Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Isaías Márquez Díaz: Petróleo, pandemia, geopolítica y medioambiente

Isaías Márquez Díaz: Petróleo, pandemia, geopolítica y medioambiente

 

Intempestiva y desapacible la Covid-19 ha lacerado, animosamente, a la industria petrolera, en momentos de tensión, cuando hay sobreproducción. Nunca habían coincidido dos hitos paralelos de demanda y producción superavitaria; tras la II Guerra Mundial, Covid-19 representa la sacudida más relevante del sistema energético mundial, cuya caída de demanda minimiza el impacto de la crisis del 2008 y resulta, claramente, en una baja anual récord de emisiones de gas carbónico, en casi un ocho por ciento.  Paradójicamente, los precios han caído, uno de los efectos más inmediatos y devastadores. Sin embargo, aun desde antes de esta crisis ya había sobreproducción y, desde 2016, los países OPEP junto con otros; particularmente Rusia, habían acordado recortes de producción a fin de promover el alza de los precios del crudo; estrategia enmarcada sobre un entorno geopolítico de una pugna declarada entre las grandes potencias y, obviamente, Washington/Moscú.

De siempre, el mundo petrolero ha vivido muchos impactos. Pero, ninguno había desfasado tanto a la industria tal y como ocurre, actualmente, por la Covid-19: los precios del crudo bajan; asimismo, su impacto se extiende hacia todas las cadenas mundiales de suministro petrolero y, en efecto, a otras áreas del sector energético, y a una caída abrupta de la demanda mundial de energía por reducción de consumo del combustible, cuando durante la Covid-19 los precios del petróleo tienden a la baja. Se reduce el consumo de combustible; principalmente, del sector transporte, por resguardo de la población, a lo que se suma los recortes  de producción de la OPEP; el volumen del colapso de demanda de petróleo es muy superior a la capacidad ajustable de la industria petrolera, cuando casi un tercio de la población mundial se halla bajo algún tipo de cerco a causa de la Covid-19 por lo que el flujo hacia la demanda resulta un imponderable al menos mientras predomine la incidencia socio sanitaria mundial por lo que la acumulación de reservas de petróleo supera a la capacidad de acopio disponible  e induce, más aún, al descenso de los precios.

Isaimar@gmal.com

 

Traducción »