Inicio > Opinión > Román Ibarra: Parlamentarias 2020

Román Ibarra: Parlamentarias 2020

Compartir

 

Este seis de diciembre de 2020, se celebrarán elecciones parlamentarias en Venezuela, en medio de la peor situación posible.

El país todo en medio de un caos generalizado con incidencias en el ámbito socioeconómico, cuyas consecuencias se verán un poco más adelante, pero con toda seguridad catastróficas en términos del subdesarrollo, o mejor dicho, retroceso significativo de los sectores más vulnerables.

La diatriba política y la insensibilidad de gobierno y oposición para la comprensión estratégica del drama en que nos encontramos, y su tratamiento adecuado y oportuno, hacen del pueblo venezolano la víctima inocente de la crueldad del ¨fuego cruzado¨ entre dos ambos insensibles e insensatos. Mucho más el gobierno que la oposición, pero ambos responsables, sin duda.

Luego del triunfo arrollador de la oposición en las elecciones del 6D/2015, se desataron los demonios de la megalomanía en su seno, y el gobierno en su perversidad y aspiración totalitaria incidió con astucia, y malandrerías judiciales, en la división e implosión de las fuerzas del adversario, hasta desdibujarla en el triste despojo que es hoy; fragmentada en mil pedazos aparentemente irreconciliables, cometiendo errores a cada paso.

En el lapso de su mandato, fueron incapaces de concitar acuerdos para resolver los problemas reales de la gente: agua; luz; gas; gasolina; transporte superficial, y subterráneo; red hospitalaria; medicinas; empleo, y seguridad, entre otras calamidades creadas por las peores gestiones gubernamentales del hemisferio, es decir las de Chávez y Maduro.

Desecharon la oportunidad de acudir, Gobierno, y AN, a recursos internacionales para resolver esos temas, pero el mayor error de todos –hablo de la oposición que controla la AN- ha sido ceder al chantaje miserable del gobierno, quien con su ventajismo y atropello los indujo –otra vez como en 2005- a la abstención.

La abstención es un despropósito porque termina abandonando al pueblo en su justo reclamo por reivindicaciones de carácter socioeconómico, y condena a la frustración, además de prolongar la agonía de los ciudadanos, hoy más pobres, desprovistos e indefensos que nunca.

La fragmentación de la oposición ha hecho que unos llamen a la abstención, y otros acudan al proceso en desventaja. Pero además, en vez de dedicar esfuerzos para controvertir al gobierno, se han dedicado a satanizar a quienes recurren a la vía electoral como único instrumento de lucha, a pesar del abuso y ventajismo del régimen.

Siempre es bueno recordar como Polacos; Chilenos; Nicaraguenses, y Sudafricanos lograron superar sus diferencias, y sobre la base de la unidad electoral, derrotaron a sus respectivos adversarios, todos con intenciones totalitarias a perpetuidad.

Es incomprensible que hayan dejado todo en manos de fuerzas internacionales, engañando con la idea de una salida de fuerza inviable, imposible e indeseada, por los propios factores en cuyos brazos se entregaron, en vez de armarse de valor, y organizar al pueblo y los partidos para convertir la adversidad en otra oportunidad para derrotar a los malandros en el poder.

Ahora solo queda recoger los vidrios y comenzar de cero a partir de Enero, momento en el cual, Maduro dispondrá de la nueva AN a su antojo; un nuevo juego, y nuevos actores serán necesarios. Un nuevo liderazgo.

Espero que podamos recomponernos y enfrentar con decisión los procesos electorales que vienen; reconquistar la unidad de los factores de oposición sin odios, mezquindades, o discriminaciones.

La sociedad venezolana está ávida de la restauración del sistema de libertades, para reconstruir y progresar; pero ello será posible, solo si nos ponemos de acuerdo para organizar; unir a los venezolanos, y luchar por la conquista de condiciones electorales para participar en cada evento.

Demostrar mayoría solo es posible votando y luchando!

Hacemos un reclamo respetuoso por la recuperación de la sindéresis. Vale.

@romanibarra

 

Compartir
Traducción »