El capitán Acosta Arévalo fue asesinado con torturas

Compartir

 

El fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, modificó la imputación de los militares de la DGCIM detenidos por el caso del capitán Rafael Acosta Arévalo.

El cambio surgió luego que el cuestionado Tribunal Supremo de Justicia anulara la imputación por “homicidio preterintencional” y solicitara una nueva investigación.

Tarek William Saab argumentó en su pronunciamiento que los militares que infrinjan las leyes venezolanas serán oportunamente imputados en el Ministerio Público.

“Si una individualidad consideró atentar en contra de la Constitución, violando los derechos humanos, será sancionado y perseguido de manera implacable y contra él pesará todo el peso de la ley”, dijo en declaración transmitida por VTV.

¿Cómo asesinaron a Acosta Arévalo?

El capitán de corbeta venezolano Rafael Acosta Arévalo murió tras ser torturado por agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

A esa conclusión llegó la autopsia que le fue practicada, que señaló que la causa de la muerte fue “edema cerebral severo debido a rabdomiólisis por politraumatismo generalizado”.

La presidente de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel, dijo en Twitter que el militar fue “brutalmente torturado hasta ocasionarle la muerte”.

“La rabdomiólisis tiene entre sus causas el aplastamiento, la tortura, traumatismos y electroestimulación. Con este informe debe cambiar el delito imputado a los presuntos autores”, manifestó en su momento San Miguel.

Caraota Digital

ONU califica de positiva sentencia a militares del caso Acosta Arévalo

A través de un tuit, la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se expresó sobre la sentencia que logró este viernes la Fiscalía de Venezuela, por el homicidio del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, calificando la acción judicial como positiva y “pasos en la dirección correcta en la lucha contra la tortura”.

El comunicado en la red oficial de la dependencia de la ONU aupa a la administración de Nicolás Maduro a mantener acciones de este tipo. “Alentamos a Venezuela a tomar más medidas para erradicar la tortura y asegurar la rendición de cuentas”.

Durante la respectiva rueda de prensa, el fiscal designado por al Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, también hizo alusión al pronunciamiento de la oficina de Michelle Bachelet.

El capitán Acosta Arévalo fue detenido el 22 de junio de 2019 después de que saliera de una reunión en Guatire, estado Miranda. El 26 de junio la administración de Maduro anunció su detención junto a otros oficiales retirados y dos comisarios retirados del Cicpc, con quienes supuestamente estaría fraguando un plan desestabilizador.

Acosta Arévalo quedó bajo investigación de la Dirección General Sectorial de Contrainteligencia Militar en Boleíta, Caracas. El 28 de junio el oficial de la Armada fue trasladado a un tribunal militar en silla de ruedas, por lo que el juzgado ordenó de inmediato su reclusión en el hospital militar en Fuerte Tiuna. Horas después se conoció su fallecimiento.

La familia del militar hizo las denuncias correspondientes ante los organismos internacionales de Derechos Humanos y los mismos se pronunciaron sobre el tema.

La acusación inicial que hizo la fiscalía fue desestimada en su momento por los tribunales ordinarios, por lo que el Ministerio Público hizo la respectiva apelación.

Posteriormente se presentaron nuevos argumentos y un tribunal de Caracas decidió al respecto.

Efecto Cocuyo

 

Compartir
Traducción »