Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Gerónimo Figueroa Figuera: Trinidad comete crímenes de lesa humanidad

Gerónimo Figueroa Figuera: Trinidad comete crímenes de lesa humanidad

Gerónimo Figueroa Figuera: Trinidad comete crímenes de lesa humanidad

El gobierno de Trinidad y Tobago pudiera haber cometido crímenes de lesa humanidad al no permitir que la embarcación donde viajaron los venezolanos desde Güiria atracara en puertos de ese país sin prestarle auxilio de hidratación ni suministro de combustible para un regreso que no pusiera en peligro la vida de esos 19 compatriotas, donde se encontraban tres niños y su madre, que al final perdieron la vida al no poder defenderse de las tormentosas aguas del mar Caribe ligadas con las del océano Atlántico y del rio Orinoco, porque la pequeña embarcación perdió el rumbo y quedó a la deriva. Al momento de cerrar esta columna, habían rescatados 22 cadáveres.

El gobierno trinitario encabezado por su primer ministro Keith Rowley, conoce muy bien los peligros y alto riesgo que corre cualquier embarcación al realizar travesía de acuerdo a la marea y hora determinada por dirección y velocidad del viento en las corrientes de aguas que convergen del océano Atlántico, el mar Caribe y el rio Orinoco. Igualmente saben que cuando cualquier embarcación llega a un puerto requiere una pausa para abastecerse, estudiar cambios en la marea y condiciones atmosféricas para establecer la travesía segura y el peñero donde viajaban los venezolanos no estaba en condiciones de navegar esas aguas en ese momento. Además era una diseñada para transportar máximo seis personas y ya con 19 tenía sobrepeso, pero al parecer, el gobierno trinitario tenía listo a otros venezolanos para deportarlos y aprovecho para meterlos en esa embarcación y arrojarlos a todos a una muerte segura.

En este momento en Trinidad y Tobago hay mas de 50 mil venezolanos refugiados que salieron huyendo de la crisis humanitaria en Venezuela para no morir de hambre, pero muchos de ellos están presos y depositados inhumanamente en jaulas por el solo delito de emigrar de su país buscando sobrevivir en otro. Es odio al máximo del gobierno Trinitario encabezado por su primer ministro Keith Rowley, contra los venezolanos. Igualmente, en este momento familiares de los que llegaron en las embarcaciones “Mi Recuerdo” y “Mi refugio”, están siendo perseguidos por esbirros trinitarios por asegurar que estas embarcaciones llegaron a Trinidad y fueron regresados al mar sin prestarles ningún auxilio humanitario como lo establecen las normas internacionales marítimas.

Sin embargo, el gobierno de Trinidad y Tobago, en un acto de “apariencia solidaria” envió algunas embarcaciones de su guardia costera para “ayudar” en el rescate de los venezolanos, pero ya era demasiado tarde para la hora que aparentaron la decisión, porque ya no había seres humanos vivos sino cadáveres rescatados del mar. Es mas, las naves de la guardia costera de Trinidad y Tobago que salieron a buscar a los venezolanos en el mar, gastaron mas combustible del que pudieron haberle suministrado a la pequeña embarcación donde obligaron a regresar a los venezolanos por donde vinieron. Pero en ese momento privó mas el odio que tiene el gobierno de Trinidad y Tobago, contra los venezolanos.

Sin embargo, mientras vemos toda esa tragedia frente a nuestras narices, en paralelo Leopoldo López que anda de viaje por Colombia asegura que en Venezuela no está planteado aplicar la Responsabilidad para Proteger de la ONU, y al mismo tiempo vimos como los militares venezolanos que desconocieron a Maduro a partir del 23 de enero 2019 cuando Juan Guaidó se los pidió ofreciéndoles todas las garantías y se fueron a Colombia, solicitaron públicamente una reunión con Leopoldo López, jefe de Voluntad Popular y coordinador del gobierno interino, pero al parecer López “no se enteró” del pedimento que hicieron los militares venezolanos en  el exilio y no se dio la reunión.

Pruebas para soportar esa acusación de crímenes de lesa humanidad contra Trinidad y Tobago ante la Corte Penal Internacional hay de sobra, bastaría con armar el expediente con ese rosario de atropellos cometidos contra los venezolanos en el propio territorio por las detenciones acompañadas con torturas aplicadas por funcionarios de seguridad del gobierno, así como por los asesinatos cometidos en plena via publica por trinitarios que han actuado con xenofobia por el odio sembrado deliberadamente por el gobierno de Trinidad y Tobago contra venezolanos. Igualmente, no debe quedar ninguna duda que el gobierno trinitario está en complicidad con el régimen de Maduro para actuar en contra de los venezolanos que salen huyendo para no morir de hambre en Venezuela. El Foro Penal Venezolano y todos los abogados que quieran ayudar a la causa, tiene la palabra.

Por todo eso, la reflexión pregunta es obligatoria: ¿Cuántos días, cuantas semanas, cuantos meses de hambre y sufrimiento, para que una madre tome la decisión de viajar en condiciones no apropiadas a un sitio desconocido? Esa madre no puede responder porque el mar se encargó de acabar con ella y sus hijos. Es de suponer que, esa madre tuvo primero que conseguir los dólares que cobran los “coyotes” que protegidos por un manto de impunidad gubernamental  trafican con seres humanos en la ruta Güiria-Trinidad. Y para cerrar voy a recordar una reflexión que escribí en una columna anterior: “Que fue lo que hicieron nuestros antepasados contra los trinitarios para que el gobierno de ese país encabezado por su primer ministro Keith Rowley, odie y desprecie tanto a los venezolanos”.

geron2ff@yahoo.com – geron2ff@hotmail.com – @lodicetodo

 

Traducción »