Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Tomás Socías López: Consumo y poder adquisitivo

Tomás Socías López: Consumo y poder adquisitivo

Compartir

 

Definitivamente la crisis que afecta al país desde hace años afectó los patrones de consumo de los venezolanos, a tal punto que se han registrado cifras graves de desnutrición e incluso, se están registrando muertes por hambre.

Es lamentable, pero es así.

Aunque podríamos calificar como positivo que mucha gente tiene dólares, que gran parte de las transacciones que se hacen el país, son en divisas y que incluso, la banca está a la espera de que el Banco Central de Venezuela de carta abierta para la compensación en dólares, millones de venezolanos no tienen acceso a un solo billete verde.

Esos son los venezolanos que están sufriendo, porque ganan en bolívares y muchos solo reciben el sueldo mínimo más el bono de alimentación. Ambos ingresos suman 800.000 bolívares que en este momento no compran sino un paquete de harina de arepas y medio kilo de queso.

Por eso nuestra afirmación al principio, acerca de que la crisis cambió los patrones de consumo. Hay venezolanos que dejaron de comer carne y pollo y pronto dejarán de comer huevos. De hecho, Confagan reportó en estos días que el consumo de carne de res bajó de 24 kilos anuales por persona a 10 kilos. El daño que hace dejar de comer proteínas es irreparable, sobre todo para los niños.

Esta semana, el CENDAS-FVM reportó que en agosto, la Canasta Mínima Alimentaria, compuesta por 15 productos básicos para alimentar a una familia pequeña, se ubicó en más de 8 millones de bolívares. Lo que quiere decir que el salario mínimo solo cubre un mínimo porcentaje de ese costo.

También tenemos que reconocer el esfuerzo del Ejecutivo al pagar los diversos bonos y hay familias de varios miembros que reciben dos y tres de ellos, además del acceso a la bolsa de alimentos Clap.

Sin embargo, el contenido de esa bolsa de alimentos también ha variado y mucho. Al principio eran unos 16 kilos de alimentos, entre carbohidratos, grasas y algunas proteínas.

No obstante, actualmente esa bolsa solo trae harinas y azúcar, incluso dejó de contener granos que es un buen sustituto de las carnes. Lo cierto es que entre la merma grave del poder adquisitivo y los cambios en el consumo, sobre todo de alimentos, corremos el riesgo de que veamos crecer una generación completa de venezolanos desnutridos o malnutridos, lo que influirá en el desarrollo intelectual y físico y, por ende, afectará nuestro futuro como país.

tsociasl@gmail.com

 

 

Compartir
Traducción »