Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Alejandro Bautista González: Consulta popular

Alejandro Bautista González: Consulta popular

Compartir

 

La decisión del pueblo es obligatoria

Hoy en Venezuela, el comentario mayoritario que se percibe en todos los lugares es el de La Consulta Popular. Se trata de un mecanismo de participación consagrado en los artículos 1, 3, 5, 6, 70 y 333 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En ellos se establecen principios democráticos que consagran al pueblo el ejercicio intransferible de sus derechos soberanos a través de la “consulta popular” y el sufragio. Sus decisiones son vinculantes, es decir, deben ser acatadas irremediablemente por quien, como en nuestro caso, usurpa el poder.

En Venezuela, La Consulta Popular, fue planteada a la Asamblea Nacional  (AN), por ANCO, entidad de la sociedad civil organizada, con el respaldo de otras agrupaciones y 37 partidos políticos. El 01 de octubre, la AN en pleno acordó apoyar la propuesta de la Consulta Popular, echo que fue anunciado al país por su Presidente  y Presidente interino de Venezuela, Ing. Juan Guaido. El pasado 13 de los corrientes es designado el Comité Organizador de la Consulta (COC), integrado por 7 miembros; el Ingeniero  tachirense Enrique Colmenares Finol lo coordina.

Originalmente, ANCO propuso varias preguntas de muy fácil respuesta, con gran contenido  para motivar la participación masiva en la Consulta Popular. La AN está en su derecho de formular preguntas según acuerdo que se den en su seno, en tal sentido, recomienda hacer sólo dos preguntas cuyo texto está siendo procesado por el COC y en su momento se darán a conocer; en todo caso, centran su propósito primordial en “poner fin a la usurpación”.

En cuanto a la fecha de la CP, también es tarea que corresponde al COC y pronto se conocerá. El reto es que se respete el principio de autodeterminación de los pueblos, frente a los países que dicen apoyar la legitimidad del Presidente Guaidó, incluidos Rusia y China, miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. Ya el Comité está creando los “puntos de consulta” en todos los Estados, su interés es que hayan muchos puntos de información en el país. Igual serán creados puntos en los países con mayor concentración de venezolanos. La mayor garantía y seguridad para la realización del evento radica en la participación y veeduría de la comunidad internacional, pendiente de todo cuanto acontece en Venezuela.

Ante el totalitarismo,  sujeción y acaparamiento de los derechos ciudadanos, pretendidos por el régimen usurpador, la participación masiva, decidida y enérgica de la ciudadanía  en la  Consulta Popular, constituye la mayor respuesta ante el mundo de que somos un pueblo soberano: ¡abajo el despotismo que el yugo lanzó!  

Venezolano: nuestra libertad y garantías ciudadanas corren peligro, nos acechan fuerzas del mal, quieren esclavizarnos, no lo permitas. Con real patriotismo y amor a tus hijos defendamos el legado de nuestros libertadores. No dudes, se firme o mañana lloraras tu indecisión: promueve y participa en la Consulta Popular, nuestro gran recurso.

En momentos cruciales, muchos países han recurrido a la Consulta Popular. Si de experiencias internacionales nos referimos, tenemos que el regreso de De Gaulle al poder, en 1958, y el advenimiento de la “Quinta República” señalaron el retorno de la consulta popular a Francia. La aprobación de la Constitución de la “Quinta República”; la Ley de Gobierno sobre la Autodeterminación de Argelia; el ingreso de Dinamarca, Gran Bretaña, Irlanda y Noruega a la Comunidad Económica Europea, y los acuerdos de Maastricht, fueron todos temas sometidos a la aprobación del pueblo francés.

El presidente De Gaulle consultó en cinco ocasiones al pueblo francés. Perdió una consulta y tuvo que dejar el poder. Los presidentes Pompidou y Mitterrand convocaron a plebiscito una vez cada uno.

Esta Consulta Popular que convoca la sociedad civil venezolana solo requiere el apoyo internacional, sea de La Organización de Estados Americanos OEA o de Las Naciones Unidas para garantizar su realización y que sus resultados sean acatados por el Gobierno Usurpador o se dé lugar a la intervención internacional.  Esperemos con fe que los órganos internacionales nos apoyen a la brevedad posible.

En las próximas entregas seguiremos comentando sobre las incidencias de este trascendental  tema que ocupa la atención de los venezolanos. Los tiempos de Dios son perfectos.

Doctor en Cooperación Internacional. Integración y Descentralización: Los Desafíos del Desarrollo Internacional.

 

Compartir
Traducción »