Jesús Alexis González: Antiamericanismo como ardid del comunismo asiático

Compartir
 

 

El antiamericanismo, entendido como una amplia gama de actitudes y acciones críticas de odio, oposición u hostilidad hacia el gobierno, la cultura o las personas especialmente de los Estados Unidos, encuentra su mayor apoyo literario en el libro La Otra Historia de los Estados Unidos(Howard Zinn, 1922-2010) donde el autor busca su verdad histórica observando la lucha de clases, el movimiento por los derechos civiles y contra la guerra. Es así, según Zinn, que el desembarco de Cristobal Colón a tierras americanas se tradujo en una esclavitud por parte de la corona española que simultáneamente impulsó una barrera social entre blancos y negros a la luz de desigualdades en materia de genero, etnia, raza, religión o condición socioeconómica entre individuos o grupos que les impedía alcanzar o lograr sus objetivos; hasta que los estadounidenses (molestos por el férreo control británico) declararon su independencia el 4 de julio de 1776.

Las empresas industriales, los ferrocarriles y los bancos se convirtieron en los entes dominantes de la nación impulsando el crecimiento de grandes fortunas, que que a la postre motivó la aparición de ideologías políticas de tipo socialista y anarquista, teniendo como nicho las clases sociales mas oprimidas, al extremo de convertirse en un abono para el posterior florecimiento del socialismo asiático que se ha venido perfilando con un enfoque profundamente globalista que alude a una política nacional que trata a todo el mundo como la esfera adecuada para la influencia y el dominio político.

Al propio tiempo, el antiamericanismo se ha convertido en una agenda revisionista (análisis metódico de doctrinas o practicas establecidas con la intención de actualizarlas) de la izquierda radical a nivel mundial incluida parte de la propia sociedad estadounidense; siendo un hecho que cobró fuerza a partir del año 1980 con la publicación del libro antes citado: A Peoples History of the United States al extremo de convertirse en lectura obligatoria para el mundo de la izquierda, que inferimos muchos de ellos no se identifican con ella pero que lo absorben como un panfleto de lucha de clases sin conocer el cómo y para qué, pero lo suficientemente “útil” para enfrentar y descartar el liderazgo de los EEUU en un contexto de repudio a su historia previamente reducido a violencia, racismo y discriminación en aras de sustentar la denominada utopia de la igualdad; que a todas luces intenta controlar la izquierda bajo el liderazgo asiático.

Vale recordar, que EEUU emanó de un experimento republicano en momentos cuando en el contexto mundial imperaba la monarquía absoluta, para luego constituirse en una sociedad sustentada en múltiples religiones, idiomas e identidades nacionales desenvolviéndose sin un emperador ni gobierno central; a pesar de lo cual continuo madurando al extremo que en el año 1776 (Declaración de Independencia), en el año 1783 (fin de la Guerra de Independencia) y en el año 1788 (ratificación de la Constitución) era difícil imaginarse que EEUU pudiere tener éxito como país y que posteriormente se convirtiera en motor del sistema democrático en un contexto de contrapesos políticos y a la presencia de ciudadanos de antecedentes distintos que comparten identidad y vida; siendo que se mantiene unida por la convicción de ser una nación resultado de un logro extraordinario. A titulo complementario, resulta pertinente resaltar que en EEUU con fundamento en la Primera Enmienda Constitucional existe una completa separación entre la Iglesia y el Estado que ha propiciado una población mayoritariamente  devota con un bajo registro de conflictos sectarios, dejando en evidencia que tal separación no implica una hostilidad oficial a la religión y muy por el contrario propicia el florecimiento de la libertad religiosa. En tal sentido, EEUU es la nación con mayor diversidad religiosa en el mundo con mas de 1.500 cuerpos y sectas religiosas y mas de 360.000 iglesias, mezquitas y sinagogas; e igualmente mas del 90% profesa una creencia en Dios, mas del 50% ora por lo menos una vez al día y mas del 40% asiste a servicios religiosos y un 63% declara membresía en alguna iglesia.

La República Popular China, fue proclamada por Mao Tse-tung el 1 de octubre de 1949 luego de un siglo de revolución social y de unos 10 años de revolución cultural, refleja en el presente elementos distintivos de su socialismo fundamentalmente en cuanto a que el Partido Comunista (PCCh) participa activamente en la economía por intermedio de los planes quinquenales, al tiempo que el Estado ejerce un rígido control sobre los principales sectores estratégicos (energía, telecomunicaciones, transporte y banca), en un contexto donde las empresas de comarcas y aldeas juegan un papel económico de relevancia, mientras que la tierra es propiedad del Estado/Colectivos en función de unas jornadas laborales muy intensas con el agravante que su sistema de seguridad aun se mantiene en proceso de construcción. El PCCh tiene fijado como objetivo estratégico para el año 2049 (o antes) consolidar la República Popular China en un nuevo escenario multipolar en torno, sostienen, a un Estado socialista moderno políticamente soberano conectado con Asia, África, America Latina y el sur de Europa, donde los países periféricos adquirirán, afirman, mayor presencia.

 

A los fines de contextualizar las características del socialismo chino, hemos de abordar lo que se denomina la sinización del marxismo a la luz de la integración de los principios básicos del marxismo con las condiciones concretas de la china contemporánea, según lo cual, señala el PCCh, no es suficiente que las organizaciones que operan en China (incluidas las religiones y las iglesias)  tengan líderes chinos sino que deben contar con líderes seleccionados por el PCCh y operar dentro de un marco de estrategias y objetivos indicados por el Partido. El socialismo chino es obviamente distinto al socialismo clásico aun cuando se considera parte de la categoria socialista, y lo definen como el “camino de construcción socialista con características chinas” dejando entrever que seguirán su propio camino construyendo el socialismo a partir de las realidades del país; a tenor de lo cual en el año 1982 el PCCh propuso la necesidad de integrar la “verdad universal del marxismo”  con la realidad concreta del país hasta construir un socialismo con peculiaridades chinas; y en el año 1992 acogieron los fundamentos sobre las relaciones entre el socialismo y la economía de mercado renombrándolos como la Teoría del Socialismo con características Chinas del camarada Deng Xiaoping, donde se explica como construir el socialismo  económica y culturalmente en un país en vías de desarrollo como China, así como la consolidación y el desarrollo del socialismo y la combinación del marxismo-leninismo con la práctica de la reforma y la apertura.

La construcción del socialismo con características chinas, quedó resumido en el libro Palabras clave de Chinaampliado posteriormente con el denominado pensamiento de la Triple Representatividad, el cual consiste  en que el PCCh siempre debe representar la tendencia de desarrollo de las avanzadas fuerzas productivas de China, la orientación de su cultura avanzada y los intereses fundamentales de la abrumadora mayoría del pueblo”; todo ello con la intención subyacente de ampliar la base social del PCCh. La construcción del socialismo chino se continua profundizando al punto de haber sido incluido en el año 2017 como base ideológica del Partido, y en el año 2018 en la Constitución de la República Popular China.  En tal estructura se enfatiza , por una parte, en la sinización de la religión contentivo de cuatro puntos: 1.- Promoción y enseñanza a los creyentes de la Constitución y de la ley chinas; 2.- Inclusión de ceremonias de izamiento de la bandera y el canto del himno nacional durante los servicios religiosos; 3.- Predicación de los “valores socialistas centrales” como la base ética de la religión y 4.- Promoción de la superioridad de la cultura china sobre las otras culturas; e igualmente se enfatiza en la sinización de iglesias  confiriendo mayor importancia al patriotismo que a la Biblia, aunado a la invasión del Partido introduciendo propaganda en los sermones, al tiempo que las cruces son reemplazadas por símbolos comunistas.

 

 

Compartir
Traducción »