Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Rafael Fauquié: Viajero

Rafael Fauquié: Viajero

 

En esencia, todo ser humano es un caminante, un viajero que, como dijo alguna vez Saint John-Perse, “nace en la casa, pero muere en el desierto”. El caminante construye sus propios rumbos. Aprende que el instante que lo consolida podría, también, desvanecerlo; que ni derrotas ni victorias son totalmente definitivas y que la curiosidad y el desconcierto pueden ser siempre punto de partida hacia nuevos rumbos. Intuye que la vuelta atrás es imposible y que, por sobre cualquier otra cosa, precisa fe en sí mismo. Con sus pasos se dirige hacia cielos o infiernos absolutamente personales. En ocasiones escoge acogerse a los augurios y a la ilusión de la esperanza; otras veces, anteponer a cualquier quimera la cruda verdad de un urgente ahora.

Trayecto, camino, itinerario, rumbo, derrotero: diversos nombres para aludir a los pasos dibujados por el viajero. Lo acechará siempre un riesgo esencial: la desorientación. Para conjurarla, necesita hacer de sus experiencias y aprendizajes asideros. A la postre, entiende que quizá el sentido mismo del viaje resida en el hallazgo de ciertos asideros donde identificar un sentido para los días transcurridos. Sin asideros prevalecerá para él la desorientación, se desvanecerán las referencias y el caminante terminará convertido en un ser errante, un transeúnte desvaneciéndose al interior de la intemperie.

Los cuadernos del destierro de Rafael Cadenas es una de las más hermosas descripciones que yo haya leído alguna vez sobre esas verdades adquiridas por un viajero dentro de su tiempo. Lo escribe en Trinidad, donde vivía tras haber sido expulsado del país por la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Permanece exiliado en esa vecina isla de Venezuela entre 1952 y 1956. Lejos del espacio de su origen, se enfrenta a las mismas preguntas que, en algún momento, cualquier individuo podría formularse: ¿Quién soy? ¿Cuál es mi lugar? ¿Dónde pertenezco? ¿Cómo aceptarme?

Quizá el reto esencial para cualquier caminante sea aceptarse en medio de la desorientación. Y ésa es, precisamente, la conclusión de Los cuadernos… El caminante que es Cadenas, desde el tiempo presente que lo rodea, hacia el final de su largo texto, contempla el camino dejado atrás y concluye en una contundente revelación: “He recuperado mi nombre”. Recuperar el propio nombre: aprobarse, reconocerse, aceptar los rumbos transitados… Rafael Cadenas: caminante, viajero, poeta, nos confía en Los cuadernos… una sabiduría que es el genuino legado del viajero. Ha aprendido a vivir consigo mismo, y es eso lo que su voz nos expresa.

 

Traducción »