Julieta Cantos: La revolución urbana

Compartir
 

 

Este año se cumplen 50 años de la revolución urbana de Henri Lefebvre.

A raíz de ello, se organizó un debate en donde participaron investigadores urbanos de diferentes países, que son referentes a nivel planetario. En este primer ciclo, Jean Pierre Garnier, desde la CNRS-Francia, disertó sobre “La Contrarrevolución Urbana; Ion Martínez Lorea, desde la Universidad de Navarra en España, desarrollo “La experimentación de la teoría. Henri Lefebvre y la revolución urbana”; Neil Brenner, de la Universidad de Chicago en USA, hablo de “La revolución urbana a la revolución planetaria”, y Andy Merrifield, investigador independiente, con “50 años de la revolución urbana de Henri Lefebvre. Apuntes para su discusión en la actualidad.

Lo cierto es que Lefebvre ha sido, y continua siéndolo, “una de las personalidades más originales y complejas de la cultura francesa contemporánea”, a pesar de haber fallecido en junio de 1991. Lefebvre se ocupó fundamentalmente por dos cuestiones: la caracterización de la época urbanística que sucediera a la civilización industrial, tema que desarrolla en su libro “La Revolución Urbana”, editado en 1970, y la otra es la crítica a la vida cotidiana, refiriéndose al trabajo profesional, el ocio, las relaciones sexuales, el alojamiento, el transporte, la vestimenta; los cuales conforman el tejido de “La vida cotidiana en el mundo moderno”, publicado en la obra que lleva ese mismo título.

David Harvey es igualmente un referente. Geógrafo y catedrático de antropología y geografía, en la City University of New York, cuyo libro “Ciudades Rebeldes. Del derecho a la ciudad a la Revolución Urbana”, del 2013, comienza con una breve introducción dedicada a Lefebve, como exponente principal del concepto de Derecho a la Ciudad, destacando cómo Lefebvre evidencia los conflictos sociales latentes, asociados a las desigualdades territoriales. Plantea los principales lineamientos para una nueva ciencia urbana, y prevé el declive de la ciudad tradicional y la emergencia del surgimiento de un nuevo urbanismo.

Para Harvey, el derecho a la ciudad se plantea como una posibilidad de reivindicar los poderes de producción urbana, haciendo partícipes a todos los actores que son parte de determinado contexto…nada más y nada menos que el punto y círculo: tener en cuenta a todos los actores que se encuentran en un ámbito territorial determinado, en donde tod@s deben poder participar, corresponsablemente, desde sus espacios y saberes en la construcción de ese ámbito, desde lo productivo, lo social, lo económico, lo cultural, lo político, desde el Principio de la Cercanía…qué fácil, y qué difícil. Este ideal de política urbana podría restablecer las jerarquías de derechos e incluir nuevos conceptos a las demandas urbanas. A partir de esa visión, Harvey reflexiona sobre la idea de pensar la ciudad como un producto social, que no debe ser inseparable con la idea del tipo de ciudad que queremos, y qué tipo de relaciones y lazos sociales se quieren construir al interior de ella.

 

Sería interesante e indispensable realizar un debate en torno a nuestra ciudad…con todos los actores de la misma, sectorizando y jerarquizando nuestras realidades.

Habrá quien pensará qué es eso de la vida cotidiana, que se refiere “al trabajo profesional, el ocio, las relaciones sexuales, el alojamiento, el transporte, y la vestimenta”.  Pues es justamente lo que conforma nuestra vida como ciudadanos, en nuestro quehacer diario, y que no puede ser soslayado ni minimizado. Es el tejido entrelazado de cada uno, con los demás, es lo que le da significado a nuestra existencia. Es ver cómo un miembro de nuestra comunidad, a quien se le muere un hermano por deficiencia renal aguda, asume su cotidianeidad. Parte de su vida se llenaba atendiéndolo, ahora tiene ese tiempo libre, pero también tiene la ausencia de su compañía. Ella tiene 80 años, debe cuidarse y atenderse, por lo que todos los días se le ve, activa, parada, haciendo comida, cuidando su casa…y en tiempos como este de pandemia y fecha cercana a diciembre…realizando su pesebre. Mis respetos a Jesusa, por luchadora, por amante de la vida, por agradecida, por seguir tejiendo ese hilo que nos une, como comunidad y como personas. Por el derecho a una revolución urbana.

Nota: Parte de los comentarios del trabajo de David Harvey fueron tomados de la Revista Planeo No. 21 de Marzo-Abril de 2015/Arq. Piera Medina.

Comentarios bienvenidos a julietasinlimite28@gmail.com

Compartir
Traducción »