con esto”, “justicia”, le dije, y al mismo tiempo agregué, “si evitas que se discuta la ponencia contra el presidente Pérez, retiro la moción de verificación de quorum”. Entonces Alvarez Bajarez me dijo, “dame cinco minutos” y se retiró.

Alvarez Bajarez volvió y me dijo: “no podemos retirar la ponencia, pero al mismo tiempo me propuso nombrar una comisión para que la revisara y presentara un nuevo texto. “Eso tiene que decidirlo el compañero Héctor Mata como jefe de la fracción”, le dije. En eso el gordo Mata me dijo, “échele bolas compañeros”. Entonces fue el propio Alvarez Bajarez que se paró en la tribuna y dijo que “por acuerdo político entre las diferentes fracciones, se nombraba una comisión para revisar la ponencia y presentar un nuevo texto”. Ya no había problemas porque los adecos a esa hora ya éramos mayoría en la plenaria y el debate siguió con el resto de las ponencias, que en su mayoría fueron aprobadas por unanimidad con algunos “ajustes”.

La comisión nombrada después de leer la ponencia sobre “el Caso Pérez” que tenía unas siete cuartillas aproximadamente y donde se hablaba de centenares de muertos achacados al presidente Pérez, quedó reducida a 20 líneas donde pedíamos a las autoridades nacionales y regionales respeto a los Derechos Humanos en las manifestaciones, siendo aprobada por unanimidad en la plenaria. Después del discurso electoral de Caldera a la Convención, los periodistas delegados nos retiramos y nos concentramos alrededor de piscina del hotel Cristina Suites, unos a comentar lo sucedido con la ponencia Pérez, otros a cantar y beber algunas birras en armonía y celebración como lo que éramos: Un Solo Gremio. Ya en Caracas, una semana después este humilde servidor fue invitado a Miraflores por el presidente Pérez para que le contara con detalles lo que por chisme había recibido.

Por cierto, algunos periodistas que participaron en ese momento contra el Presidente Pérez, en 1998 votaron por Chávez, hoy viven en el exilio o en el país lamentándose como viudas por rincones y pasillos.

geron2ff@yahoo.com – geron2ff@hotmail.com – @lodicetodo

 

Traducción »